Premiados, recetas y maridajes para celebrar el Día Internacional del Queso

Para que le saques el máximo partido a este exquisito producto

Redacción Viajar
 | 
Foto: Magone / ISTOCK

Hoy celebramos el Día Internacional del Queso, y para ello hemos recopilado algunos de los más ricos según los expertos, también hemos pensado en unas cuantas recetas con el queso como ingrediente principal, para que pongas alguna de ellas en práctica y te des un capricho. Y por último, te mostramos los mejores maridajes, para que saques las botellas de vino y disfrutes del día, aunque sea desde casa. Empezamos...

Los quesos más ricos

Según los World Cheese Awards, un espectáculo y competición de queso que tiene lugar todos los años en Inglaterra, algunos de los mejores son:

Uwe Moser / ISTOCK

River Blueen la pasada edición de este certamen, obtuvo el premio al mejor queso del mundo. Se trata de un queso azul estadounidense, elaborado con leche de vaca ecológica por la quesería Rogue Creamery.

Otros quesos que también han recibido premios, y en este caso son españoles, son algunos como la famosa Torta del Casar, un queso que se elabora con leche curada de oveja merina, cuajo vegetal y sal. 

Sarró De Cabra de Formatges Montbrú es un queso, también español que ya ha recibido varios reconocimientos como uno de los mejores quesos. Hablamos, en este caso, de un semicurado de cabra garrotxa, con leche pasteurizada. 

El queso curado Mahón Menorca de Son Vives está elaborado con leche cruda de vaca menorquina y frisona en la finca Son Vives, y además de tener grandes reconocimientos a nivel mundial como uno de los mejores quesos del mundo, también cuenta con el sello de Denominación de Origen Protegida.

Recetas con queso

AleksandarNakic / ISTOCK

Nestlé nos propone estas deliciosas recetas que además de ser una delicia para el paladar, nos hará pasar un rato divertido.  

Tarta de hojaldre de semillas con calabacín y queso ricotta

Nestlé

Ingredientes

  • 1 Masa de hojaldre con semillas redonda
  • 200 g de espirales de calabacín
  • 300 g de queso ricotta
  • 1 huevo M
  • sal
  • pimienta
  • orégano

Elaboración

Precalentar el horno a 200ºC. Desenrollar la masa de hojaldre con semillas y colocarla en un molde desmoldable de 25x3 cm. Cortar la masa sobrante presionando con los dedos sobre el borde del molde. Mezclar el queso y una pizca de sal y pimienta con el huevo batido. Repartir la mezcla por toda la base. Repartir los espirales de calabacín. Hornear unos 35-40 min hasta que el hojaldre esté dorado. Desmoldar y espolvorear con orégano.

Tartaletas dulces rellenas de queso crema y frambuesas

Nestlé

Ingredientes

  • 1 paquete de Obleas para repostería
  • 100 g de queso blanco cremoso para untar
  • 60 g de mermelada de frambuesa
  • 160 g de frambuesa
  • 1 huevo

Elaboración

Precalentar el horno a 170ºC. Sacar las obleas de la nevera 10 minutos antes de elaborarlas. Colocar las obleas en una hoja de papel de hornear sobre una bandeja de horno. Pintar el borde de las obleas con un poquito de agua. Colocar en el centro una cucharadita de queso, encima la mermelada y las frambuesas (2-3 para cada una). Cerrar las obleas formando tres picos. Pintar con el huevo batido y hornear unos 12-14 minutos.

Gallina Blanca también nos trae algunas recetas con queso para chuparnos los dedos:

Lasaña de jamón y queso

Gallina Blanca

Ingredientes

  • 6 placas de lasaña
  • 6 lonchas de jamón dulce
  • 6 lonchas de queso para fundir
  • 100 gr. de queso para gratinar

Elaboración

En primer lugar, precalienta el horno a 180º. Hidrata las placas de lasaña, según las indicaciones del envase. En una fuente apta para horno, pon una placa de lasaña, una loncha de jamón dulce y otra de queso para fundir, y volver a poner otra placa de lasaña. Repite el proceso hasta terminar las placas. Encima de la última placa, pon el queso para gratinar, introdúcelo en el horno durante unos 15-20 minutos y sirve.

Patatas con bacon y queso

Gallina Blanca

Ingredientes

Elaboración

Comienza cortando las patatas con uno de los cortes más típicos de la cocina española: a la panadera. Estas patatas son aquellas que tienen un corte longitudinal, con el objetivo de conseguir rebanadas de patata que suelen ser ligeramente más gruesas. Una vez tengas tus patatas panadera, ponlas sobre una bandeja para hornear y ve precalentando el horno. Reparte bien el aceite, las especias y el sazonador por todas las patatas, ayúdate de las manos, ¡será mucho más fácil! Cuando tengas bien distribuidos todos en tus patatas, tapa la bandeja con papel de aluminio y hornea durante 20 minutos a 180º.

Mientras las patatas se van cocinando en el horno, ponte a sofreír la cebolla bien cortadita en juliana. Vierte en una sartén bien caliente un chorrito de aceite e incorpora la cebolla a la sartén. Cocínala durante unos cuatro o cinco minutos, removiendo a ratitos para que se dore bien y no se queme. Para aumentar la sudoración de la cebolla, añade un pellizquito de sal sobre ella y deja que actúe. Una vez la cebolla haya perdido turgencia, añade el bacon y cocínalo hasta que se dore y adquiera un precioso color doradito. Una vez el bacon esté listo, añade la nata y el queso, para que el sofrito quede cremoso. Y, recordemos, ¡todo mejora con queso! Sí, hasta el bacon.

