Viaje al centro del Mundo

 Desde Ecuador en la mitad del globo hasta Greenwich en el meridiano o el Kilómetro 0 de Madrid en la Puerta del Sol. Hay lugares que presumen de estar exactamente en el medio del algo.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: cyb3rking / ISTOCK

Están en el mismo centro de algo (un país, un continente, el propio mundo…). O al menos de eso presumen porque la ciencia, a veces, ha determinado que el punto exacto no es tal. Pero así se promocionan e incluso lucen con orgullo una señal que indica su posición privilegiada… y que atrae, claro, a los turistas.  

Ecuador, la mitad del mundo

ISTOCK

Poder plantar un pie en cada hemisferio (e inmortalizarse de esta guisa) tiene su indudable gracia, la verdad. Esto es lo que acontece en el monumento llamado Mitad del Mundo, en Ecuador, donde una línea amarilla sobre la calzada marca eso, el sitio donde se encuentra la mitad del globo. Y aunque la tecnología más avanzada ha revelado que, en realidad, el punto central del planeta estaría unos 240 metros hacia el norte, este lugar cercano a la ciudad de Quito no deja de ser una divertida representación de la división de la Tierra en norte y sur. Además, para que la excursión sea completa, se puede visitar el Museo Etnográfico, donde aprender sobre la historia del país, así como el Planetario, con interesantes muestras.

Greenwich, en el meridiano

stocknshares / GETTY

Todas las líneas longitudinales de la Tierra se cuentan desde el meridiano de Greenwich, también llamado Meridiano 0 (está ubicado en la longitud 0°0'0" 0/E). Este lugar, que se corresponde con la circunferencia imaginaria que uniría los polos, recibe este nombre por atravesar la localidad inglesa de Greenwich, situada en las afueras de Londres y recostada sobre la ribera sur del río Támesis. Allí justo se emplaza el Real Observatorio Astronómico que forma parte del Museo Marítimo Nacional. Un lugar que atrae a numerosos visitantes que no quieren perder la oportunidad de encontrarse en el punto donde el mundo entero pone en hora sus relojes, y que además exhibe una espléndida arquitectura, bonitos parques y sorprendentes mercados de antigüedades.

¿El centro de Europa?

Colina de Bernotai, Lituania | urf / ISTOCK

Tal vez sea una exageración pero podemos decir que casi todos los países del interior del Viejo Continente claman ser el centro de Europa. Sin embargo, el punto central más reconocido histórica y geológicamente se puede encontrar en la cima del monte Dylen, en la frontera entre la República Checa y Alemania. Según la leyenda, Napoleón declaró que este pico era el corazón europeo a principios del siglo XIX. Y aunque no es cuestión de ponerlo en duda, lo cierto es que en aquellos días no existía un sistema de GPS. El Libro Guinness de los Records sitúa este centro en la colina de Bernotai, cerca de Vilna, capital de Lituania; mientras que el Instituto de Geografía de la Universidad de Munich lo emplaza en Alemania, cerca de la aldea de Hildweinsreuth.

South Dakota, en EEUU

Belle Fourche, South Dakota. | Wiskerke / ALAMY

Después de que Hawai se uniera a los Estados Unidos como el estado número 50, hubo de localizarse un nuevo punto que ejerciera como centro del país. Y este punto fue el pequeño pueblo de Belle Fourche, en Dakota del Sur que, por supuesto, erigió su propio hito conmemorativo de este hecho: una especie de brújula de granito que indica que estamos nuevamente en la mitad geográfica, algo que también reclama (con menos éxito) la localidad de Lebanon en Kansas.

El Kilómetro 0 de Madrid

hirun / ISTOCK

Es mucho más que un punto de encuentro: es el lugar del que parten todas las carreteras radiales españolas y en función del cual se miden las distancias. Un punto señalado con una placa en la acera frente a la Casa del Reloj de la emblemática Puerta del Sol. El Kilómetro 0 es, además, el lugar desde el que se cuentan los números de las calles de Madrid (cuanto más cerca de la plaza, más bajo es el número) y el que asiste al mayor trasiego de gentes de la ciudad, de historias que acontecen en el día a día del discurrir urbano.

// Outbrain