Casa Marcelo y Arallo Taberna, así son los restaurantes gallegos más modernos

La cocina gallega es de lo mejor que tenemos en España. Nadie lo pone en duda. El mar brinda a las mejores mesas, tesoros que solo pueden ser cultivados allí mismo. Lo mismo sucede con las verduras o las carnes, entre ellas la preciada vaca vieja gallega. Pulpo, empanadas, mariscos, grelos... Nos fascina todo lo que tiene que ver con Galicia.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: D.R

Hay restaurantes que van un paso más allá. Aquellos que sin olvidar de donde vienen, centran su apuesta en, utilizando las mejores materias primas gallegas, hacer que su cocina viaje, con tintes de Japón, Perú o la India, dando lugar a un verdadero festival de sabores en torno a la mesa. Ellos son Casa Marcelo, en Santiago de Compostela y Arallo Taberna, con sedes en A Coruña y Madrid

Casa Marcelo – Santiago de Compostela

D.R

Una vez sobrepasada la apabullante plaza del Obradoiro, darás con una pequeña callecita aledaña, donde a las horas de comer y cenar, siempre hay cola. ¿Qué hay allí? Nada menos que Casa Marcelo, uno de los mejores restaurantes de toda la provincia. Y en la cola no solo hay españoles, hay japoneses, estadounidenses, chinos y de todas partes del mundo, lo que significa que su cocina ha traspasado fronteras y todos los viajeros ávidos de nuevas experiencias, quieren comer aquí.

D.R

En Casa Marcelo no aceptan reservas, así que lo mejor es apostarte junto a su puerta, siempre guardando la cola, antes de las 13:30 si quieres comer y antes de las 20:30. Solo hay espacio para 40 comensales y solo admiten reservas para mesas de más de 8 comensales, así que si quieres comer allí, te costará un poquito lograrlo. Muchos de los días también doblan mesas en un segundo turno a las 15:00 y a las 22:30. Pero como dicen, lo que algo cuesta algo, sabe mejor. Dispone de una larga mesa compartida y la opción de sitios en barra, con la cocina totalmente a la vista, lo que nos hace pensar que se trata de una apuesta divertida e informal. Pero, ¿qué hace que este restaurante con 20 años de vida sea algo tan especial?

D.R

En 1999, Marcelo Tejedor fundaba esta casa, concebido como un restaurante formal, que al poco consiguió su estrella Michelin. Pero en 2013, decidió darle un giro radical al local, convirtiéndolo en una apuesta informal y casual, donde la cocina estaba a la vista del comensal y los cocineros hacían las veces de camareros, sirviendo ellos mismos los platos. Así, la propuesta de estos últimos años se basa en una carta con pequeñas raciones, con platos de cocina, tanto gallega, como del mundo y sabores de Asia, Perú o México. La carta cambia a veces casi a diario, pero hay algunos platos que mantienen y que se han convertido en clásicos de la casa, como sus zamburiñas XO, los Har-Gao de gambas al ajillo o la patata, puerro, yema de huevo y tocino ibérico.

Más información: Rúa Hortas, 1. Tel. 981 558 580. Santiago de Compostela

Arallo Taberna – Madrid y A Coruña

D.R

Galleguismo sin tópicos. Es uno de los pilares fundamentales de Arallo Taberna. Después de triunfar en A Coruña, Arallo hizo las maletas y abrió una nueva sede en Madrid, en la céntrica calle de la Reina. En un local de tintes industriales, concebido a modo de contenedor de barco y con la barra -y su actividad frenética- a la vista del comensal, nacía este proyecto del mismo grupo de Alabaster y 49 Steps Bar & Grill en Mallorca. Frente al fine dining de su otra apuesta madrileña, aquí se practica el fun dining. No esperes manteles de hilo y cubertería de plata, aquí se disfruta con cubiertos de madera y palillos. Sí, palillos, porque parte de la cocina de Arallo viene de muy lejos, con influencias viajeras de diferentes partes del mundo. 

D.R

Han logrado hacer una perfecta fusión entre el producto gallego genuino y sabores de otros países, con un concepto canalla y divertido y muy en consonancia con el street-food. La carta es sencilla y van introduciendo platos como novedad, pero hay algunos que permanecen en el menú y que hay que probar sí o sí. Buen ejemplo de ellos son las volandeiras agridulces, la maravillosa croqueta nigiri de merluza, que se presenta con una lasca del pescado encima o el tuétano a la brasa del Josper con steak tartar de rubia gallega. Pero su carta cambia cada semana y algunas de las últimas incorporaciones han sido la empanada crujiente de xoubas o unos deliciosos dumplings Peridourdine, que rescatan la tradicional salsa francesa, para meterla dentro de un bocado chino. 

D.R

Más información: Reina, 31. Tel: 690 673 796. Madrid / Plaza de María Pita, 3. Sin reservas. A Coruña