Espeleología en las minas de Asturias

Desde la mina más profunda de Europa hasta un tren bajo tierra, descubre el pasado minero del Principado.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: TomasSereda/iStock

Durante muchos años fueron lugares de extracción de todo tipo de metales, como el cobre, el níquel, el hierro o el plomo, pero ahora están abandonas y tienen un halo de misterio que hace que la gente las visite cada año. Hablamos de las minas, esos sombríos enclaves que en su día representaron una de las principales actividades económicas del país. Es en Asturias, en la Cuenca Minera, donde se encuentran algunos de los pozos más impresionantes de España. En la actualidad, muchos de ellos han dejado de ser explotados y se han convertido en autenticas atracciones turísticas.

Los viajeros que se acerquen hasta aquí podrán viajar en un tren de mercancías o descender a casi seiscientos metros de profundidad, acompañados de mineros, y, pico y pala en mano, barrenar una galería.

www.ecomuseominero.es

Pozo San Luis

Declarado Bien de Interés Cultural, el Pozo de San Luis de La Nueva es una pequeña mina ubicada en la Cuenca Huella de Asturias, en los valles centrales del Principado. De su conjunto monumental destaca la Casa de Máquinas, un edificio de tintes modernistas que alberga en su interior compresores destinados a la producción del aire comprimido, energía que acciona buena parte de las herramientas del interior de la mina; y la máquina de extracción, en excelente estado de conservación. Las entradas, están dispones en la web oficial del pozo desde 4 euros.

WikiCommons/LMLM

Pozo Barredo

El pozo Barredo, ubicado en el casco urbano de Mieres,  es una mina subterránea de carbón, sin actividad como tal desde julio de 1995. Creada en el siglo XIX, la mina posee cinco plantas comunicadas entre sí mediante un pozo vertical de extracción. De las instalaciones del complejo se pueden visitar la galería principal (a 100 metros bajo tierra), el edificio de oficinas, los vestuarios de los mineros y el castillete.

www.pozodesoton.es

Pozo del Sotón

Hace casi dos años que la emblemática explotación de Pozo del Sotón, la más profunda de Europa, abrió sus puertas como atracción turística. Desde entonces, por sus instalaciones, ya han pasado más visitantes que trabajadores quedan en activo en España. En total unos 4.500 curiosos han descendido los 557 metros de esta mina y han recorrido los cinco kilómetros que componen la ruta. El precio de las entradas es de 48 euros por persona e incluyen un taller de picadores que permite a los turistas probar suerte con el pico y arrancar una piedra de carbón para llevársela de a casa de recuerdo.

www.parquemineroutrillas.com

Pozo Santa Barbara

Declarado Bien de Interés Cultural en octubre de 2009, el Pozo de Santa Barbara fue la primera mina asturiana en recibir está distinción. El conjunto está compuesto por dos pozos verticales con sendos castilletes, una caseta de maquinaria, lavaderos, escombreras, estaciones eléctricas y túneles de ventilación, entre otros. Las visitas, organizadas por la empresa Hunosa, son gratuitas y se realizan todos jueves del año en horario de mañana.

Ecomuseo Minero Valle de Samuño

Viaje en tren minero

El Ecomuseo Minero ha organizado una actividad que permite a los visitantes conocer las minas del Valle de Samuño de una manera original: a bordo de un tren minero. El convoy, que recorre un trayecto de unos dos kilómetros aproximadamente, mantiene el aspecto de los que todavía se utilizan para transportar a los mineros. Las entradas, que incluyen también una visita guiada por el museo, se pueden adquirir desde cuatro euros.