Los 4 secretos mejor guardados de Huesca

Las montañas y los valles de esta provincia sirven de grandioso telón de fondo para propuestas que son, por sí solas, motivo más que suficiente para organizar una escapada

viajar.es para Huesca
 | 
Foto: Agencia

Ruta del románico

El recorrido comienza en Agüero, visitando su iglesia de San Salvador, una joya del románico de la segunda mitad del siglo XII, más bella si cabe por hallarse semioculta por la frondosa vegetación. Es una construcción inconclusa pero con una gran riqueza decorativa y escultórica. La siguiente parada será Alquézar, villa medieval sobre el cañón del río Vero, en la que destaca la imponente Colegiata que domina el paisaje desde lo alto de un cerro rocoso.

En este recorrido no puede faltar una visita al Castillo de Loarre, la mayor y mejor conservada fortaleza románica de Europa. Y conviene reservar tiempo para el románico jaqués, que se extiende sobre un territorio muy amplio en torno a Jaca, con monumentos destacados como el Monasterio de San Juan de la Peña (en la imagen), la Catedral de Jaca o la iglesia de Santa María de Santa Cruz de la Serós.

'Road trip' por los Pirineos

Con Huesca como punto de partida, este recorrido denominado 'Pirineos Road Trip' une por carretera los mayores atractivos a ambos lados de la cordillera francoespañola. Es una propuesta de 800 kilómetros que transcurre por paisajes grandiosos y que permite organizar itinerarios de extensión variable. Una ruta con once enclaves catalogados como emblemáticos, repartidos entre España y Francia.

Sin salir de la provincia de Huesca encontraremos el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Cañón de Añisclo, San Juan de la Peña y el Forau d'Aigualluts. En la parte francesa, los hitos turísticos son el Circo de Gavarnie, Pic du Midi, Cauterets Pont d'Espagne, Puerto del Tourmalet (en la imagen), Lourdes y Balnéa. ¡Una delicia para los amantes de la conducción!

Pirineos aragoneses

Retiros de yoga

Si el objetivo es desconectar, librarse del estrés y volver de las vacaciones con energías renovadas, el yoga en combinación con estas vistas (Cañón de Añisclo) obrarán la magia. En Vió, una pequeña aldea situada a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en la comarca del Sobrarbe, se ubica Casa Cuadrau (casacuadrau.org), uno de los lugares favoritos de la comunidad yogui, ya que aquí se realizan retiros y cursos que integran la práctica de yoga, con meditación y senderismo. También se ofrecen otras actividades como Qi Gong, danza y movimiento, observación de las estrellas, etc.

En el valle de la Guarguera, el hotel de montaña La Bardana (labardana.com) es otra buena opción para recuperar la calma y el bienestar participando en las actividades que organizan: yoga, meditación, Tai-Chi, Chi-Kung, talleres de cocina macrobiótica...

Verano en Ordesa

La belleza del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es un secreto a voces. Lo que no lo es tanto es que si en otoño se convierte en uno de los paisajes naturales más espectaculares de España, el verano no se queda atrás. Cuando el deshielo y los ríos y arroyos se ponen bravos, descienden de los picos hacia los valles y ponen la banda sonora a un paisaje de prados verdes, flores alpinas y bosques frondosos donde refugiarse del sol. Hay muchos itinerarios posibles para explorar el Parque, pero una de los más accesibles es Ruta de los Miradores, que se inicia en Torla. En ella hay varios balcones colgados del precipicio que regalan las mejores perspectivas del cañón y la alta montaña.

Shutterstock

Fanlo, Nerín, Bestué, Escuaín, Buerba… Cualquiera de los pueblos perdidos en el laberinto de valles y montañas que rodean el espacio protegido son una excelente elección para disfrutar de unas vacaciones lejos del estrés y de los rigores del calor.