El París de Amélie

Una ciudad cosmopolita, capaz de cambiarte la vida. Así es el París de película, concretamente, el de Amélie (2001). Siéntete como una auténtica estrella de cine descubriendo cada uno de los escenarios donde se rodó el filme de Jean-Pierre Jeunet. Esta es la ruta que no te debes perder si vas a la ciudad parisina.

Marina Martínez Moratilla
 | 
Foto: Nikada / ISTOCK

'Ella cambiará tu vida', fue la frase comercial de unas de las mejores comedias francesas románticas francesas, Amélie. El filme dirigido por Jean-Pierre Jeunet y protagonizada por Audrey Tautou, que no solo ha conquistado a los espectadores sino que se ha convertido, con el paso de los años, en todo un reclamo turístico.  

Descubre París, a través de los ojos de Jean- Pierre Jeunet, con esta guía turística de película sobre todo por Montmartre, una colina que a finales del siglo XIX adquirió muy mala fama al transformar sus pequeños molinos de trigo en burdeles y en cabarets.

Sacré Coeur

Ir a París y no visitar la basílica del Sacré Coeur es pecado. Consagrada en 1919, es uno de los monumentos más emblemáticos. A 130 metros de altitud, situada en la cumbre de Montmartre, ofrece una de las mejores vistas panorámicas de la capital. 

Su estilo romano bizantino y su impoluto color blanco, sin duda, atrajo a Jean Pierre para rodar allí una de las escenas más características y románticas de la película. Mientras, recorras cada uno de sus escalones quizás puedas recordar a Nino siguiendo las flechas que previamente había pintado en el suelo Poulain. 

instamatics / ISTOCK

Café des Deux Moulins

Este café es uno de los escenarios clave. Y es que en él transcurren la mayoría de las escenas. Situado en el número 15 de la rue Lépic, en el barrio de Montmartre, este local era el lugar de trabajo de Amélie. 

Aunque el establecimiento no está exactamente igual que en la película, conserva varios detalles decorativos en su interior. Además, en su carta encontrarás uno de los platos preferidos de su protagonista: una crème brûlée. Eso sí, antes de degustarla... No olvides partirla con la cucharilla tal y como lo haría la mismísima Tautou. 

leminuit / ISTOCK

Metro Abbesses

Situado en el barrio de Montmartre, es la estación de metro que utiliza Amélie todos los días aunque el interior poco tiene que ver con el de la película. Para el rodaje se utilizó realmente el escenario de la estación Portes des Lilas con el rótulo cambiado. Es aquí donde, se encuentran por primera vez Amélie y el señor ciego con el tocadiscos o donde conoce a Nino Quincampois mientras suena de fondo Si tu n’étais pas là, una de las tantas piezas de la banda sonora que creó Yann Tiersen para la película y que le sirvió para ganar a posteriori el premio César.

Nirad / ISTOCK

Gare de l’Est

Es uno de los lugares imprescindibles que no pueden faltar en nuestra ruta particular por los escenarios de Amélie. En el Gare de l' Est se encuentran varias veces los protagonistas, aquí despega la trama de la película. Y es posible recordar la famosa escena del fotomatón. 

Michel Hincker / ISTOCK

Canal de St. Martin

Si sigues el rastro de Amélie, es imposible no acabar en el canal de St. Martin y acabar  con las manos llenas de piedras para después rebotarlas en las aguas del canal en la que Andrey Tautau dio vida a la inocente y soñadora Amélie, una chica preocupada por hacer que todas las personas de su alrededor fuesen más felices.

SanerG / ISTOCK

Catedral de Notre Dame 

La catedral de Notre Dame no podía no aparecer en el célebre filme francés. De forma breve pero intensa, la catedral es testigo de la muerte, cuanto menos extraña, de la madre de la protagonista. Rodeada de gárgolas, la pequeña Amélie sufre un acontecimiento que la lleva a desarrollar aún más su imaginación. Y es que a su alrededor todo parece tan muerto que Amélie prefiere empezar a soñar despierta. 

Desgraciadamente, después del incendio de la catedral, Notre Dame tiene que terminar de reconstruirse. Y aunque no es posible visitarla, cómo no hacer mención a una de las catedrales más antiguas del mundo.

SerrNovik / ISTOCK

Au Marché de la Butte

Esta frutería ya existía antes del rodaje de la película, bajo el nombre de Marché de la Butte, aunque no se hizo famosa hasta el estreno de Amélie. Este escenario dio vida a la frutería del Sr. Collignon, un tipo bastante desagradable por el que Amélie no siente ningún tipo de simpatía. Aquí, es posible imaginarse a la protagonista sumergiendo la mano en algún saco de legumbres. 

SanerG / ISTOCK

En la actualidad, su dueño incluso ha dejado la placa en la que se lee «Maison Collignon fondée au 1956« y vende todo tipo de souvenirs de la película. Está situada en la calle Trois Frères, esquina a calle Androuet.