 

Cuando la nata comience a hervir, baja un poco el fuego y sigue cocinando durante unos cinco minutitos más, para que se saborice correctamente con el bacon y la cebolla.  Una vez la nata esté tenga un color más oscuro, producto del bacon tostado y la cebolla cocinada, saca las patatas y vierte esta mezcla por encima. Ahora, espolvoréa orégano y queso rallado por encima de las patatas y, ¡al horno otra vez! Con esto, conseguirás que las patatas se gratinen, es decir, el queso se dorará y funcionará como una capa protectora que mantendrá los aromas y sabores concentrados en la salsa cremosa de queso de tus patatas. Pasados esos 20 minutos y con el queso ya doradito, es hora de sacar las patatas y dejar que se atemperen.

Un vino para cada queso

Rueda

Queso Gruyere

Este queso duro suizo está elaborado a base de leche de vaca entera y posee un sabor dulce, similar a la nuez, que perdura en el paladar. Su sabor y textura varían con la edad, pero es característico por su aroma y sabor picante. Es el ingrediente perfecto para recetas como: quiches, sopas de cebolla o ensalada. Hoy te proponemos acompañarlo con un Yllera Verdejo Vendimia Nocturna 2018 de Bodegas Grupo Yllera. La madurez frutal del vino, y los toques herbáceos permiten que el Gruyère ensalce su suavidad y su sabor picante. Este vino presenta un color amarillo pajizo con toques verdosos. En nariz se aprecian aromas de frutas cítricas, frutas blancas y un toque anisado al final. Muy elegante y sedoso en boca, nos deja un agradable sabor amargo, típico de la variedad Verdejo de la D.O. Rueda.                                             

Raclette

También procedente de suiza, este queso tradicional del país posee un característico por su punto ácido. Qué mejor que tomarlo fundido en el plato que lleva su nombre y que se ha convertido en todo un ritual perfecto para una comida familiar: La Raclette. Acompáñalo junto a los ingredientes tradicionales como patatas cocidas o embutidos variados, descorchando una botella de Tres Pilares Verdejo 2019 de Bodegas Tres Pilares. Este tipo de queso encaja fácilmente con este Verdejo de la D.O. Rueda, gracias a la viveza y a los toques afrutados del vino. De color amarillo pajizo con reflejos verdosos, muy intenso en nariz y rico en matices; pomelo, mandarina y finas hierbas balsámicas. Entrada en boca agradable y con una buena acidez, el final es largo y ligeramente goloso.

Queso Castellano

Producto regional de Castilla y León, elaborado con leche de oveja cruda o pasteurizada. Es ligeramente picante y tiene un sabor persistente. Vale la pena tomarlo solo. De hecho, es ideal para tomar en cualquier momento del día, como aperitivo o como postre, y acompañado de una copa de Campo Eliseo Cuvée alegre Verdejo 2018 de Bodegas Burdigala. Un vino que, con su frescura y cremosidad, matizará el carácter potente del queso castellano. Este vino presenta un color amarillo intenso con destellos verdosos. En nariz se aprecia un amplio abanico de aromas, con matices de manzana, pera y notas cítricas. La permanencia y crianza sobre lías le confiere un agradable recuerdo de frutos secos y de pan brioche. En boca resulta sedoso, estructurado y con una acidez equilibrada.

Mikhail Sedov / ISTOCK

Queso Provolone

Queso italiano originario del sur del país, hecho con leche de vaca y con un sabor distinto, depende de su versión, dulce o picante. Algunas variedades incluso pueden ser ahumadas. Para conseguir que desprenda todos sus aromas y su sabor intenso, se recomienda tomarlo caliente. Por ejemplo, con tomate en rodajas sobre un plato de barro y directo al horno, acompañado de una copa de Cuatro Rayas 40 vendimias Cuvée 2018, de bodegas Cuatro Rayas, este vino encaja a la perfección por la buena acidez y matices ahumados que presenta el vino y que pueden aparecer en el queso provolone. Presenta un bonito color amarillo limón con tonos acerados, en nariz resulta muy intenso y varietal, toques anisados, heno y con recuerdos balsámicos de su paso por madera. En boca es amplio, intenso, envolvente y con una acidez muy bien integrada.

Queso de oveja curado con trufa

Elaborado a base de leche de oveja es un queso diferente, muy exótico, con un sabor intenso y único, gracias al aroma que le confiere la trufa. Es perfecto para consumirlo en la clásica tabla de quesos junto con una copa de Un queso de oveja trufado, presenta unas características organolépticas intensas, persistentes, untuosas y algo salinas en boca, matizadas por cierta sensación de humedad, de tierra, de mineralidad, que posiblemente le aporta la trufa. Para esta ocasión os recomendamos un vino de Javier Sanz Fermentado en Barrica 2018, de Bodegas Javier Sanz, este vino armoniza perfectamente con los matices terrosos del queso, debido a los aromas tostados que le da el paso del vino por barrica.  De color amarillo dorado y muy brillante. En nariz es elegante y rico en matices con aromas de tierra seca, heno y de   fruta madura de hueso, tipo melocotón y albaricoque. En boca es sedoso y con toques minerales con una madera bien integrada. Un vino con un final largo y equilibrado para disfrutar en buena compañía.

 

Si te gusta cocinar, prueba nuestro cupón descuento Cecotec y compra electrodomésticos buenos para ejecutar las mejores recetas