León, un plan perfecto para ir con niños: Las Médulas, el castillo Templario de Ponferrada...

No hay mejor plan para disfrutar con niños que convertirse en caballeros en un misterioso castillo templario, descender al centro de la tierra, subir cimas en busca de oro, disfrutar entre brujas y hadas, o bucear entre los secretos de una central térmica. La aventura de su vida, les espera en León

Irene González
 | 
Foto: PhotosTime
Las Médulas | JoseIgnacioSoto

Lejos de parques temáticos, de locales cerrados y ruidosos, y de comida rápida, existe un lugar donde los más pequeños de la casa se sentirán protagonistas de andanzas insospechadas. Y encima, por muy poco dinero. Solo hace falta un buen calzado, un abundante picnic, y ganas de explorar. En el Reino de León se olvidarán de la tecnología, para bucear en las profundidades de lo desconocido. Es un plan infalible para una larga escapada de fin de semana, o para uno de estos apetecibles puentes que hay en puertas. Viajar con niños por León se convertirá en toda una experiencia que les sabrá a poco. Descubrirán cuevas, castillos, bosques, minas, y grandes tesoros a plena luz del día. No hay propuesta más completa y excitante, pero sobre todo, cuajada de rincones sorprendentes. Al noroeste de los Montes Aquilanos se alzan Las Médulas, un entorno natural de belleza indescriptible, y único en el planeta.

fotoedu

En las Médulas como en Marte

El yacimiento de Las Médulas es un gran mar de olas rojas y naranjas, un laberinto de picos, y de tierra removida en cantidades imposibles de imaginar. Son montañas de fantasía removidas a base de metros cúbicos de agua, donde Roma se empeñó en sacar todo el oro de la tierra, y donde los niños se sentirán como en Marte. Será difícil sacarlos de sus impresionantes cavidades, donde se encontrarán como auténticos romanos buscadores de oro en este fantástico entorno Patrimonio Mundial, por la UNESCO. En Las Médulas la aventura y el misterio, están servidos.

El Castillo Templario de Ponferrada

De donde también será imposible sacarlos es del castillo Templario de Ponferrada, que se alza imponente en la ciudad que nació alrededor de un puente de hierro, construido para que los peregrinos fuesen a visitar al santo a Santiago. Hasta aquí llegó Roma y después, los misteriosos templarios, que sobre la empalizada romana, levantaron una fantástica fortaleza de leyenda. En este castillo los peques (y los mayores) se sienten por un día caballeros y princesas, Merlín el Encantador, o el rey Arturo, en una experiencia de lo más excitante.

Ed-Ni-Photo

En el castillo de los misteriosos Templarios la aventura comienza incluso antes de cruzar sus imponentes murallas. El patio de armas, el Palacio donde se alzaban las dependencias, la bodega, la sala de armas, las caballerizas, y los cenadores desbocan la imaginación.

Las Cuevas de Valporquero

Otro destino apasionante, donde los arqueólogos en ciernes al más puro estilo Indiana Jones se perderán bajo tierra, son las Cuevas de Valporquero. Estas cavernas, tan históricas como desconocidas, son una de las cuevas más impresionantes de nuestro país. En el corazón de la montaña leonesa, en la localidad de Valporquero de Torío, a más de 1300 metros de altitud, se abre una inmensa boca por al que se accede a una cueva de más de un millón y medio de años. Esta espectacular gruta se formó cuando el arroyo Valporquero horadó la roca caliza de la montaña y creó recovecos caprichosos. La cueva está dispuesta en dos niveles principales de galerías.

ARUIZHU

El superior, de más de un kilómetro, llega hasta la grandiosa Sala de las Maravillas, la Gran Rotonda, la Cueva de Hadas, el Cementerio estalactítico, la Gran Vía, y la Columna Solitaria. El inferior, es el santuario de espeleólogos y aventureros, ya que atraviesa la montaña por su interior hasta salir a las Hoces de Vegacervera. Y encima, marzo es casi la mejor época para sumergirse en sus profundidades. Y para planazo entretenido y divulgativo, nada mejor que perderse en La Fábrica de la Luz, un sensacional entorno donde antaño estaba la antigua central térmica de la Minero Siderurgia de Ponferrada, que funcionó desde 1 920 hasta 1 971. Solo el edificio abre la imaginación hasta el infinito. Su magnifico edificio, único en el mundo, conserva los elementos originales de la central. Su singularidad le ha valido el reconocimiento de la Unión Europea, con el premio Europa Nostra 2012, y la nominación como mejor museo europeo, en los premios European Museum of the Year Award.

Ángel Arredondo Prieto

La historia de La Fábrica de Luz se ha reconstruido con la ayuda de más de 200 colaboradores, muchos de ellos ex trabajadores de la central, y auténticos protagonistas de la visita a través de sus propios testimonios en vídeo. Un viaje al siglo pasado entre locomotoras, maquinaria, y pasarelas en un edificio que bien podría estar en Nueva York, donde a través de diferentes actividades se descubre cómo se producía la electricidad a partir del carbón, y cómo era la vida entonces.

En el Faedo de Ciñera un territorio habitado por brujas y hadas, los pequeños vivirán jornadas fascinantes. Y es que en este pequeño hayedo centenario, cerca de las Hoces del Villar, cualquier cosa puede pasar. Aquí saben mucho de magia, y para descubrirlo, hay que explorar el Faedo. Es uno de los hayedos más bonitos de nuestro país, lo que le ha valido la declaración de Bosque Mejor Cuidado de España.  Bocaminas, pasarelas, desfiladeros, cañones y hasta una monumental haya de más de 500 años de antigüedad, es el escenario para olvidar los dispositivos electrónicos, la tele, el sofá, y hasta los deberes.