Los mejores sitios para comer cocido en Madrid

Te presentamos los mejores restaurantes en los que disfrutar del plato más castizo de la capital española...

Yolanda Guirado
 | 
Foto: D.R.

La fórmula nunca falla: Cocido + siesta. Funciona siempre. Quédate con estos nombres si quieres disfrutar de la receta madrileña como mandan las Leyes de la Gastronomía.

Lhardy

D.R.

Fue durante años el cocido que tomaban el gran Pérez Galdós o Mesonero Romanos. Arriba en el salón Isabelino podrás disfrutar de un cocido a tres vuelcos. Otra opción, pide el Menú de Cocido. Las croquetitas son el preludio de una experiencia más Gata que la Puerta de Alcalá. La sopa de picadillo de jamón y pollo abre el almuerzo. Después, es el turno de los garbanzos, las carnes del puchero y el tuétano de caña. Esperamos impacientes la bola; una pelota de carne picada que sirven con salsa de tomate. “La Charcutería Fina” no se hace esperar. Codillo de jamón, chorizo o salchicha. Si pasas por la carrera de San Jerónimo en un día frío, siempre puedes pararte en la tienda y calentarte con una taza de caldo.

📍Carrera de San Jerónimo, 8. Madrid.

Los Galayos

Marcu Ovidiu

Lleva abierto desde 1894. Entonces se llamaba Casa Rojo y solo servían tapas y aperitivos. El cocido llegaría después a este espacio del Madrid de los Austrias. Y como viene siendo ya tradición en invierno, todos los días preparan a mediodía el clásico cocido en dos vuelcos. Primero, la sopa de fideos. En el segundo vuelco sirven las carnes y verduras. Una receta de siglos que podemos disfrutar en unos de los veladores de la Plaza Mayor.  Para ir abriendo boca, unas croquetas de jamón ibérico y dos quesos; Cabrales y Brie. El cochinillo asado habrá que dejarlo para otro día. Con el cocido y una siesta, habremos cumplido por hoy.

Marcu Ovidiu

📍Calle de Botoneras, 5. Madrid.

Taberna La Bola

D.R.

Hasta la mismísima Ava Gardner ha probado este cocido. La fidelidad es un grado en esta taberna. La receta se mantiene intacta en la cocina. Nos cuentan que es la misma que la de Cándida Santos, aquella asturiana que le dio vida a este espacio. Y como la vida de las ciudades es la de los bares, La Bola llenó de vida aquel Madrid del siglo XVIII. Hoy solo sirven un cocido. Hace un siglo, ofrecían varios. El más económico era el de las 12 de la mañana y costaba algo más de una peseta. El de carne y tocino solo estaba al alcance de algunos. Hoy, lo siguen elaborando en un puchero de barro y se cuece al carbón durante 4 horas. Los fines de semana conviene reservar.

D.R.

📍Calle de la Bola, 5. Madrid.

La Gran Tasca

D.R.

“Posiblemente, el mejor cocido madrileño del mundo”. Así se presentan en La Gran Tasca. Con este aval gastronómico, a ver quién se resiste. Nosotros desde luego, no. La experiencia empieza con un primer vuelco. La sopa de fideos va acompañada de guindillas y cebolleta. La sopera se queda en el centro de la mesa. Por si queremos repetir. Esto no ha hecho más que empezar. Vamos a por el segundo vuelco. 15 ingredientes entre garbanzos castellanos, verduras, chorizo asturiano o morcilla de cebolla y arroz. En un cocido completo no puede faltar la pelota madrileña “Gran Tasca”. ¿Y qué decir de la pringá? “Descomunal”, nos dicen. Testado. 

D.R.

📍Calle de Santa Engracia, 161. Madrid.

Barra y Mantel

D.R.

Los martes toca cocido en Barra y Mantel. Aquí la receta es castiza 100%. Y nos la sirven en dos vuelcos. Primero llega la sopa de fideos. Cuando el cuerpo ha entrado en calor, la mesa se llena de garbanzos, verduras y carnes. La zanahoria, las piparras o el repollo dan color a este almuerzo. Aquí están todos los sabores del invierno madrileño: tocino, panceta, morcilla de Burgos, chorizo o morcillo. No falta la tradicional bola de pan con perejil. En esta receta, Iván González da cobijo a los productos de la tierra. Sin ir más lejos, el garbanzo, uno de los grandes protagonistas de este plato, es autóctono. O lo que es lo mismo, Gato Gato.

D.R.

📍Calle de Jorge Juan, 50. Madrid.