El restaurante que surgió del confinamiento

Acánthum, galardonado en 2016 con una estrella Michelin, se reinventa en plena crisis de la covid para ofrecer una nueva experiencia  en la que compartir emociones e impresiones con sus comensales, y si te apetece ponerte el delantal y cocinar junto al chef... serás bienvenido.

Redacción Viajar
 | 
Foto: JOSE SALTO

Han sido meses en los que cada uno ha hecho frente a la realidad como ha podido. Xanty Elías eligió involucrarse. Echó el cierre a su restaurante, Acánthum, incluso antes de que lo dictaminara el gobierno, y lo reabrió transformándolo en una cocina de emergencia, la única de Huelva. De la mano de la ONG del chef José Andrés, World Central Kitchen (WCK), y junto a voluntarios de la ciudad, el objetivo fue alimentar a las personas más vulnerables.

Chocos, oreja de judas, guisantes de Palos y su jugo. | Remedios Málvarez

Ahora es el momento de recibir a los clientes, a los de antes y a los que están por venir. Todos ellos tienen ante sí un nuevo restaurante, porque lo vivido durante la crisis sanitaria ha acelerado un cambio de ciclo. Ha sido el detonante y el resultado es el refuerzo de las convicciones del chef, de su filosofía. Nada podía ser igual, Acánthum  ya nunca será lo que fue. El 23 de junio empieza una nueva etapa, una nueva historia.

Dos propuestas, dos experiencias

Cumpliendo con todas las medidas de seguridad, Acánthum, que obtuvo una estrella Michelin en 2016 y que cuenta con dos Soles Repsol, renace con dos propuestas. Xanty Elías y su equipo venían observando desde hace dos años la necesidad de evolucionar la forma de contactar con el cliente y todo lo que le rodea. En eso se basa la filosofía del grupo empresarial, “en trabajar en el reconocimiento de los ecosistemas para generar proyectos gastronómicos”, explica el chef.

Coliflor, foie y champiñón fermentado  | Remedios Málvarez

Es decir, en reconocer ese conjunto de factores sociales, económicos, emocionales, territoriales y culturales, entre otros, que influyen a toda la sociedad. Precisamente porque ahora definitivamente las necesidades del cliente son otras, su cocina quiere ser más consciente que nunca, más cercana y más experiencial, y por todo ello el nuevo modelo exigía ser doble.  

Acánthum a la carta y para disfrutar

Acánthum a la carta es la primera propuesta, en la planta baja, totalmente inédita y con platos clásicos y novedades más casual. Se recupera le esencia de una casa de comidas que atiende asimismo a la temporada, a la despensa de proximidad y con ingredientes reconocibles, es decir, 100% ADN Huelva. Se proponen platos sencillos, perfectos para compartir y llevarse un grato recuerdo de la cocina de este galardonado chef. A la hora de desarrollar esta fórmula, el chef ha pensado en el cliente más cercano y que disfruta de platos que para él ya son clásicos y que desea, además, ser sorprendido con elaboraciones nuevas. 

Presa Cinco Jotas madurada 21 días, tomate y grasa de jamón de bellota. | Jose Cordero

El precio medio ronda los 35 euros (bebidas incluidas). Se han sumado nuevas mesas altas en la zona de la barra y la capacidad es para un máximo de 25 personas.

La segunda propuesta es El Taller de Xanty Elías. En la planta de arriba y reservada para un máximo de 8 comensales, si bien de momento y atendiendo a la normativa será para 6 personas, para aquellos que acepten descubrir un menú único 100% a medida y con el estilo indiscutible del chef, anfitrión absoluto de la experiencia acompañado tan solo por el sumiller. Ellos y los comensales, nadie más.

 

Es un espacio exclusivo, hasta la fecha destinado a I+D pero que ahora permitirá interactuar al máximo, explicar la elección de los alimentos y demostrar, en directo, cómo él los convierte en bocados inolvidables. Cada servicio es una página en blanco por escribir, una obra por representar, con dos actores fijos, el chef y el sumiller en exclusiva, y un máximo de 8 actores invitados a vivir su propia experiencia culinaria. Quien se atreva incluso puede vestirse el delantal y cocinar junto a él. Porque se ha propuesto mirar más que nunca al cliente, escucharle, notar cómo reacciona, compartir impresiones y hacerle partícipe de una vivencia irrepetible.

Presa ibérica 5J madurada 21 días y yema curada  | Remedios Málvarez

En función de la interacción entre todos, de la atmósfera que se produzca y de las emociones que fluyan, esta particular función gastronómica puede durar entre dos horas y media y tres horas y media. Todo depende del final que sus protagonistas deseen escribir…  

El menú es cada día único, nunca se conoce con antelación, hasta el momento del servicio porque no está formulado dado que depende de los comensales y del producto. Es decir, en función del mercado, concretamente el del Carmen, el que cada mañana visita el chef y de esos productos, únicos y excelentes, que le ofrecen los proveedores que le han acompañado siempre.

Xanty Elías  | JOSE SALTO

A medida y único, esto es, adaptado a cada protagonista que acepte el reto de tomar asiento, por eso, existen dos opciones de maridaje: con y sin alcohol. El horario de El Taller de Xanty Elías es de jueves a sábado con horario de única entrada a las 14.00 y a las 21.15 horas.

Éste es el momento de las experiencias reales, sin filtros y junto aquellos que nos importan. Sí, necesitamos vivir para contarlo, vivir para recordarlo. Para ellos y por ellos, Acánthum nunca será lo que fue y renace a través dos formas de descubrir la gastronomía en dos ambientes diferentes y a través de dos experiencias complementarias.