Las terrazas de Lavapiés que no puedes perderte

Lavapiés rebosa ganas de verano. De calle. El barrio vive al aire libre esta época del año. Nos sentamos en una de sus terrazas. A ver la vida pasar.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Nubel

LA TERRAZA MAGNÉTICA

Subimos a La Terraza Magnética. Desde las alturas de La Casa Encendida, divisamos el barrio. Callejas. Tejas. Casas antiguas. Y gentío. Esa es la foto a vista de pájaro del barrio. Lo que pasa ahí abajo. Un poco más cerca del cielo, cultura al aire libre.

Terraza magnética

Los sábados disfrutamos de títulos memorables. Y los domingos, suena todo un clásico: los conciertos al atardecer. Músicas que nadan a contracorriente. La propuesta gastro; pizza y cerveza. Planazo para las noches de verano más fresquitas.

Terraza magnética

Ronda de Valencia, 2. Madrid.

CAFÉ PAVÓN

Coger sitio en una de las seis mesas de la terraza del Pavón tiene mucho mérito. Y más, si acaba de terminar la obra de la noche. Estamos en un café que no se entiende sin el teatro Kamikaze. Comparten fachada. Esencia. Comparten ganas de terraceo.

Pavón

Un bar de siempre convertido en un must del barrio. Este rincón es único. Cocina non stop frente a los ventanales de este teatro de 1924. A la sombra de uno de los pocos edificios modernistas de Madrid, disfrutamos de una cerveza bien fría.

Pavón

Embajadores, 9. Madrid.

NUBEL

En el patio NuBel del Museo Reina Sofía, esta terraza es todo un refugio en los días más calurosos. El mejor coctelero de España prepara un Bloody Mary. Joel Jamal se explaya con creaciones que dan para mucho. La carta es la misma que en el restaurante. Apostamos por un clásico: la ensalada de tomate rosa, judías y helado de ajoblanco.

Nubel

Al fondo, la escultura Brushstroke de Roy Lichtenstein. Atentos al ciclo de conciertos de verano. Dan mucho que bailar. Para los más pequeños tienen servicio de canguros. Los niños también disfrutan de NuBel.

Argumosa, 43. Museo Reina Sofía. Madrid.

LA CANIBAL

Al principio de la calle Argumosa, una de las últimas en llegar. Y ya se ha ganado el cariño del barrio. Ahí hay una mesa. Nos sentamos en la terraza de La Caníbal. Cervezas artesanas. De los grifos salen los vinos naturales a granel. Quesos con una personalidad arrolladora que disfrutamos en su mejor momento.

ABEL VALDENEBRO

Empezamos la tarde con una de sus tablas. Rock’n’roll”, “Pop”, “Celta”, “Indie” y “Copla”. Son los quesos más cañeros, populares, gallegos, creativos y tradicionales. La propuesta cala en el barrio. Como su terraza.  En ella brindamos con un vino ancestral. Recomendación de Javier.

Argumosa, 28. Madrid.

O PAZO DE LUGO

O Pazo de Lugo comparte terraza con La Caníbal. Una propuesta muy diferente a su hermana pequeña. Dos espacios en uno. Cocina gallega en un negocio familiar de siempre. Empanada de bacalao. Lacón con grelos. Pulpo. O tortilla gallega.

O pazo de lugo

Desde los años 70, un espacio para disfrutar de las recetas de siempre al aire libre. ¿Y si nos vamos de pinchos? Este es el sitio. Empezamos con una coca de sardina con guacamole. La cerveza la fabrican ellos mismos. Más artesana imposible.

Argumosa, 28. Madrid.

DONDE DA LA VUELTA EL VIENTO

Y el viento da la vuelta en esta taberna de barrio con vistas a los Muros de la Tabacalera. En su terraza disfrutamos de comida tradicional casera. Recetas de nuestras madres con un punto creativo. En verano, una ensalada de repollo con nueces y queso azul y un ragout de ciervo.

Donde da la vuelta el viento

La especialidad de la casa, el "Lagartito ibérico”. Cocina honesta para acompañar con un vermú de grifo. (Que estamos en Lavapiés). La noche la cogemos con ganas. Estamos en el lugar preciso para conocer el windtonic. Ojo al hielo de la copa. En cada cubito, una infusión congelada con matices cítricos, botánicos, ahumados y hasta caramelos de violeta.

Mesón de Paredes, 81. Madrid.

LA LIBRE

En esta coqueta terraza librería nos olvidamos de lo urgente. 15 años lleva La Libre veraneando en la calle Argumosa. Un espacio con conciencia. Quiere al barrio tanto como a la literatura. Y eso se nota. La carta espléndida. 15 tipos de desayunos diferentes. Nos perdemos por el selecto con cava.

La libre

Y zumos, como el de verduras con hinojo, limón, manzana y jengibre. Para picar; salmón de primera sobre pan de centeno ni el buen jamón con base de tomate fresco y ajo. A media tarde, un té de arándanos rojos e hibisco o un café La Mexicana con el cake vegano casero de naranja. Una carta para comérsela a versos y ser libres.

Argumosa, 39. Madrid.