Hoteles míticos de Venecia

Deslizarse en góndola por sus canales con el ‘O Sole mio de fondo, pasar bajo el Puente de los Suspiros, detenerse en la Plaza de San Marcos. Descubrir Venecia es admirar su luz única, adentrarse en un cuadro de Veronés, Tiziano o Canaletto, cumplir el sueño de dormir en uno de sus hoteles legendarios al menos una vez en la vida.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: D.R.

Bauer Palazzo

Su historia arranca en el año 1880, cuando este hotel elegante y distinguido era reconocido por sus tratamientos termales con el agua del canal. Más tarde, el constructor naval Arnaldo Bennati, de la región de Liguria, le otorgó una nueva dimensión: además de agregar una fachada de estilo gótico-bizantino, Bennati encargó una adición moderna que aún hoy conecta con el edificio histórico por un sistema de pasajes.

Bauer Palazzo, Venecia | Simon Watson

Hotel Danieli

Perteneciente, durante la Edad Media, a la noble familia Dandolo, este prestigioso hotel es hoy un conjunto de palacios restaurados que conservan la pompa de aquellos días en que fue la sede de la vida social veneciana. Charles Dickens, Frédéric Chopin y George Sand se cuentan entre los habituales de esta suerte de reliquia histórica en la que se conocieron Onassis y Callas.

Hotel Danieli, Venecia | D.R.

Baglioni Hotel Luna

Una atemporal elegancia clásica y una inmejorable ubicación en el mismo centro de Venecia, a tan solo unos pocos pasos de la Plaza de San Marcos y con un muelle propio para aparcar las góndolas, elevan a este hotel, uno de los más antiguos de la ciudad, a la categoría de joya. Sus interiores, concebidos como galerías de arte, y sus habitaciones, con una decoración única, propician un ambiente inimitable.

Baglioni Hotel Luna, Venecia | Diego De Pol

The Gritti Palace

Todo un hito en la ciudad de los canales es este suntuoso alojamiento que ocupa un antiguo palazzo del siglo XV en el que fue creciendo, con el paso del tiempo, una auténtica colección de obras de arte. Sometido a varias reformas integrales, sus habitaciones exhiben el diseño original. En una de ellas Hemingway vivió durante un tiempo, mientras trabajaba en su novela Al otro lado del río y entre los árboles.

The Gritti Palace, Venecia | D.R.

Hotel Excelsior

Concebido como un oasis de relax en medio del vibrante corazón de Venecia, este hotel ha sido históricamente un retiro de excepción para ilustres viajeros del mundo, así como para estrellas del cine que venían a rodar a la ciudad. Su magnífica sala Stucchi fue inmortalizada por el director de cine Sergio Leone en la película Érase una vez en América, protagonizada por Robert de Niro en el año 1984.

Hotel Excelsior, Venecia | D.R.

Belmond Hotel Cipriani

Tocado por la varita del glamour, el hotel que alumbró el cóctel Bellini en su  famoso Harry's Bar fue un imán para figuras como el escritor Truman Capote, la coleccionista Peggy Guggenheim o el cineasta Orson Welles. Su emplazamiento en la isla de Giudecca, a cinco minutos en lancha de la Plaza de San Marcos, le otorga la distancia perfecta para sentirse en el corazón de la ciudad y al mismo tiempo fuera del bullicio.

Belmond Hotel Cipriani, Venecia | Tyson Sadlo

The St. Regis Venice

Aunque ha sido inaugurado hace apenas unos años, este hotel de nueva factura se asienta sobre lo que fue el mítico Grand Hotel Britannia (que abrió sus puertas en 1895), en nada menos que cinco palacios venecianos, el más antiguo de los cuales data del siglo XVII. Un proyecto que ha llevado un largo tiempo de restauración para al fin abrir sus puertas en la icónica desembocadura del Gran Canal.

The St. Regis Venice, Venecia | Niall Clutton

Palazzo Venart

Tras más de 50 años sumido en el abandono, este palazzo del siglo XV abrió sus puertas hace apenas un lustro, en agosto de 2016, como un sofisticado alojamiento inspirado en la historia y la cultura venecianas. Precedido de un jardín que se funde con el Gran Canal, sus frescos renacentistas y sus chimeneas de mármol devuelven el esplendor noble del edificio original con una minuciosa atención a los detalles.

Palazzo Venart, Venecia | D.R.