Guía de Split

Toda la información que necesitas para viajar a Split: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes de la ciudad.

Cómo llegar

El aeropuerto de Split, situado a 20 kilómetros de la ciudad, recibe vuelos internacionales directos desde Frankfurt, Londres o Roma.

Desde España se puede volar con la compañía de bandera Croatia Airlines (www.croatiaairlines.com/es) y su partner Lufhtansa vía Frankfurt a partir de unos 200€. Las compañías de bajo coste suelen viajar en temporada de verano. Es el caso de Vueling, con vuelos directos desde Barcelona, Easy Jet (desde varios aeropuertos españoles vía Ginebra) o Germanwings (vía Colonia).

Otra forma de llegar a Split es el ferry desde la ciudad italiana de Ancona. La compañía Jadrolinija (www.jadrolinija.hr), que controla la mayor parte de las líneas a las islas cercanas a Split, también realiza esta ruta. El viaje se suele realizar de noche y dura entre nueve y once horas. En invierno disminuye la frecuencia.Desde 80€ por trayecto en cabina para dos en temporada baja ó 40€ en asiento de cubierta.

Datos útiles

Cuándo ir

Split tiene su auge en verano, época en la que se celebran la mayor parte de festivales y actividades lúdicas. Quienes deseen evitar las masas y el calor pueden optar por la primavera y el otoño, estaciones ideales para visitar la ciudad, con temperaturas suaves, mejores precios y el mar suficientemente cálido para algún que otro baño.

Cómo moverse

Split es una ciudad muy abarcable, por lo que la mayor parte de los desplazamientos se hacen a pie. De hecho, el casco histórico está cerrado al tráfico rodado, por lo que para coger cualquier taxi o autobús hay que salir fuera de las murallas de la ciudad. Las estaciones de tren, autobús y ferry se hallan a un corto paseo desde el centro.

Split se encuentra muy bien comunicada mediante ferry con todas las islas que se encuentran frente a su litoral. Los trenes y los autobuses locales también permiten comunicarse con rapidez con el resto de la región, y Croatia Airlines cuenta con vuelos diarios a las principales ciudades del país.

Cuánto cuesta

• Un café en una terraza: 1€

• Una jarra de cerveza grande a la orilla del mar: 1,84€

• Un plato de pescado fresco: 9-10€ en una konova del barrio de Varos.

• Entrada a una discoteca de moda: gratis en el Tropic Club Equador de la playa de Bacvice.

• Un litro de gasolina: 1,34€

• Un billete de ferry: 5€ ida a Stari Grad, en la isla de Hvar.

• Entrada al Museo de la Ciudad: 1,32€

• Taxi desde el aeropuerto: unos 29€

• Billete sencillo de autobús: 1,32€

• Excursión de día a las cascadas del parque nacional de Krka: 50€

La moneda croata es la kuna (HKR) y se cambia a unos 0,13€

Dónde dormir

Dentro de las murallas se están abriendo nuevos establecimientos hoteleros muy prometedores, pero la mayor parte de las plazas disponibles para el visitante se sitúan fuera del casco histórico. Una alternativa son los Apartmani, habitaciones que fluctúan entre el bed and breakfast y el self-service y que en ocasiones están situados en edificios históricos. Constituyen una buena opción para familias o grupos de amigos y, aunque están debidamente señalizados, conviene informarse o reservar a través de la Oficina de Turismo.

Hotel Vestibul Palace. Iza Vestibula, 4. Tlf. +38521329329 (www.vestibulpalace.com). Un inmejorable boutique-hotel en pleno palacio de Diocleciano, en lo que en tiempos fue la zona más noble, los aposentos del emperador. Cinco habitaciones y dos suites engalanadas con una cuidada decoración moderna enmarcada entre los muros originales de lo que fueron tres palacios: el Románico, el Gótico y el Renacentista. Su servicio es tan excelente como su ubicación. El anexo Villa Dròbic cuenta con cuatro habitaciones modernas y funcionales. Desde 99€ en temporada baja y 198 € en verano.

Goli Bosi Design Hostel. Morpurgova Poljana, 2. Tlf. +38521510999 (www.gollybossy.com). Una de las nuevas propuestas en pleno centro histórico de Split, este hostal de diseño, cuyo nombre significa "desnudo y descalzo", está alojado en lo que fueron unos grandes almacenes. Dispone de las habitaciones comunales típicas en este tipo de establecimientos, pero también de estilosas dobles con baño, todo ello en un ambiente de modernidad minimalista muy refrescante. Cuenta con un animado bar, restaurante y terraza en la planta inferior. La cama cuesta 20€ en temporada baja y 33€ en alta, y de 99€ a 155€ las habitaciones dobles superiores según la fechas.

