Playas de montaña: nos refrescamos en los mejores baños naturales de Cáceres

Chapuzones de agua dulce para aliviar los últimos calores del verano

Elena Ortega
 | 
Foto: Turismo de Extremadura

Desde la comarca de las Hurdes hasta Sierra de Gata sin olvidar La Vera o del Jerte, la provincia de Cáceres está regada por aguas transparentes y frescas que configuran numerosas zonas de baño donde refugiarse del calor estival. Gargantas, pozas, presas, cascadas y muchas piscinas naturales salpicadas entre pintorescos pueblos y frondosas montañas y valles para una refrescante escapada de última hora.

Los Pilones en Garganta de los Infiernos
Los Pilones, en Garganta de los Infiernos.  | Turismo de Extremadura

Si quieres cerrar las vacaciones refrescándote en estas fantásticas playas de agua dulce, te damos nuestras recomendaciones para alojarte en alguno de los hoteles de la Red de Hospederías de Extremadura repartidos por toda la provincia. Alojados en conventos, palacios y casas señoriales proponen estancias únicas acompañadas de la gastronomía local.

Un río de lo más bohemio en Sierra de Gata

Entre olivares nos adentramos en Villasbuenas para disfrutar del ambiente bohemio de la Ribera de Gata. Hamacas colgando de los árboles, una cantina en la que pasar largas comidas veraniegas y una amplia agenda de actividades hacen de esta piscina el lugar ideal para disfrutar de un día refrescante en Sierra de Gata. Además se permite el acceso con mascotas para que la compañía sea de lo más completa.

Rivera de Gata
Rivera de Gata en Villasbuenas de Gata.  | Turismo de Extremadura

Si visitas esta piscina, te recomendamos alojarte en la Hospedería Conventual Sierra de Gata.

Chapuzones inspiradores ante un molino en Sierra de Gata

Continuamos en Sierra de Gata para llegar al arroyo de San Juan, en Torre de Don Miguel, donde un antiguo molino y cuatro almazaras de aceite, parte de la Ruta de los Molinos, conforman el ambiente inspirador de otra fabulosa zona de baño. Varias sombrillas de brezo dan sombra a un cuidadísimo césped ante el río represado a modo de piscina. A la hora de comer, un chiringuito ofrece las delicias locales.

Arroyo de San Juan, en Torre de Don Miguel
Arroyo de San Juan, en Torre de Don Miguel. | Isidro Febles - Piti García/Turismo de Extremadura

La hospedería Conventual de Sierra de Gata también está cerca de esta piscina.

Una vieja cantera transformada en playa en Alcántara

Abrazada por la naturaleza desmedida del Parque Natural del Tajo Internacional, muy cerca de la frontera con Portugal, y a dos pasos del puente romano de Alcántara, esta antigua cantera de granito es hoy una estupenda playa desde la que contemplar grandes rapaces. La cantera fue abandonada tras extraer de ella las piedras que se utilizaron en la construcción de una presa próxima en los años 70, entonces el agua empezó a brotar de su interior llenando sus paredes escalonadas.

Playa de Alcántara
Playa de Alcántara.  | Charly_Morlock / ISTOCK

Las piscinas del valle del Jerte

Al resguardo de las sierras de Gredos y Tormantos, el caudaloso río Jerte dibuja las piscinas salvajes de Navaconcejo: El Cristo, El Benidorm, El Pilar y La Mora. Desde estas dos últimas parte la Ruta de las Nogaledas para acabar bañándose en el Charco del Paraíso, donde varias cascadas riegan una pequeña laguna. 

Garganta de las Nogaledas Valle del Jerte
Garganta de Las Nogaledas. | JaviJ / ISTOCK

Las pozas de la Garganta de los Infiernos, Jerte

Uno de los baños de interior más espectaculares de España se esconde en la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, en el valle del Jerte. Se trata de Los Pilones, un conjunto de pozas moldeadas en la piedra de granito a modo de grandes bañeras descendientes por las que ir saltando para disfrutar de sus gélidas aguas.

Los Pilones Garganta de los Infiernos
Los Pilones.  | Turismo de Extremadura

Para llegar a ellas hay que ascender por un camino de tres kilómetros desde el Centro de Interpretación, en Cabezuela del Valle. En la reserva también hay otros charcos a los que acceder caminando y en todoterreno.

Los Pilones
Los Pilones.  | estivillml / ISTOCK

Una playa fluvial en La Vera

La piscina más grande de La Vera es conocida como El Lago, aunque bien podría ser una playa gracias al enorme arenal que llega hasta las frescas aguas represadas de la garganta de Pedro Chate. Se encuentra en Jaraíz de la Vera, a unos 20 minutos de Jarandilla de la Veray, además de ser la más grande de la comarca, tiene varios niveles de profundidad que alcanzan los dos metros. La zona cuenta con área de juegos, vestuarios, merendero y una amplia terraza del restaurante El Lago que se llena durante los fines de semana.

Lago en Jaraíz de la Vera
El Lago, en Jaraíz de la Vera. | WHPics / ISTOCK

Un oasis en Las Hurdes

Los ríos Batuecas y Ladrillar confluyen para dar lugar a los estanques de Las Mestas. A modo de piscina de 300 metros de longitud, este espacio natural, situado muy cerca del Parque Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia, hace las delicias de los vecinos de la zona.

Estanques de Las Mestas
Estanques de Las Mestas. | Turismo de Extremadura

Las aguas se usaban para abastecer un molino cercano que aún se alza junto a un puente de pizarra.

Estanque en Las Mestas, Cáceres
Las Mestas, Cáceres.  | Cedida por Turismo Provincia de Cáceres

¡Club VIAJAR te lleva de viaje!

La revista VIAJAR, ahora, ¡también te lleva de viaje! Descubre Club VIAJAR, que nace no solo para dar información e inspiración, sino para ir de la mano contigo y ser tu mejor compañero de viaje.

Unsplash