Guía de Viena

Toda la información que necesitas para viajar a Viena: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes de la ciudad.

Viajar
 | 
Foto: Eduardo Grund

Viajar recomienda

Utilizar el transporte público para moverse por Viena. El abono más recomendable es la Vienna Card, que ofrece desplazamientos gratuitos en metro, autobús y tranvía durante 48 o 72 horas y descuentos en museos, compras, teatros y restaurantes. Puede adquirirse en la oficina de información del aeropuerto, en hoteles y en la oficina turística de Albertinaplatz (todos los días de 9 a 19 h).

Más información: www.vienna.info/es y www.modernismovienes2018.info

Cómo llegar

Hay vuelos directos a Viena desde varias ciudades españolas. El aeropuerto Schwechat se encuentra a 16 kilómetros del centro y está comunicado por tren y autobús.

Cuándo ir

El clima de Viena es continental, con veranos calurosos y escasas precipitaciones, e inviernos moderadamente fríos.

Dónde dormir

Hotel Topazz
hoteltopazz.com
Un cuatro estrellas muy próximo a la catedral de San Esteban y con una decoración inspirada en los diseños de Koloman Moser.

The Harmonie Vienna
harmonie-vienna.at
Este hotel se encuentra en la calle Harmoniegasse, que fue una de las primeras obras de Otto Wagner en la ciudad con un conjunto de edificios, desde el número 1 al 10, diseñados en 1864.

Grand Ferdinand
grandferdinand.com
El hotel ofrece muchos detalles típicos de la época de 1900, como, por ejemplo, vasos y lustres de Lobmeyer o sillas de Thonet. En su restaurante Meissl & Schadn (el nombre es homenaje a un famoso hotel vienés que existió hasta la II Guerra Mundial) se sirven platos típicos de la época.

Dónde comer

Zum Schwarzen Kameel
kameel.at
Un microcosmos del placer vienés en Bognergasse, 5, con bar, restaurante, tienda y pastelería en una atmósfera art nouveau.

Tian
tian-restaurant.com
El mejor restaurante vegetariano de la ciudad, con un exquisito menú degustación de hasta diez platos.

Compras

Leschanz, El Rey del Chocolate
Freisingergasse, 1
La única tienda que ofrece chocolates con forma de botón de mercería. Una cajita con nueve piezas cuesta 9 euros.

Bombonería Altmann & Kühne
En el número 30 de Graben desde 1932, diseñada por Josef Hoffmann, con los bombones más diminutos de la ciudad.

Aurgarten Porcellan
La segunda manufactura más antigua de Europa, tras Meissen, todavía produce a mano las piezas diseñadas por Josef Hoffmann, como El Juego del Melón (1929), un juego de café con tazas acanaladas y pintadas (desde 275 euros la pieza).

Joyería Michaela Frey-Wille
Lobkowitzplatz, 1
Frente al Museo del Teatro. Piezas exclusivas con diseños modernistas.

Qué ver

Contemplar la vista menos conocida de Viena desde el Palacio de Justicia, en el número 11 de Schmerlingplatz.

El Palacio de Justicia (1881), de estilo neorenacentista, es uno de los tesoros arquitectónicos más escondidos de la ciudad. Destaca su salón central y la extraordinaria vista que ofrece el Justizcafe desde su terraza superior. Una panorámica que abarca desde los bosques de Viena hasta el Palacio Hofburg. En esta terraza un café cuesta 3,50 euros y hay un pequeño buffet en el que se sirve un menú clásico de schnitzel (escalope) con ensalada y patatas por 12,50 euros. El acceso es libre, pero aplica un estricto control de seguridad en su entrada. De 7 a 16.30 horas.