Atrium Hotel. Domovinskog rata, 49a. Tlf. +38521200000 (www.hotel-atrium.hr/en). Hotel de cinco estrellas construido en 2007 y situado en la parte más moderna de la ciudad, junto al que se anuncia como el mayor centro comercial de Dalmacia, el Joker. Son 124 habitaciones en un estilo urbanita y con las comodidades estándar más habituales. De 160 a 225€ la habitación doble, según la temporada.

Hotel Marmont. Zadarska, 13. Tlf. +385 21308060 (www.marmonthotel.com). Situado céntricamente en la parte antigua de la ciudad, este cuidado y moderno hotel cuenta con 21 habitaciones equipadas con todas las comodidades. Las vistas al atardecer en la terraza de su azotea no dejan indiferente. Habitación doble desde 145€ en temporada baja y 200€ en alta.

Dónde comer

Sperun. Sperun, 3. Tlf. +38521346999. Comida tradicional en la entrada del barrio de pescadores de Veli Varos, decoración rústica y mucho ambiente con la presencia estelar de su fundador, Zdravco Banoviç, una leyenda de Split, accesible y deseosa de complacer a sus clientes. Su cocina se basa en una excelente materia prima y el pescado fresco es su producto estrella. Cuenta con un excelente y políglota servicio. Buena relación calidad precio.

Konova Varos. Ban Mladenova, 9. Tlf. +38521396138 (www.konovavaros.com). Esta taberna o konova cercana al mercado de pescado en Varos data de 1905, cuando era conocida como Mate Jera. Un lugar muy frecuentado tanto por locales como por turistas y en el que se sirven platos típicos de calidad en un ambiente más refinado de lo habitual en el barrio. La especialidad es el pescado que elijes de la bandeja antes de que te lo preparen en las brasas. Precios comedidos.

Fife. Trumbiceva Obala, 11. Tlf. +385 21345223. Otra konova clásica de Veli Varos en la que se dejan ver marineros y artistas en busca de sencilla comida dálmata. Desde los pescados más frescos hasta la pasticada (guiso de ternera estofada en hierbas) o los calabacines rellenos. Es sabroso y económico; eso sí, hay que ir con paciencia.

Restaurant Bruna. Hatzeov Perivoj, 3. Tlf. +385021406400 (www.hotelpark-split.hr). Ubicado en los preciosos jardines del Hotel Park, este clásico de Split lleva mantiene una excelente reputación gracias a la correcta elaboración de platos basados en productos de temporada, como trufas o espárragos. Su plato estrella es el steak tartare. Servicio de calidad, precios en consonancia y un entorno inigualable.

Kod Joze. Sredmanuska 4, Tlf. +385 021347397. Esta taberna situada en un oscuro callejón del barrio marinero es muy popular entre los locales, que continúan acudiendo a su sótano con muros de piedra a tomar pasta verde con marisco, ancas de rana o cigalas. Precios ajustados, aunque la cuenta sube con los platos de marisco.

De copas

Split es famosa por los festivales que tienen lugar en su paseo marítimo, sus discotecas frente al mar y sus animados bares dentro de las murallas. El lugar para ver y ser visto es sin duda el paseo marítimo, conocido como Riva, con una sucesión de terrazas que se complementan con balcones encaramados a las murallas del palacio de Diocleciano. En las placitas del centro histórico también hay acogedoras terrazas donde tomar un café de día o unas copas por la noche.

Intramuros, la música se apaga a la una de la madrugada, momento en el que se abre la veda a los cubos de agua sobre los ruidosos. Es a partir de esa hora cuando la escena nocturna se traslada a la zona de la playa de Bacvice, donde el clubbing se desarrolla hasta el amanecer en una sucesión de discotecas donde bailar bajo las estrellas y con el Adriático de fondo.

Por último, Split es también puerto de entrada a la isla más conocida de Croacia, sobre todo en lo referente al ambiente nocturno.Hvar, la pequeña Ibiza croata, recibe unos 30.000 visitantes en verano. Su puerto concentra la mayor parte de la diversión. Desde Split se llega a la isla en una hora con la compañía Jadrolinija o con Krilo (www.krilo.hr).

