Los cinco parques temáticos más divertidos de Europa

Son la opción ideal para ir en familia porque garantizan risas, emoción y mucha adrenalina. A los niños les pirran… y a los padres también.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: SeanPavonePhoto/iStock

Parque temático de Harry Potter (Londres)

Starcevic/iStock

Aunque no tiene atracciones, el tour que brinda este parque británico es el sueño de muchos niños y mayores. Con él se puede caminar por las calles de Hogsmeade, visitar el despacho del director Dumbledore y hasta tomar el tren en la estación King’s Cross para viajar hasta Hogwarts. También contemplar los objetos relacionados con el niño mago (como la escoba Nimbus 2000), descubrir cómo se realizaron los decorados, las maquetas, los trajes y máscaras de la saga o averiguar nuevos detalles sobre este universo a través de exposiciones interactivas y charlas sobre efectos especiales.

Jardines Tivoli (Copenhague)

danefromspain/iStock

El parque de atracciones más antiguo del mundo se encuentra en pleno corazón de la capital danesa rodeado de bellos jardines. Antiguo, irremediablemente romántico, su atmósfera atrapada en el tiempo conserva la pátina de una época pasada (la noria, el tiovivo…) sin excluir por ello otros juegos más modernos. Visitarlo es hacer un recorrido por la mitología nórdica, por los cuentos de Hans Christian Andersen, por el espacio predilecto de los habitantes de esta bella ciudad, que a menudo acuden a pasear o a comer en el restaurante flotante de la Fragata de San Jorge o en el que está emplazado en una pagoda china. Los niños, además, disfrutan de lo lindo con sus atracciones (Caída Libre, Tívoli Agua…) que, por razones climáticas, sólo están abiertas desde abril hasta septiembre.

Disneyland Paris

Bertrand GUAY

Es el más visitado del continente desde su apertura en 1992. Y más que un parque temático, es todo un complejo vacacional que incluye siete hoteles, un campo de golf y más de cincuenta restaurantes. Eso y los dos parques en sí mismos: Disneyland, presidido por el famoso Castillo de La Bella Durmiente, y los Walt Disney Studios donde descubrir todos los secretos de los efectos especiales y los decorados de cine. La aventura está asegurada con su medio centenar de atracciones: desde surcar los mares con Piratas del Caribe hasta viajar a las estrellas con la montaña de Star Wars. Además, se puede disfrutar de increíbles espectáculos en vivo y, por supuesto, codearse con los carismáticos personajes de la factoría de sueños, presididos por el gran Mickey Mouse, que este año cumple nada menos que ocho décadas.

Futuroscope (Poitiers)

JimmyTrueno/iStock

Artefactos inmersivos con técnicas 4D, recorridos interactivos con mucha adrenalina y espectáculos con efectos visuales, acuáticos y pirotécnicos. Así es este parque de atracciones vinculado a la divulgación científica. Un recinto que aúna la diversión con el aprendizaje en un concepto innovador. La dimensión tecnológica de sus atracciones, la vertiente pedagógica de sus espectáculos y su vinculación con la ciencia y la investigación lo erigen en el parque del futuro. En él se encontrarán emociones fuertes, tecnología robótica y los más punteros avances de la animación futurista. Una delicia para quienes quieren descubrir nuevos horizontes sin dejar por ello de jugar.

Legoland  (Windsord)

mbbirdy/iStock

Aunque hay numerosos Legoland desperdigados por el globo terráqueo (Dinamarca, Alemania, California, Dubai, Florida, Malasia… ), destacamos este británico, emplazado en el antiguo Windsor Safari Park, dentro de una inmensa área de zonas verdes. Aquí, además de fieles reproducciones de ciudades enteras como Londres, animales gigantescos o escenas de películas con las famosas piezas de construcción (casi 55 millones de piezas Lego) se podrá disfrutar de atracciones para niños (suaves, algunas incluso aptas para bebés) generalmente de entre 3 y 12 años. Hay además cantidad de restaurantes, zonas de picnic y un parque infantil con columpios y toboganes.

// Outbrain