Destinos fresquitos para huir del calor

El calor del verano está muy bien, pero sólo para un rato.

VIAJAR
 | 
Foto: Nicolas McComber / ISTOCK

Para muchos, el verano es la mejor época del año. Y es normal, pues es indiscutible que las vacaciones, la piscina y la playa nos brindan muchas alegrías. Sin embargo al calor también podemos sacarle defectos: nos impide dormir bien por las noches, convierte en imposible el caminar por las ciudades hasta última hora de la tarde o primera hora de la mañana y nos hace ir sudando a todos lados, lo que al final termina por ser un tanto incómodo. Por todo ello, estos 5 destinos son perfectos para cambiar el ‘chip’ y escapar así de las altas temperaturas veraniegas.

Malmö: tradición y vanguardia

Allard1 / ISTOCK

La ciudad, uno de los destinos más bellos del sur de Suecia, posee un ambiente sorprendente. Malmö combina edificios tradicionales con otras propuestas arquitectónicas que llaman la atención por sus formas y materiales vanguardistas. Una ruta por la ciudad puede iniciarse en La Estación Central, para después ir parando en sus principales puntos de interés: la Plaza del Ayuntamiento, la iglesia gótica de San Pedro o el castillo medieval, una construcción que supone un precioso e impactante contraste con la modernísima Torre Turning Torse, diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava.

Buenos Aires y el Río de la Plata

luoman / ISTOCK

Buenos Aires es completamente distinta a Malmö, pero igual de interesante y también bastante fresquita durante los meses de junio, julio y agosto: allí, al ser una ciudad situada en el hemisferio sur, estos meses es invierno. Retiro, Palermo y Recoleta son algunos de los distritos que deben visitarse sí o sí. El barrio de San Telmo también posee rincones interesantes, y el barrio de La Boca es un lugar que hay que conocer si a uno le gusta el fútbol, pues allí se sitúa el mítico estadio de ‘La Bombonera’, donde juega sus partidos el Boca Juniors. Para finalizar, subirse a un crucero por el Río de la Plata, disfrutando de unas vistas espléndidas de la ciudad, es un plan muy recomendable.

Les Diablerets, un pueblo con encanto en los Alpes.

anouchka / ISTOCK

Les Diablerets es una pequeña localidad situada a los pies de los Alpes suizos. El pueblo, rural y con un encanto especial, ofrece multitud de actividades, todas ellas relacionadas con los deportes, la naturaleza y la montaña. Una vez allí también se puede aprovechar para visitar Ginebra y Montreux, una bella ciudad ubicada a orillas del lago Lemán que enamoró a personajes tan variopintos como David Bowie, Tchaikovsky o Freddie Mercury.

Reikiavik y el Círculo de Oro

Boyloso / ISTOCK

Islandia es siempre un buen destino si lo que se busca es dejar atrás el pantalón corto y los tirantes para pasar a la manga larga y la chaqueta. El país vikingo destaca por su naturaleza sorprendente. A ello contribuyen propuestas como la Ruta del Círculo de Oro, un itinerario de ocho horas de duración que pasa por lugares tan interesantes como el Parque Nacional Thingvellir, la cascada Gullfoss y los géiseres de Geysir. Además, el recorrido puede complementarse con un tour por Reikiavik, la capital de Islandia, en el que contemplar lugares como la casa a casa Höfði, el Harpa, la iglesia de Hallgrímskirkja o las vistas en altura de toda la ciudad desde la cúpula de cristal de Perlan.

Una costa vasca de película

jarcosa / ISTOCK

El norte de España es una opción ideal si se quiere escapar del calor veraniego sin salir del país. Un recorrido por el litoral vasco, pasando por lugares como Getxo, el Castillo de Butrón, Mungia, Bermeo, la Reserva de Urdaibai o Gernika constituye un plan perfecto. Durante esta excursión a la Costa Vasca se visitarán localizaciones que combinan historia, naturaleza y recientemente ficción, como San Juan de Gaztelugatxe, una preciosa ermita agarrada a una roca y rodeada de mar famosa por haber sido escenario de la serie Juego de Tronos. El lugar, en la serie, es Rocadragón, el bastión de Daenerys Targaryen.

Todos estos destinos se pueden disfrutar por cuenta propia, siendo uno mismo quien organice el viaje. Pero si se prefiere llevar todo planeado, existen muchas empresas, como la española Civitatis, que ofrecen excursiones guiadas en castellano a través de las que conocer algunas de las curiosidades de los diferentes destinos.