Marbella fuera de tópicos

Marbella es el municipio más emblemático de la Costa del Sol, incluso por encima de la capital provincial, Málaga. Asociada a vida de lujo, a la jet set, las fiestas, los yates y el desarrollo urbanístico, lo cierto es que este antiguo pueblo de pescadores ofrece muchos más encantos. Esos son los que descubriremos hoy, Marbella más allá de los tópicos.

Martín Hernández
 | 
Foto: PEDROJAEN.COM

El salto a la fama de Marbella se produjo principalmente en la década de los 70 y los 80, cuando fue descubierta por numerosas celebrities y personajes de la jet set que se enamoraron del clima benigno de esta zona de la costa malagueña, con más de 300 días de sol y temperaturas muy agradables durante buena parte del año.

En los años 90, con la llegada de Jesús Gil al ayuntamiento, el desarrollo urbanístico se convirtió en la gran carta de presentación de este municipio.

Pero como toca presentar Marbella más allá de los tópicos, no pierdas detalle de estos lugares que son imprescindibles en una visita a la Costa del Sol en su localidad más conocida.

El coqueto y tradicional casco histórico

El casco antiguo del pueblo conserva el aspecto original previo a la gran transformación urbanística. Perderse por las callejuelas del centro de Marbella es descubrir el legado árabe y la arquitectura andaluza más tradicional.

Calles como la de Caballeros, Álamo, Estación, Remedios y Soledad son buenos ejemplos de casas completamente blancas, con balcones atestados de flores, maceta y buganvillas, tiendas de artesanía local, tabernas típicas donde disfrutar del mejor pescado y tapas muy sabrosas y hasta restaurantes de alta cocina.

Calles de Marbella | laguilera130713

Las murallas de Marbella

Sin salir del casco histórico, otro atractivo de este pueblo son sus murallas. Marbella fue durante la Edad Media una importante plaza islámica. En los siglos XI y XII, los musulmanes fortificaron el pueblo y construyeron un castillo, varias almenaras y una cerca para proteger el territorio.

Todos estos trabajos tuvieron lugar durante el reinado de Abderramán III. Actualmente, las ruinas del castillo conforman el vestigio más importante de la civilización musulmana en Marbella. Sus murallas son impresionantes, así como algunas de sus torres defensivas.

Las murallas se localizan entre las calles Solano, Portada, Arte, Salinas, Carmen, Ortiz del Molinillo y Virgen de los Dolores. A su vez, en una de estas calles, Salinas, se encuentra el Museo del Grabado Español Contemporáneo, localizado en un edificio renacentista del siglo XVI de gran belleza. Su colección incluye más de 4000 obras.

La Avenida del Mar

Y de nuevo no abandonamos el casco histórico de Marbella, o al menos partimos desde este punto para dirigirnos al paseo marítimo. En ese trayecto aparece como gran protagonista la Avenida del Mar.

Se trata de un espacio urbano muy animado en el que siempre hay gente paseando y donde se localizan infinidad de terrazas para tomar algo dejándose cautivar por la brisa marina. En la Avenida del Mar, que conecta el paseo marítimo con el Parque de la Alameda, se sitúan diez esculturas elaboradas por Salvador Dalí, de modo que es como visitar un museo al aire libre.

Además, este escenario es el elegido por muchos artistas callejeros y eventuales para exponer sus obras. La avenida es un símbolo del lujo marbellí, con el suelo de mármol y ostentosas barandillas.

¿Qué visitar fuera de Marbella?

Las playas, el puerto deportivo, los museos, las pequeñas iglesias del centro histórico o sus numerosos restaurantes y chiringuitos son espacios que también merece la pena conocer en este pueblo.

Manolo Franco

Pero si te animas a diversificar la visita yendo más allá de la propia Marbella, nuestra recomendación pasa por Málaga, la capital provincial y una de las ciudades españolas con mejor calidad de vida; los pueblos blancos en la serranía de Ronda y Sierra de las Nieves, el Castillo de Colomares en Benalmádena o las dunas de Artola.

En este último punto, a unos 15 kilómetros de Marbella, se puede disfrutar de un sendero litoral que discurre entre pinares y donde hay oculta alguna playa naturista, además del propio mirador dunar y la Torre Ladrones, una característica torre vigía del litoral malagueño que es la más alta en todo el territorio provincial.