Hoteles balneario: bienestar y relajación en aguas termales

Primero, una aclaración: no es lo mismo un Spa que un balneario. Para tener esta última consideración, el establecimiento elegido tendrá que reunir dos requisitos básicos: estar cerca de un manantial y que sus aguas sean minero-medicinales, es decir, de uso terapéutico. Aunque algunos estén junto a la playa o en plena montaña, hasta ellos no se viene solo a descansar sino a cuidarse de verdad.

Silvia Roba
 | 
Foto: D.R.

Un destino habitual del termalismo en España es la isla de La Toja, en la ría de Arousa (Pontevedra), donde está el Eurostars Isla de la Toja, inaugurado en 1907. El único balneario cinco estrellas de Galicia cuenta con 199 habitaciones, entre ellas 17 suites con vistas al mar y varios chalés independientes con terraza y jardín. La amplia carta de tratamientos y masajes que ofrece su Club Termal aprovecha los extraordinarios efectos de las aguas, lodos, sales y algas del entorno.

Eurostars Isla de la Toja | Ramón Vaamonde

Dispone de clínica propia y diseña planes especiales para parejas, como los circuitos cerrados (sauna finlandesa, baño turco, bañera doble de hidromasaje...) solo para dos.

Otro clásico en nuestro país es el Balneario de Archena, en el valle de Ricote, junto al río Segura (Murcia), pionero del termalismo nacional. De sus tres hoteles destaca el Termas, con todo el encanto del siglo XIX. Además de disfrutar de sus piscinas y tratamientos, sus clientes pueden realizar rutas de senderismo y paseos a caballo o en globo.

Balneario de Archena | VICSORIANO

Sentirse parte de la naturaleza forma parte de la oferta permanente de Las Caldas Villa Termal, a ocho kilómetros de Oviedo, en la ribera del río Nalón, en torno al único manantial termal de Asturias. Aunque goza de una segunda juventud, con espacios ultramodernos, como la zona Aquaxana, con ocho mil metros cuadrados de piscinas, este centro de bienestar ya existía en el siglo XVIII.

Las Caldas Villa Termal | Las Caldas Villa Termal

Su Balneario Real, ubicado en la antigua casa de baños, inaugurada en 1776, cuenta con una espectacular Sala de Columnas, con piscina de flotación, terma romana, jacuzzi, duchas de contrastes y zona de relajación. A ella pueden acceder los huéspedes del Gran Hotel Las Caldas Wellness Clinic, que también disfrutarán del área Wellness & Beauty, con 25 cabinas.

El parque termal, con dos lagos naturales incluidos, es el principal reclamo del Hotel Balneario Paracuellos de Jiloca, a dos kilómetros de Calatayud (Zaragoza), construido en 1848, muy apreciado por sus aguas sulfurosas, indicadas para la piel y el sistema respiratorio. Después de los tratamientos, nada como disfrutar de la terraza, con piscina exterior y magníficas vistas.

Hotel Balneario Paracuellos de Jiloca | Jorge Miret

Aguas y buen vino

Situado en la Ribera del Duero, el Hotel Castilla Termal Monasterio de Valbuena, en San Bernardo (Valladolid), sorprende por su ubicación: uno de los monasterios cistercienses mejor conservados de Europa. Ya en el siglo XII los monjes daban cuenta de las bondades del agua de su manantial: con ella regaban los viñedos. Dispone de piscina termal y de un circuito de contrastes situado en un espacio que recrea la capilla gótica de San Pedro, que está fuera de la iglesia, en el mismo recinto. Un lugar para hallar la calma, que será total si se elige para el descanso la Suite del Tesoro, justo encima de la capilla, o la del Mirador, con terraza. Aquí se viene también a probar los productos de la tierra y el buen vino local, presente en la carta del restaurante Converso y en la Bodega.

Hotel Castilla Termal Monasterio de Valbuena | D.R.

De la misma cadena son el Balneario de Olmedo, que combina, también en Valladolid, la singularidad de un convento mudéjar con dos modernas edificaciones, y el Balneario Burgo de Osma (Soria), en la antigua Universidad de Santa Catalina de Alejandría, del siglo XVI. El edificio conserva la fachada plateresca y el patio renacentista, cerrado por una cúpula de cristal bajo la que se sitúan la piscina termal, el circuito de contrastes y la zona de tratamientos.

Balneario de Olmedo | Balneario de Olmedo

En Cataluña hay centros tan famosos como el Hotel Balneario Vichy Catalán, en Caldes de Malavella (Girona), con una completa carta de rituales beauty, y, sin salir de la provincia, el Hotel Balneario Font Vella, en Sant Hilari Sacalm, con seis de sus 30 habitaciones en una casa modernista del XIX. A 25 km se alza el Hotel Balneario Termes Orion, con un edificio principal de estilo neoclásico e inspiración colonial. Todo un aliciente, como lo es su jardín, la piscina exterior con solarium y sus elegantes salones.

Hotel Balneario Vichy Catalán | D.R.

La decoración es uno de los puntos fuertes del Hotel Villa Padierna Thermas, en un edificio mandado construir por el rey Fernando VII en Carratraca, en el valle del Guadalhorce (Málaga). Los legionarios romanos curaban sus heridas con las aguas sulfurosas, cálcicas y magnésicas de este entorno. Para descansar hay habitaciones con vistas al patio andaluz y suites con terraza que miran a la montaña. Y para reequilibrar cuerpo y mente, unas Thermas con piscina, baño turco, sauna, sala de yoga y meditación y zona de tratamiento. En uno de sus restaurantes, La Condesa –llamado así por Eugenia de Montijo, usuaria de los baños de Carratraca– es posible degustar alta cocina orgánica.