Una etapa del Camino de Santiago sin salir de Madrid

Aprovechamos el año Xacobeo para descubrir algunas de las rutas menos conocidas, como el camino de Levante. Una de sus etapas transcurre por San Martín de Valdeiglesias, una oportunidad estupenda para hacer un alto en el camino y conocer su legado cultural y degustar sus espléndidos vinos. 

C. Álvarez
 | 
Foto: Shutterstock

Calzarse las botas de caminante y hacer algunos kilómetros del Camino de Santiago es una buena manera de combinar turismo activo, cultural y gastronómico. Y para ello no hace falta llegar hasta Santiago de Compostela, basta con elegir alguna de las etapas que transcurren por la Comunidad de Madrid. Hay cuatro rutas del Camino de Santiago que atraviesan la región, se trata de itinerarios secundarios que pasan por el centro de la Península para unirse después al Camino Francés y a la Vía de la Plata.

- El Camino de Madrid fusiona lo urbano y lo rural, el bullicio de la capital y la tranquilidad de los municipios de la Sierra Norte (Manzanares El Real, Cercedilla, Becerril de la Sierra…). 

- El Camino Mendocino nace en la provincia de Guadalajara y sigue el rastro de la familia Mendoza, nobles castellanos a los que pertenecían gran parte de los territorios por los que transcurre este recorrido que enlaza los municipios de Torremocha de Jarama, Torrelaguna, Redueña, Venturada, Guadalix de la Sierra y Soto del Real. 

- El Camino del Sureste parte de la provincia de Alicante y pasa por territorio madrileño entre Cenicientos y Cadalso de los Vidrios.

- El camino de Levante.  En los puertos levantinos desembarcaban multitud de peregrinos medievales provenientes de países mediterráneos, para proseguir desde allí la peregrinación a pie a lo largo de toda España. Tras recorrer la Comunidad Valenciana y la meseta manchega, este itinerario se adentra en Madrid con una etapa de 14 kilómetros a través de San Martín de Valdeiglesias que conecta esta localidad con la de Cebreros, en la provincia de Ávila. Una etapa muy asequible para una escapada de un día o de fin de semana y que tiene mucho que ofrecer.

Manuel Ascanio/Shutterstock.

San Martín de Valdeiglesias: monumentos, historia y enoturismo

Además de disfrutar de la naturaleza desbordante que nos regala el entorno de este pueblo, este trecho del Camino también recorre el casco antiguo de esta localidad. No deben dejar de visitarse sus monumentos más emblemáticos, como el Castillo de la Coracera, en el que residió Isabel la Católica y que fue construido por Don Álvaro de Luna, valido del rey Juan II, en el siglo XV; y la iglesia de San Martín Obispo.

Y, siendo esta tierra de vinos, es también muy recomendable reservar tiempo para visitar alguna de sus numerosas bodegas. Allí nos darán a conocer la historia vinícola de este pueblo y también se podrá, claro está, deleitar el paladar con los mismos caldos que ya elogiaban el rey Alfonso X El Sabio y el Quijote. San Martín de Valdeiglesias es una de las cuatro zonas de la D.O. Vinos de Madrid.  Heredera de una gran tradición vinícola que se remonta al siglo XII y que aparece en los textos literarios de Jorge Manrique, Tirso de Molina o Cervantes.

Dmitry Kalinovsky/Shutterstock.

Las bodegas realizan catas y visitas guiadas, así como actividades culturales en el viñedo. San Martín es cuna de bodegas con caldos como 'Las Moradas de San Martín-Las Luces 2011’, un tinto elaborado por Viñedos San Martín que ha recibido por primera vez el galardón Gran Bacchus de Oro. 

Gastronomía y relax

La cercanía de la provincia de Ávila se nota al sentarse a la mesa. Carnes de ternera y cordero, hortalizas y productos de la huerta protagonizan una cocina que se enorgullece especialmente de una tapa muy típica para acompañar el vino de la tierra: las patatas revolconas.

KatarinaVe/Shutterstock.

Tras disfrutar de una buena comida, se impone un paseo por las serpenteantes calles del pueblo o por el Bosque Encantado, un jardín botánico único en Europa, con numerosos senderos por los que dejarse llevar, admirando la laboriosidad de sus más de 300 esculturas vegetales. 

Otra opción es entregarse al relax o a la aventura en la zona conocida como “la playa de Madrid”. El embalse de San Juan, formado por la retención de las aguas de los ríos Alberche y Cofio, cuenta con más de 14 kilómetros de playas y es el único de la Comunidad donde están permitidos el baño y las actividades acuáticas, desde wakeboard, a kayak o paddle surf.

Playa de la Virgen de la Nueva, Pantano de San Juan | Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias

Aquí encontraremos un auténtico ambiente playero (con sus chiringuitos, sus sombrillas, sus clubes náuticos, sus tablas de surf…. y todo lo que podamos desear para disfrutar de una auténtica tarde de playa que ponga punto y final a esta particular jornada de peregrinaje.