La Ruta de los Faros de Mallorca: así es el recorrido a pie más bonito de las Baleares

Una manera diferente de conocer la costa y los pueblos del litoral mallorquín

Miriam González
 | 
Foto: cinoby / ISTOCK

La mayor de las Islas Baleares, Mallorca, reúne todo lo que cualquier viajero desea: desde la tranquilidad de la playa, en la que no hace falta levantarse de la tumbona para disfrutar de alguno de los paisajes más deslumbrantes de la isla, o para aquellos que buscan aventuras únicas en algunos de los senderos con más belleza de toda España. También es un destino ideal para los que buscan algunos de los pueblos más encantadores bañados por el mediterráneo. Y es que Mallorca es, sencillamente, espectacular. 

Sendero con vistas a la costa mallorquina
Sendero con vistas a la costa mallorquina | Sabine Wagner / ISTOCK

Ahora, además, podemos recorrer los impresionantes senderos que conectan Mallorca de punta a punta, que nos muestran una visión única de sus costas y pueblos y en los que veremos la isla de una manera diferente. Y es que el Consell de Mallorca ha creado una nueva ruta a lo largo del litoral sureste que abarca más de 280 kilómetros, conectando toda la costa desde la localidad de Capdepera hasta Andratx, está formada por 12 etapas donde veremos los faros y varaderos más impresionantes de la isla, pero, además, conoceremos pueblos como Manacor o Llucmajor y atravesaremos Palma de Mallorca.

Impresionantes vistas de la Cala Romántica, una de las playas que se ven por la Ruta de los Faros
Impresionantes vistas de la Cala Romántica, una de las playas que se ven por la Ruta de los Faros | Alex / ISTOCK

Como nos adelanta el nombre de la ruta, los faros son los protagonistas de este recorrido, donde veremos como han cambiado con el paso de los años y como se han integrado dentro del paisaje costero mallorquín, además de dar luz en las noches más oscuras, algunos de estos faros cuentan historias muy interesantes sobre ocupaciones, guerras e incluso música.

El faro de Portocolom es reconocido por su importante componente histórico, debido a que durante la Guerra Civil española los alemanes y los italianos llegaron a las Islas Baleares y ocuparon algunos pueblos y zonas costeras de Mallorca, entre los que se encontraba este faro.

Vista del amanecer con el faro de Portocolom como testigo del fin de su trabajo
Vista del amanecer con el faro de Portocolom como testigo del fin de su trabajo | Gustavo Muñoz Soriano / ISTOCK

El faro de Capdepera destaca por su conexión con la música, ya que uno de sus guardianes fareros componía canciones durante sus horas de trabajo y actualmente están integradas en los coros de la zona de Artá y, además, Joan Manuel Serrat canta "Prefiero los caminos a las fronteras, y una mariposa al Rockefeller Center y el farero de Capdepera al vigía de Occidente” en su canción “Cada loco con su tema”.

El Faro de Capdepera alumbrando la noche mallorquina
El Faro de Capdepera alumbrando la noche mallorquina | cinoby / ISTOCK

En el camino también encontraremos el Faro de Cap Blanc, uno de los mejores lugares para contemplar como el día, en Mallorca, está tocando a su fin y el de Cap de Ses Salines, conocido por ser el primer faro en funcionar con placas solares en España.

Preciosa estampa de la unión entre el faro de Cap de Ses Salines y las costa de Mallorca
Preciosa estampa de la unión entre el faro de Cap de Ses Salines y las costa de Mallorca | Alex / ISTOCK

Esta nueva ruta se une a los otros dos caminos oficiales que recorren Mallorca, entre los tres trazan un recorrido de más de 700 kilómetros. El primero de los caminos es la Ruta de Piedra Seca que descubre los secretos de los paisajes de piedra seca de la Serra de Tramuntana. La segunda es la Ruta Artà-Lluc que enlaza las sierras de Llevant con la zona central de la Serra de Tramuntana.

Vistas del atardecer y del Faro de Cap Blanc
Vistas del atardecer y del Faro de Cap Blanc | Neme Jimenez / ISTOCK

Con etapas de entre 14 y 30 kilómetros veremos una Mallorca diferente, calas escondidas solo accesibles para los valientes que comienzan este peregrinaje, núcleos urbanos donde conocer la historia de la isla más grande de las baleares. Un belleza única que nos espera con los brazos abiertos y con ganas de que descubramos sus secretos mejor guardados.