Fiesta del Pilar: ruta con encanto por la comarca de las Cinco Villas en Zaragoza

El rincón de Aragón para perderse...

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Turismo de Aragón

Una de las comarcas de la provincia de Zaragoza, la más extensa tanto de este territorio como de toda la región de Aragón, se nos revela como un excelente plan para aprovechar la Fiesta del Pilar y una oportunidad perfecta para adentrarnos en el interior de algunos de los pueblos medievales más bonitos de toda España.

Marta Ortiz / ISTOCK

Nos disponemos a descubrir la comarca de Las Cinco Villas, al norte de la provincia de Zaragoza; una demarcación creada en 2003 que se aúna – como su propio nombre indica – en torno a un quinteto de poblaciones históricas de estas tierras – Tauste, Sádaba, Sos del Rey Católico, Uncastillo y Ejea de los Caballeros -  así como muchas otras localidades que acaban por completar la red urbana de su vasto territorio. Un territorio que recorreremos mientras nos topamos con pueblos llenos de encanto, diseminados a lo largo de una porción de la región aragonesa cargada de pintorescos paisajes que nos harán perder la noción del tiempo.

Una ruta con paisajes únicos

Lugares elevados con perfiles que nos marcan su silueta a lo largo del camino cuando nos encaminamos a atravesar los valles; terrenos deprimidos por la influencia de los cursos fluviales; formaciones geológicas creadas a través de cientos de miles de años por la acción de la erosión y las fuerzas de la Tierra… Pareciera la descripción de un espacio idílico donde reencontrarnos con la Naturaleza y, no obstante, estamos hablando de la comarca de Las Cinco Villas.

ALAMY

La Sierra de Santo Domingo y Lucientes se alinea atravesando de oeste a este esta circunscripción otorgándonos el placer de deleitarnos con los aires puros del pre-pirineo. Los más de 1500 metros de altitud del pico Santo Domingo marcan el punto más elevado de este espacio natural de gran valor ecológico. Los municipios de Lobera de Onsella y Longás – en la vertiente norte -, así como los de Luesia y Biel – en la vertiente sur - son los puntos más indicados para poder adentrarse hasta los impresionantes escarpes y paredes verticales que se forman a lo largo de la sierra.

Longás | Evan Frank / ISTOCK

Al sur de la Sierra de Santo Domingo, otro de los mayores reclamos de la zona es el de los Aguarales de Valpalmas, situado entre una secuencia de barrancos junto al río Gállego y no a mucha distancia del Embalse de la Sotonera.  Un entorno realmente llamativo conformado por cientos de formaciones rocosas de perfiles dispares caracterizados por unas estructuras que parecieran pertenecer a otro planeta.

Ferran Mallol

El lema de la comarca, «Un rincón de Aragón para perderse» hace merecida justicia a la realidad natural que podemos encontrar en este territorio. En efecto, se han catalogado 857 paisajes singulares en toda ella, por lo que no nos faltarán distracciones durante nuestra ruta mientras saltamos de una a otra de las bonitas poblaciones que la jalonan, o bien mientras probamos alguna de las múltiples actividades deportivas que se ofertan en la comarca y que aprovechan esta riqueza natural.

Paisajes, naturaleza… y un patrimonio excepcional

Si bien la comarca toma su nombre de cinco villas históricas y es cierto que son una referencia para la zona, también es verdad que existen otros pueblos para enmarcar dentro de nuestra particular ruta por este sector de la provincia de Zaragoza. Ejea de los Caballeros ejerce como capital de esta demarcación; dentro de esta población, la esbelta y singular torre de la Iglesia de San Salvador nos da la bienvenida a la primera de las cinco villas históricas, donde merece la pena recorrer su judería para trasladarnos a otra época. 

Teo Moreno Moreno / ALAMY

Al sur de esta localidad nos encontramos con otra de estas villas, Tauste, en la que destaca la torre mudéjar de Santa María, de los siglos XIII y XIV. Muy cerca de allí podremos llegar hasta el Mirador del Santuario de la Virgen de Sancho Abarca, desde el que se puede disfrutar de una visión panorámica muy extensa sobre el territorio en el que se encuentran Aragón y Navarra.

ALAMY

Volviendo hacia el norte, a unos 20 kilómetros desde Ejea de los Caballeros, llegamos a Sádaba, la tercera de las villas históricas, con su magnífico castillo encaramado en lo alto de un cerro. Muy cerca del pueblo de Sádaba podemos aprovechar para acercarnos hasta uno de los yacimientos romanos más importantes de todo Aragón, el Yacimiento de Los Bañales, una antigua ciudad romana de la que se han conservado numerosos restos.

Yacimiento de Los Bañales | Turismo de Aragón

No muy lejos de allí, a otra veintena de kilómetros, nos espera la silueta de la impresionante fortaleza del siglo XI de Uncastillo, situada en lo alto de una peña. Resulta muy interesante andar por las calles de la población que se extiende a los pies del castillo para toparse a cada esquina con alguna de las bellas iglesias que se erigen a lo ancho de ella. En una de estas iglesias, la de San Juan, no hay que perderse los restos de la antigua necrópolis medieval.

Felix Stensson / ALAMY

Finalmente, la quinta de las villas y quizás la más popular, Sos del Rey Católico, situada al noroeste de Uncastillo, es seguramente uno de los pueblos más bonitos de toda España. El pueblo que vio nacer a Fernando II de Aragón – Fernando el Católico -, esconde todo un casco histórico medieval muy bien conservado en el que perderse es siempre un placer.

Sos del Rey Católico | Turismo de Aragón

Al margen de estas señaladas localidades, podremos recrearnos en nuestra ruta con otros asombrosos castillos como el de Navardún, cerca de Sos del Rey Católico y al otro lado del río Onsella; la curiosa torre del castillo de Biel o la «altiva» torre de la fortaleza de Luesia, que desafía dominante todos los alrededores desde su elevada posición. Más al norte de Navardún, también podemos completar nuestra ruta con una visita al pueblo abandonado de Ruesta, junto al Embalse de Yesa, con su emblemático castillo como icono de la resistencia contra la despoblación de las zonas rurales.

Ruesta | Turismo de Aragón