Palacio Imperial Hofburg
El complejo palaciego fue la residencia de la dinastía de los Habsburgo durante más de diez siglos. Es una auténtica ciudad dentro de la ciudad: 18 edificios, 20 patios, 54 escalinatas y cerca de 2.600 salas y habitaciones. Además de los aposentos imperiales, alberga la Cámara del Tesoro, la Biblioteca Nacional de Austria, el Museo Etnológico, la Capilla Imperial y la Escuela Española de Equitación, creada por la dinastía Habsburgo en el siglo XVI para la doma de caballos españoles. www.hofburg-wien.at

Catedral de San Esteban
Construida sobre los restos de una antigua basílica románica, es un símbolo inconfundible de Viena por su silueta y las soberbias agujas de sus torres, que se distinguen desde todo el casco antiguo. Situada en el centro peatonal de la ciudad, la Stephansdom es de estilo gótico con elementos románicos y hasta barrocos y un llamativo tejado de azulejos. Se puede subir a la torre sur (345 escalones) o a la norte (ascensor) para ver la mejor vista del casco antiguo.

Ópera Estatal (Staatsoper)
Construida en 1861 en estilo neorrenacentista, fue el primer monumento público del Ring tras la destrucción de las murallas de la ciudad. Fue inaugurada en 1869 con el Don Giovanni, de Mozart. Su grandiosa fachada principal compite con la maravillosa escalera de mármol del interior. Hay visitas guiadas cada día, excepto los días de ensayo (consultar el tablón de anuncios en la esquina Operngasse/Opernring). www.wienerstaatsoper.at

Palacio de la Secesión
Diseñado por el arquitecto Joseph Maria Olbrich, fue la sede del movimiento artístico secesionista, relacionado con el modernismo de la Viena de 1900. Su gran cúpula metálica formada por un denso trenzado de hojas de laurel doradas le hace ser una de las construcciones más originales de la capital austriaca. En su interior se conserva el enorme friso que Gustav Klimt pintó en 1902 como homenaje a Beethoven y a su Novena Sinfonía.

Casas de Otto Wagner
Se hallan en Linke Wienzeille 38 y 40, junto al río Wien. La primera es la llamada Majolikahaus (Casa de las Mayólicas), que sobresale por su fachada de azulejos de colores con ornamentación floral modernista. Otro edificio destacado suyo es el de la Caja Postal (Postsparkasse), el primer edificio modernista del Ring, de entre 1904 y 1906.

Iglesia de San Carlos
El edificio barroco más bello de Viena fue un encargo de Carlos IV en honor a San Carlos Borromeo, representado en el altar mayor subiendo a los cielos en una nube. Situada en la Karlsplatz, esta estación de metro fue decorada por Otto Wagner con cerámica dorada y motivos florales.

Leopold Museum
Localizado en el denominado Museums Quartier (concretamente en Museumsplatz, 1), esta colección es muy interesante por contener obras maestras de Egon Schiele y Gustav Klimt, como la pintura Desnudo, del primero (logotipo del museo), y el cuadro La vida y la muerte, del segundo (asimismo icónica). www.leopoldmuseum.org

Beldevere
Visita imprescindible tanto por el palacio y sus vistas como por la colección de arte de los siglos XIX y XX que guarda en las salas del Belvedere Superior. La legendaria y célebre obra El Beso, de Gustav Klimt, es su principal reclamo. Además de otras obras maestras del mismo autor, destacan asimismo las pinturas de Egon Schiele y de Oskar Kokoschka. www.belvedere.at

Palacio de Schönbrunn
En las afueras de Viena, el calificado como Versalles austriaco fue el palacio de verano de la familia imperial y es el más asociado a Sissi emperatriz. El edificio barroco y rococó se empezó a construir en el siglo XVII. Cuenta con un extenso y bello jardín paisajístico, mientras que sus salones interiores están decorados con pinturas al fresco. www.schoenbrunn.at

El Prate y la noria
Este bosque, que fuera antigua reserva de caza creada en el siglo XVI por Maximiliano II, alberga uno de los parques de atracciones más famosos del mundo gracias a su gran noria gigante, inmortalizada en la película El tercer hombre. Construida en 1896, esta noria es la última que ha quedado de sus características, por lo que casi es obligatorio subir a una de sus cabinas de madera (adultos, 8,50 €; niños de 3 a 14 años, 3,50 €) y contemplar el panorama desde su altura de 65 metros. www.wienerriesenrad.at