Los mejores restaurantes "de cuchara"

Son recetas de siempre. Platos que elaboran nuestras madres. Heredados de nuestras abuelas. Algunos en peligro de extinción. Todos para repetir. Hoy probamos el cuchareo que no puedes perderte.

REdacción Viajar
 | 
Foto: D.R.

Ángela Restaurante

Ángela es famoso por las sopas de ajo con costra al horno. Un plato tan tradicional como exquisito y contundente. (Habría que inventar nuevos adjetivos para describirlo). Una propuesta que compite en otoño con las alubias blancas con caza escabechada,  las lentejas con matanza o los caldos naturales. Para la cena, una crema de espárragos o una de las novedades de este otoño; la crema de calabaza con alcaparras fritas. Cocina tradicional castellana que disfrutamos junto a una cerveza artesana. Mientras, la despensa se llena de productos de la zona. Así es esta casa que descubrimos en el centro de Valladolid.

D.R

Calle Doctor Cazalla, 1. Valladolid.

Casa Zaca

Desde 1940, en Zaca elaboran los famosos judíones de La Granja. Los mismos que preparaban en aquella casa de postas y comidas desde los pasajeros viajaban a Madrid. Para aquel (entonces largo) camino, no había mejor forma de reponer fuerzas. Hoy, la tercera generación trabaja día a día por mantener la esencia de este rincón. Un imprescindible para los amantes de este plato de cuchara. (Son muchos los que se desplazan de otras ciudades para disfrutarlo). Y nosotros no íbamos a ser menos. Si te quieres sentir como en Casa Zaca, el libro “Las recetas de Antonia, 40 años de comidas en Casa Zaca” te enseña cómo preparar este y otros platos.

D.R.

Embajadores, 6. Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, Segovia.

El Marinero

El Marinero no es un sitio de cuchareo propiamente dicho. De hecho, es un restaurante de playa donde abunda el rodaballo, el rape, el atún rojo o el bacalao. Aquí solo tienen un plato de cuchara. Pero qué plato. Sacado de la cocina de la madre más cocinillas. Hablamos de la sopa de Marisco con vieira, alga wakame y pochas marineras con nécoras y gambas. Razones no le faltan para ser uno de los favoritos. Eso desde luego. Un guiso de siempre elaborado a fuego lento con productos de primera. Una propuesta que sigue en carta desde el principio. Desde que Raquel y Luis apostaron por un restaurante marinero en un pueblo que vive mirando al mar.

D.R.

Paseo de la Marina Española, 10. Suances, Cantabria.

Casa Maragata

La sopa de cocido de Casa Maragata bien merece una parada en nuestro camino de cuchareo. La última parada. Porque en este restaurante de Astorga, el cocido lo comemos al revés. Empezamos por el final y terminamos por el principio. 30 años llevan preparando este plato. Y eso se nota. Los ingredientes, productos de la tierra y de la huerta. La receta, más tradicional imposible. Cuando preguntamos si habrá novedades este otoño nos contestan que sí: “la novedad es que seguiremos apostando muy fuerte por esta receta tradicional.” Así que empezamos con la bandeja de carnes; oreja, panceta, morro de cerdo, cecina de Astorga. Y vamos dejando sitio para una sopa llena de sabor y un vino D.O Bierzo. Y para las natillas caseras.

Varios restaurantes. Entramos en Calle Húsar Tiburcio, 2. Astorga, León.

Zuppa

“Not So Fast Food es nuestro mantra”, nos dicen en Zuppa. Un take away de sopas, cremas y platos de cuchara. Zuppa es eso, sopa en italiano. Sabe tan bien como suena. A caldos naturales hechos aquí mismo. A esas verduras que llegan diariamente. El  menú va cambiando. Adaptándose a la temporada. Así que ahora nos preparamos para el cambio de estación. Cuchara en mano, probamos la Sopa Thai. Pollo, champiñones, lima kaffir, lemongrass y jengibre. Y si hay un clásico que triunfa en Zuppa es la crema de Calabaza; con jengibre y topping de semillas. Platos saludables y muy asequibles en un local diáfano con un punto canalla.

D.R.

Calle Atocha, 47. Madrid