Las escapadas que necesitas para recuperarte de las fiestas

Adiós a los malos hábitos. Es hora de reducir el impacto de tanto exceso. ¿O acaso no está en tus propósitos de año nuevo llevar una vida más saludable?

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: © Juan Serrano Corbella

Con enero avanzando exhausto por una empinada cuesta, ha llegado el momento de rendirse a una mejor vida, más sana y equilibrada. Aquí van unas cuantas excursiones, cercanas y asequibles, con las que poner en práctica una depuración post-navideña:

Un menú flexiteriano en Barcelona

Flax & Kale

Dicen que es la cocina del futuro, aquella que predica el concepto flexiteriano que surge de la fusión entre flexible y vegetariano. Esto, para simplificar, quiere decir que es lo verde lo que impera en la dieta, aunque un buen día uno se zampa un chuletón sin que esto ocasione ningún drama. Aproximadamente, la clave está en decantarse por un 80% de alimentos vegetales y un 20% de proteína animal.

Todo esto se cumple con precisión en el restaurante Flax & Kale de Barcelona. Degustar el  menú que propone es un componente imprescindible en tu objetivo regenerador, puesto que sus platos, diseñados por la reconocida Teresa Carles, son todo un reto de valor nutricional. Y por tanto, de fuente de salud.

Entregarse al bienestar absoluto en los baños Aire de Sevilla

Ancient Baths Sevilla

No sólo es la sauna, el flotarium, las cinco salas de agua a diferentes temperaturas, la piscina de mil chorros, los baños de vapor con aroma a eucalipto… Es mucho más que todo eso. En este templo del bienestar emplazado en una casa palaciega en el barrio de Santa Cruz, el tiempo se balancea colgado del placer. Inspirado en la tradición de los baños de las antiguas civilizaciones (romana, griega, otomana), a su atmósfera mágica hay que sumar unos fabulosos tratamientos de los que es imposible no salir rejuvenecido: masajes con aceite de argán, rituales holísticos y hasta viajes de relajación con oro micronizado y aceite de caviar.

© Juan Serrano Corbella

Nunca lo détox cobró tanto sentido como en este proyecto que ha saltado desde Sevilla hasta Nueva York y Chicago. El remate en las aguas calentitas de la azotea, casi rozando la Giralda, no puede ser más redondo.

 

En bici por las Pesquerías Reales de Segovia

Honorio Iglesias

Así, dándole al pedaleo, podrás recuperarte de tanto comer y beber. Y para ello esta ruta, que transcurre desde La Granja hasta el Puerto de Navacerrada, resulta ideal puesto que es fácil y accesible, muy apropiada para hacer en familia en una sola mañana. En ella, siguiendo el curso del río Eresma, el camino atraviesa puentes, pozas para soñar con el buen tiempo y agradables praderas enmarcadas por los montes de Valsaín. 

Y además de la naturaleza, también discurre la historia: esta senda fue mandada construir por Carlos III para dar rienda suelta a su pasión por la pesca. De ahí el nombre. Se puede optar por recorrerla entera (unas tres horas ida y vuelta a un ritmo ligero) o escoger alguno de sus tramos, pues a lo largo del trayecto se encuentran diferentes puntos desde donde partir o poner fin al paseo en bicicleta.

Un chapuzón reconstituyente en la playa cántabra de Langre 

David Crespo / ISTOCK

Elegimos estas aguas del norte pese a que calor, lo que se dice calor, no será lo que encontraremos. Es más, la temperatura del mar puede que hasta corte la respiración. Pero los valientes que se atrevan a darse un baño en esta playa emplazada a unos 25 kilómetros de Santander, no se arrepentirán de su hazaña.

Aquí donde el Cantábrico batido se encara de veras con la costa, en este espectacular arenal encerrado en un colosal hemiciclo de paredes calizas de más de 25 metros, el bañista sentirá purificarse de pronto. El agua fresquita y la belleza del lugar son un buen remedio a la resaca de las fiestas.