Sabores peruanos y madrileños en pleno centro de Madrid

Una combinación de platos de origen peruano con otros de procedencia madrileña se dan cita en Hielo y Carbón, un restaurante en el corazón de Gran Vía.

Ignacio Romo
 | 
Foto: Interface Tourism Group

Situado en Gran Vía 31, frente al enorme edificio que alberga una conocida marca de ropa, el Hyatt Centric Gran Vía aloja en su interior el restaurante Hielo y Carbón, capitaneado por el chef Pablo Bernal de la Cierva.

El lugar nace con la idea de fusionar la tradicional comida peruana con la local gastronomía madrileña.   El nombre, “Hielo y Carbón”,  resume a la perfección las dos facciones en las que se divide su cocina: por un lado, la zona del hielo, el "Crudo Bar", donde se elaboran los clásicos ceviches peruanos y otros platos con pescado crudo; y por otro está “Carbón”, el sector de la cocina destinado a las carnes y a las brasas, y donde destaca sobre todo su moderno y potente horno de leña.

Interface Tourism Group

El espacio del restaurante se divide en dos salas claramente diferenciadas. Una primera, más oscura y tranquila, donde se sirven los desayunos y The Brunch, el evento estrella del lugar y que sólo se celebra los domingos de 13.00 a 16.00 horas, a un precio de 35 euros por persona. Las comidas y las cenas se vuelcan hacia la otra zona de la planta, más amplia y luminosa, pues los enormes ventanales con vistas privilegiadas de la Gran Vía se encargan de inundar de luz toda la estancia.

Hielo y Carbón oferta un menú “explorer” por 18 euros. Este menú dispone de distintos entrantes como croquetas (de jamón ibérico, boletos o queso azul con nueces) o bao de calamares con alioli de pera; un plato principal, entre los que destaca el exquisito secreto con humus y chip de buey; y por último los postres, básicos todos ellos: tarta de queso casera, surtido de fruta fresca o yogurt con mermelada.

Interface Tourism Group

Fuera del menú, la carta es extensa y variada, con platos que pasan del ceviche peruano (14 euros), elaborado con corbina y leche de tigre, al atún nikkei (14 euros) o al tiradito apaltado de salmón y ají amarillo (16 euros). En los platos de carne recomendamos el risotto amarillo con lomo saltado, por 18 euros.

Uno de los aspectos más positivos del restaurante son, sin duda, sus cócteles. Una extensa y heterogénea lista de bebidas está disponible para el cliente. Los cócteles que se ofertan van desde los más clásicos y simples, como el bloody Mary o el mojito, a combinados de autor con sabores y olores sorprendentes como El Teki –ron reserva, sirope de almendras, aguamiel casero y elemakule bitter– o el Sonja Maggi, elaborado a base de mezcal, shrub de mango y sirope spiciy.

Interface Tourism Group

Los cócteles se sirven durante la comida, la cena o bien ya por la noche, momento en el que, viernes y sábado, el lugar pasa a orientarse más a la fiesta. Es entonces cuando Hielo y Carbón se convierte en un excelente lugar para disfrutar de la noche madrileña, la música en directo y las  vistas de una Gran Vía iluminada por letreros gigantes y carteles publicitarios.