De compras

Las calles del casco antiguo están sembradas de zapaterías, bien tradicionales, bien provistas de las principales marcas internacionales de calzado, tanto de calle como deportivo, hay para elegir, sobre todo firmas de la vecina Italia . Aunque muchas no resultan un chollo, se pueden encontrar precios interesantes.

Pero el producto estrella en cualquier viaje a Croacia es otro: la corbata, su invención más famosa y extendida. Este pañuelo típico del vestido regional fue colocado por las mujeres en el atuendo de las tropas croatas que acudieron en ayuda del rey francés Luis XIV (1638-1715). Unos dicen que por preservarles del frío; otros, que por ponerles un lazo que representara su amor y fidelidad. En cualquier caso, al "Rey Sol" le encantó y no tardó en pedir a sus modistos que le confeccionaran esos pañuelos tan monos "a la Croate". La firma Croata (www.croata.hr) cuenta con una lujosa tienda en pleno Peristilo.

Qué ver

Catedral y mausoleo de Diocleciano

El que fuera mausoleo de Diocleciano es ahora la catedral de Split. Su estructura octogonal rodeada por 24 columnas es un ejemplo singular y excepcionalmente conservado de arquitectura romana. De la posterior catedral cristiana destaca la puerta esculpida en madera y los asientos del coro. La torre es un símbolo de la ciudad.

Sótanos del Palacio

Bajo las calles de Split se esconde esta ciudad subterránea que en su día albergó la zona de servicio del palacio de Diocleciano. Las espectaculares bóvedas fueron preservadas por toneladas de basura vertidas durante siglos por los habitantes del exterior y constituyen un reflejo fiel de lo que fue la planta original del palacio.

El templo de Júpiter y la calle de "déjame pasar"

Un templo romano bien conservado y vigilado por una esfinge egipcia decapitada. Aunque respetó el edificio, el urbanismo medieval lo encajonó entre callejuelas, una de las cuales, la de Déjame pasar, aspira al título de calle más estrecha del mundo.

Peristilo y Vestibulum

El foro del palacio de Diocleciano es un continuo ir y venir de locales y turistas, a los que las gradas proporcionan descanso y tertulia. La acústica de la cúpula del Vestibulum lo convierte en un excelente lugar para escuchar en directo las melodías del tradicional klapa. Todos los días un grupo de cantantes a capella interpreta estas canciones populares sobre el amor, el desengaño, la vida y la muerte.

Mercado verde

En este mercado diario, donde turistas y locales hacen juntos sus compras, se pueden encontrar frutas y verduras, ropa y calzado, souvenires, panes y dulces. Auténtico y pintoresco, constituye una embajada en Split del interior rural de Dalmacia.

Mercado de pescado

Situado en el límite de la parte medieval de la ciudad, resulta interesante por el ambiente vocinglero y sirve para ver las capturas del día y así ir haciendo boca para alguno de los ejemplares que cenaremos esa noche en cualquiera de las tabernas del cercano barrio de Varos.

La Riva

El maravilloso paseo marítimo, que comunica el palacio con la parte medieval para terminar en el barrio de Varos, ha sido objeto de una reciente remodelación no exenta de polémica, pero mantiene el encanto romántico y decadente de las fachadas empotradas en los muros de la ciudad. Una multitud de terrazas al aire libre proporcionan el lugar idea para ver pasar la gente durante el día, a la espera de un atardecer inmejorable.

La playa de Bacvice

Gracias a su arena (no muy frecuente en las playas de los alrededores) y a su bandera azul, esta playa se ha convertido en el centro del ambiente veraniego en Split. Cuenta con una excelente zona para el baño bien equipada y muchos locales jugando al tradicional Picigin. El ambiente no decae por la noche, y la playa acoge a todos aquellos que busquen diversión en una sucesión de bares y clubes abiertos hasta el amanecer.

Veli Varos

Sin duda, el barrio más tradicional de la ciudad. En él todavía viven los pescadores que, tras faenar en las aguas del Mar Adriático, regresan a su pequeño puerto pesquero. Marineros y artistas se entremezclan en sus callejuelas inclinadas con los turistas que se acercan hasta aquí para cenar en cualquiera de sus animadas tabernas o konovas.

Colina de Marjan

Esta colina arbolada, que ocupa el extremo de la península de Split, funciona desde hace siglos como desahogo campestre para la ciudad. La fatigosa subida desde Varos se ve recompensada con vistas espectaculares del casco antiguo y de las islas próximas a la ciudad. Es también un lugar ideal para el senderismo.