Peñíscola, un destino de película

El reflejo de la cálida luz del mediterráneo frente al perfil blanco y azul de Peñíscola ha fascinado a numerosos cineastas y fotógrafos

Emilio Gascón
 | 
Foto: Shutterstock

Durante generaciones, Peñíscola y su particular silueta adentrándose en el mar, su contraste de colores blancos y azules entre murallas pétreas y su luz mediterránea, ha cautivado a pintores, escultores, escritores, cineastas y artistas de toda índole.

Su belleza bohemia ha atraído a toda suerte de amantes de las artes plásticas y su condición de casi isla ha aportado la sensación necesaria de paraíso cercano, de Ítaca necesaria.

Peñíscola / ISTOCK

Ya en los años setenta, un buen número de pintores y escultores llegaban a esta perla del Mediterráneo buscando inspiración y refugio, la mágica luz que se colaba entre sus callejuelas de casas encaladas con fugas constantes al mar, desde cada rincón de la ciudadela, les atrapó y comenzaron a aparecer pequeños talleres de artesanía de los que hoy queda buena muestra. Desde Barcelona o Valencia, incluso desde Madrid, se asentaban entre los oriundos maravillados por cómo, en algunos rincones, parecía que se había detenido el tiempo.

Con el paso de los años, llegaron los aficionados a la fotografía, al cine y la televisión; guionistas necesitados de la paz y la calma indispensables para crear sobre un papel en blanco, sólo interrumpida por los embates del mar contra los acantilados de piedra; fotógrafos sedientos de la luz especial que la cubre cada tarde en la hora bruja; o cineastas encandilados por sus estelares apariciones en películas de mediados de siglo con proyección nacional e internacional.

Peñíscola conserva hoy, entre alojamientos con encanto y decenas de pequeñas tiendas que salpican de color las fachadas blancas de dinteles azules, el atractivo de su sensualidad original, la capacidad de seguir siendo inspiración y musa.

Peñíscola / ISTOCK

De la Edad Media a Juego de Tronos

Aunque hay precedentes, la película que puso en el mapa cinematográfico a Peñíscola fue El Cid (1961), con Charlton Heston y Sofía Loren. En los últimos años, la localidad ha regresado a primera línea con Juego de Tronos. La producción inspirada en las novelas de George R, Martin rodó varias escenas de los capítulos 1, 4 y 8 de la sexta temporada.