Purasangres en la playa

Las carreras de caballos en la playa de Sanlúcar de Barrameda, un espectáculo único en nuestro país, cumplen 176 años este mes. VIAJAR asistió la semana pasada a esta competición equina en un entorno sin igual

Mariano López
 | 
Foto: Juan López Cepero / Tmo. de Andalucía

Las carreras de caballos de Sanlúcar cumplen 176 años. Son las segundas más antiguas de España -las primeras se  disputaron en 1835, en la Alameda de Osuna, cerca de Madrid- y las únicas de su nivel que se celebran en un maravilloso hipódromo natural: la playa de Las Piletas de Sanlúcar de Barrameda, junto a la desembocadura del río Guadalquivir y las dunas del Parque Nacional de Doñana, ante unas 30.000 personas que disfrutan gratis de unas pruebas que suelen concluir con uno de los atardeceres más bellos del planeta. 

Así empezó todo

La tarde del 31 de agosto de 1845, la playa de la Calzada o de Las Piletas, una de las cuatro playas de Sanlúcar, estaba ya preparada para protagonizar un acontecimiento extraordinario. Según la crónica del diario El Espectador, rescatada por el historiador Rafael Montaño, “desde el día anterior se observaba en la población una alegría extraordinaria, la concurrencia era grande y animada, y la ciudad presentaba un aspecto poco común”. Dos extensas líneas de bancos con multitud de banderas formaban la espaciosa calle de las carreras. Veinte mil almas sumaba el público de tan singular acontecimiento. 

Juan López Cepero / Tmo. de Andalucía

Aquella tarde, se disputaron cuatro carreras. Los ganadores de la primera compitieron en las siguientes. Siempre al llamado “estilo inglés”, que comenzaba a extenderse por Andalucía y por el resto de España: carreras de velocidad para caballos purasangre especialmente entrenados.

Los ganadores se llevaron mil reales el primero, una docena de cucharas de plata el segundo, 500 reales el tercero y una petaca de oro y plata para el cuarto. Para sorpresa de las autoridades y de la aristocracia sanluqueña, propietaria de casi todos los corceles que entraron en la competición, el ganador fue una yegua perteneciente a un afamado contrabandista del pueblo sevillano de Camas, lo que, según los diarios de la época, El Espectador y El Español, “causó un gran malestar entre los competidores”. 

Juan López Cepero / Tmo. de Andalucía

El éxito de aquellas primeras carreras, promovidas por un grupo de comerciantes de Sanlúcar, especialmente por uno de ellos, Pedro Carrere Dumest, animó a los organizadores a crear poco después la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda con la idea de fomentar la raza caballar andaluza. En sus estatutos fundacionales, firmados el 20 de septiembre de 1845, se recoge expresamente que una de las actividades que llevará a cabo la Sociedad será la organización de carreras en la playa, en el mes de agosto, en fechas y horarios determinados por la bajada de las mareas entre las playas de Bajo de Guía y Las Piletas. 

Juan López Cepero / Tmo. de Andalucía

Durante décadas, la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar, refundada en 1981, fue la única responsable de la celebración de las pruebas, cuya organización recaería luego en el Ayuntamiento de la ciudad, con la colaboración de varios patrocinadores, en especial Turismo de Andalucía. La edición de este año, 176 en la historia de las carreras,  ha vibrado con una emoción especial por cuanto suponía el regreso de la competición después de su obligada suspensión el pasado año, cuando, por razones de prudencia sanitaria, se produjo una de las contadas anulaciones que han vivido las carreras sanluqueñas en sus más de 35 lustros de historia. Las anteriores suspensiones fueron en 1898, por la guerra de Cuba; en 1921, por la guerra del Rif; en 1931, por los conflictos sociales; y entre 1936 y 1938 por la guerra civil. En 1989 se celebró solo uno de los dos ciclos habituales en los que se dividen las carreras por la amenaza que supuso la peste equina.

Carreras de agosto

Este año, 2021, se han disputado 22 carreras, diez de ellas en el primer ciclo, a primeros de agosto, y doce en el segundo, a mediados del mismo mes. Conforme a las reglas de la competición, todas las carreras han sido para caballos y yeguas purasangre con más de tres años, con un máximo de doce competidores por carrera. La distancia que recorren los caballos varía en cada prueba, al igual que el montante de los premios. De las 22 carreras disputadas, 8 se han corrido sobre 1.600 metros, siete  en 1.800, cinco en 1.400 y solo dos en 2.000. Ciento sesenta mil euros del presupuesto total del evento, ligeramente superior al millón de euros, se han destinado a los premios.

El premio principal ha sido el Gran Premio Ciudad de Sanlúcar V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, dotado con 13.600 euros. El 80 por ciento de los premios va para los propietarios de los caballos ganadores y el resto se lo reparten, a partes iguales, el jockey y el preparador del caballo. El vencedor del premio principal fue el jockey Jaime Gilabert con el caballo Sir Roque, de la yeguada AGF preparado por Guillermo Arizkorreta. Junto con Gilabert, este año han destacado los jockeys Ricardo Sousa, Vaclay Janacek, Julia Zambudio y Diego Sarabia. 

Juan López Cepero / Tmo. de Andalucía

Todas las carreras se celebraron con el horario acostumbrado desde 1845, conforme dicta la bajamar: comienzan sobre las seis y media de la tarde y concluyen en torno a las nueve y media de la noche, justo cuando el sol enciende sus mejores colores según se va escondiendo por el horizonte que dibujan las dunas del Parque Nacional de Doñana

El público asistente puede bañarse en la playa entre carrera y carrera, luego vuelve a situarse en los palcos o detrás de la barrera, bajo las sombrillas, donde sigue el espectáculo acompañado, por lo común, con algún “detalle” de la gastronomía sanluqueña: arroces marineros, cazón en adobo, almejas, huevas de choco, y, por supuesto, los afamados langostinos de Sanlúcar acompañados con manzanilla. 

Juan López Cepero / Tmo. de Andalucía

Miles de seguidores

Este año la asistencia se ha calculado en torno a las 10.000 personas, inferior, por las limitaciones de aforo, a la de años anteriores. En 2019 el público asistente se estimó en 30.000 personas y la audiencia televisiva, en todo el mundo, en 300 millones de espectadores. Según los datos de Turismo de Andalucía, de los asistentes no sanluqueños al evento en 2019, el 70% se correspondía con turistas españoles, de fuera de Andalucía, y el 6,1% con turistas extranjeros, que aportaron, en total, un gasto de 3,9 millones de euros.

Las Carreras de Caballos de Sanlúcar fueron declaradas Fiestas de Interés Turístico Nacional en el año 1986 e Internacional en el año 1997. Son el gran espectáculo deportivo del verano en Andalucía y uno de los mayores acontecimientos del año para quienes sientan pasión por la velocidad de los caballos de carreras, la luminosidad de las playas sanluqueñas y la belleza de sus atardeceres.