Los lugares donde probar el auténtico Panettone

El “pan de Toni” se convirtió en el dulce más famoso de Italia. De eso hace ya siglos. Hoy, la creación del joven pastelero nos ha conquistado a todos por igual. Estos son algunos de los imprescindibles.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Silvio Posada y Fernando Merino

Cloudstreet Bakery. Barcelona

D.R

Colgado bocabajo. Así manda la tradición que se coloque el panettone tras el horneado y así lo hace Tonatiuh Cortés. Este músico mexicano acaba de hacerse con el galardón Mejor Panettone de España 2019. Con solo 6 años de vida, Cloudstreet Bakery ya es una pastelería obligada en Barcelona. Por no hablar de estas fechas. Reserva uno de los clásicos panettone con pasas, naranja y limón. Los elaboran artesanalmente y con masa madre (Si no, nunca sería un verdadero panettone italiano). Cuando lo pruebes, estarás deseando que todo el año sea Navidad. (Y no exageramos).

Calle del Rosselló, 112. Barcelona.

D.R

Monplá. Valencia

D.R

Salvador Pla es una eminencia en esto de la pastelería. Y entre sus grandes logros, los panettone que prepara año tras año artesanalmente. Cuatro variedades diferentes y mucho sabor. Este año podemos probar en Monplá el de limón o naranja confitada. Otro de los favoritos, el de cacao y avellanas. O el de vainas de vainilla. El año pasado, Salvador fue elegido “Pastelero Mundial 2018”. Era un reconocimiento a esas jornadas que arrancan muy temprano, al amanecer. A tantos días de creatividad. Y a ese sinfín de aromas reconocibles que nacen en su obrador de Valencia desde los años 60.

Calle de Pizarro, 32. Valencia.

D.R

Pattiseria Takashi Ochiai. Barcelona

D.R

Sorprende. Porque es un dulce tradicionalmente italiano. Pero sí. En esta pastelería japonesa preparan unos panettone de escándalo. Takashi Ochiachi es el alma de este espacio. En 2018, el suyo fue elegido el Mejor Panettone de España. Así es como en esta patisseria japonesa se coló este dulce entre minimochis, magdalenas de té o el mousse de té verde. Y en la 1ª Copa del Mundo de Panettone, el jefe del obrador Jordi Morelló se ha hecho con el quinto puesto. Ya podemos probar las especialidades diferentes de panettone: tradicional de fruta, gianduja, chocolate y té verde. Se recomienda reservar.

Calle del Comte Urgell, 110. Barcelona.

La Duquesita. Madrid

Silvio Posada y Fernando Merino

Panettone de frambuesa. Lo probamos en La Duquesita. Es la nueva creación de Oriol Balaguer y puedes comprarlo en dos tamaños. (Medio kilo o un kilo). Además, en estas fechas regresan los clásicos. Para los que prefieren ir sobre seguro, elaboran también los panettone de Gianduia con castaña. Entre los favoritos, el de fruta y chocolate. El artesano vuelve a emocionarnos. Cada uno de estos dulces es una obra de arte. Su textura, sabor, aroma, aspecto, corte y alveolado lo convierten en un dulce único. Como esta tienda centenaria que parece sacada de un cuento.

Fernando VI, 2. Madrid.

Silvio Posada y Fernando Merino

Dolç Yann Duytsche. San Cugat del Vallés, Barcelona.

D.R

Escribir bien el nombre de esta pastelería es misión imposible. Tanto como resistirse a uno de sus panettone. La masa madre tiene la friolera de 95 años. Ha pasado de generación en generación hasta llegar a nuestros días. Y si la cosa va de cifras, hasta 48 horas de fermentación tiene este panettone. En 2017 recibió el Premio al "Miglior Panettone al Cioccolato”. Nada menos que en Italia. Lo preparan de fresa o fruta confitada con naranja, pasas y cidra. También nos ofrecen el panettone de chocolate con leche, el de chocolate negro y el de chocolate blanco con trozos de albaricoque fresco.

Calle Josep Puig i Cadafalch, 50. San Cugat del Vallés, Barcelona.

D.R