Un viaje de pata negra: ocho visitas imprescindibles en la Sierra de Aracena

Lo que no te puedes perder en la cuna de mejor jamón del mundo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Andie_Alpion / ISTOCK

Para muchos el mejor jamón del mundo se llama Jabugo, un nombre que resuena en todos los rincones del globo. Un manjar que para alcanzar su grado de exquisitez sigue este mismo recorrido: desde su origen en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Huelva, a su curación en los secaderos desperdigados por bellos pueblos blancos y, finalmente, a su degustación en los restaurantes de la zona rendidos a su bocado estrella.

Estamos a las puertas la montanera, el periodo de alimentación natural del cerdo ibérico, que arranca a principios de noviembre y termina en el mes de marzo. Un tiempo en el que este apreciado mamífero pasa de pesar unos 90 kilos a alcanzar, de media, nada menos que unos 160. La clave: darse un festín sin igual a bellotas para volverse gordo y lustroso.

Cerdo ibérico, Aracena, Huelva
Cerdo ibérico, Aracena, Huelva | jarcosa / ISTOCK

Aprovechamos esta coyuntura para emprender una bonita ruta por esta sierra emplazada al norte de la provincia que conforma el paisaje de fondo de la ruta ibérica. Un rincón tapizado de encinas, alcornoques, robles, castaños y quejigos, en el que se esconden múltiples atractivos, relacionados (o no) con el jamón de bellota, quintaesencia de la gastronomía española. Estas son las ocho visitas que no te puedes perder:

La Dehesa

Aquí, en este bosque ondulado al que el hombre clareó siglos atrás para una mejor explotación, comienza nuestra ruta por este sabroso rincón de Huelva agraciado con el oro pata negra. Es donde, alegre y despreocupado, habita el cerdo ibérico puro, seña de identidad de la sierra. Donde se atiborra a bellotas, las responsables de ese sabor inigualable que luego exhibirá nuestro jamón.

La Plaza del Jamón de Jabugo

Entre los numerosos pueblos serranos que conforman esta ruta, no puede faltar el mismo que da nombre a nuestro producto. Nos referimos, claro, a Jabugo que, por si fuera poco, cuenta con la emblemática Plaza del Jamón y unas calles cuyo aroma ibérico despierta un feroz apetito. Es aquí donde se asienta Cinco Jotas, tal vez la marca más legendaria.

Las calles de Jabugo están impregnadas del olor de uno de los mejores jamones del mundo
Las calles de Jabugo están impregnadas del olor de uno de los mejores jamones del mundo | Pablo Guiroy Pedrosa / ISTOCK

Un secadero

Claro, porque es el lugar en el que descubrir dónde nace el genuino sabor ibérico. Y hay dónde elegir, puesto que la Sierra de Aracena y Picos de Aroche está plaga de secaderos en los que se produce la curación, ya que es aquí donde esta sabiduría tradicional ha sido transmitida de padres a hijos. También por sus condiciones climáticas, perfectas para que el jamón tome cuerpo: altitud, temperaturas suaves y unas múltiples precipitaciones (dicen que llueve incluso más que en la propia Londres) que se deben a que las borrascas del Atlántico rompen de pronto en sus montañas.

La Gruta de las Maravillas

Dejemos a un lado (por un rato) el jamón para visitar una de las mayores y más bellas rarezas geológicas del sur peninsular. La Gruta de las Maravillas es una inmensa oquedad de caprichosas y formidables estructuras pétreas que se extiende a lo largo de 2.130 metros. La leyenda asegura que fue un pastor quien la descubrió de forma fortuita allá por 1886. No fue abierta al público hasta 1914, cuando fueron estudiados y señalizados los doce salones cársticos que acoge en su interior.

La Gruta de las Maravillas es una impresionante cueva que visitar en un viaje a Huelva
La Gruta de las Maravillas es una impresionante cueva que visitar en un viaje a Huelva | makasana / ISTOCK

Aracena

Es otro de los pueblos imprescindibles, blanquísimo, empedrado, con bellas casas solariegas y viejas fuentes y lavaderos. Ejerce como capital de la comarca y entre sus monumentos destacados está la iglesia gótica de Nuestra Señora del Dolor, el Ayuntamiento y el casino modernista de Arias Montano. No podía faltar, claro, el Museo del Jamón que ofrece visitas guiadas cuya guinda es una degustación ibérica.

El pueblo de Aracena tiene mucha historia que contar como capital de la Sierra
El pueblo de Aracena tiene mucha historia que contar como capital de la Sierra | mtcurado / ISTOCK

El Castillo de Cortejana

Otra bonita visita es la de esta fortaleza medieval que se alza sobre el cerro más alto de la localidad del mismo nombre. Un castillo cuyo origen a una leyenda oral que la fundación tuvo lugar por un desconocido caballero, aunque también se ha vinculado a la figura del rey Sancho IV de Castilla. No sólo su perfil resulta fotogénico: en su interior existe un interesante museo que ilustra sobre la historia fronteriza de esta sierra.

Mezquita de Almonaster La Real

Construida entre los siglos IX y X, esta mezquita oculta en el interior de los restos amurallados del Castillo de Almonaster corona el cerro que domina esta localidad onubense. Su valor no sólo pasa por ser un testimonio excepcional de las primeras obras islámicas de España sino que, además, es la única mezquita que ha llegado prácticamente intacta hasta nuestros días en una zona rural.

La antiquísima Mezquita de Almonaster La Real es uno de los iconos de Huelva y Andalucía
La antiquísima Mezquita de Almonaster La Real es uno de los iconos de Huelva y Andalucía | Andie_Alpion / ISTOCK

Otros pueblos

Más pequeños, pero no menos evocadores, son otros muchos pueblos que se resisten al paso del tiempo y mantienen su sabor añejo: Linares de la Sierra, Alájar, Castaño del Robledo, El Repilado, Fuenteheridos… son sólo algunos de ellos.