¿Cómo es el Tren Maya? Un vistazo a los vagones del polémico ferrocarril turístico de México

El proyecto del Tren Maya, que conectará las principales regiones de la península de Yucatán, ya es una realidad. Su construcción ha empezado cargada de polémica por su posible impacto social y medioambiental en las comunidades y espacios naturales de la zona

María Escribano
 | 
Foto: Alstom Design & Styling

Recorrerá una distancia de 1.525 kilómetros y pasará por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo conectando el sureste de México con las principales regiones de la península de Yucatán, desde sus grandes centros turísticos hasta sus comunidades rurales, una zona que contaba en periodo prepandémico con la visita de 17 millones de turistas al año.

Imagen del Tren Maya.  | Fonatur

Así se presenta el Tren Maya, un proyecto que ya está en marcha y sobre el que ya pesa la polémica. Algunos grupos ecologistas temen que se destruya patrimonio histórico, paisajístico o natural o que haya expolios a las comunidades que vienen a lo largo del trazado. De momento, ya se están hallando restos arqueológicos en las obras, lo que ha obligado a que un equipo de arqueólogos asesore sobre estos hallazgos; también lo harán expertos en impactos medioambientales (que vienen realizando estudios desde 2019) para minimizar los posibles daños.

Uno de los vagones.  | Fonatur

Los responsables del proyecto aseguran que la mayoría del trazado del tren pasa por derechos de vía ya existentes, siendo estas vías férreas, autopistas o líneas de transmisión eléctrica, pero hay excepciones polémicas. "En aquellos casos en los que se tenga que ocupar una propiedad para la construcción de vía, se actuará conforme a la ley, garantizando el pago por la tierra que se ocupe”, explican. Y hay más realidades. En el estado de Campeche, por ejemplo, donde ya se han encontrado varios restos arqueológicos durante las obras, hay muchas familias que viven junto al trazado de la vía, por lo que tendrán que ser realojadas en otros lugares debido a que el tren pasará a 160 kilómetros por hora y sería peligroso.

Interior de uno de los compartimentos del Tren Maya.  | Fonatur

Una posible garantía de que se va respetar el patrimonio y la sostenibilidad es que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo mexicano (Fonatur) se ha aliado con la Unesco para crear un Consejo Científico-Cultural que garantice el desarrollo sostenible en la ruta del Tren Maya. Su intención es clara: preservar la cultura de la región y desarrollar su potencial creativo, salvaguardar su patrimonio cultural y natural y garantizar una sostenibilidad medioambiental y una buena gestión del agua. Ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración en diciembre de 2020, por el que también se comprometen a garantizar un desarrollo económico inclusivo en la región.

Campeche: el secreto mejor guardado de México

UNA ZONA PROTEGIDA

Que el Tren Maya pueda poner en peligro alguna de las cinco Reservas de la Biosfera con las que cuenta el territorio en el que se proyecta la ruta del ferrocarril también está ahí. Estas cinco reservas son Calakmul, en Campeche; Ría Celestún, en Yucatán, y Sian Ka’an, Banco Chinchorro e Isla de Cozumel, los tres en Quintana Roo. Y algunos de ellos, como el espacio natural Sian Ka’an o la antigua ciudad maya y los bosques tropicales protegidos de Calakmul, también están inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Sian Ka’an alberga bosques tropicales, manglares, marismas y una vasta zona marina atravesada por un arrecife de barrera de coral. Alberga una flora de gran riqueza y su fauna comprende más de 300 especies de pájaros y un gran número de vertebrados terrestres característicos de la región, que coexisten en el medio diversificado resultante del complejo sistema hidrológico del sitio.

Aves fregatas en Sian Ka'an.  | Gfed / ISTOCK

En el caso de Calakmul, este incluye los vestigios de la importante ciudad maya de Calakmul, situada en los más hondo de la selva tropical de las Tierras Bajas mexicanas. La ciudad desempeñó un papel importante en la historia de la región durante más de 12 siglos. Además, se halla en un estado de conservación admirable y ofrece una vívida imagen de lo que era la vida en una antigua capital maya. Calakmul alberga también un santuario de biodiversidad, que conjuga todos los ecosistemas tropicales y subtropicales existentes desde el centro de México hasta el Canal de Panamá.

Calakmul.  | Alfredo Matus / ISTOCK

La península de Yucatán es referente mundial por sus praderas marinas, las marismas y los manglares, considerados ecosistemas de carbono azul por sus beneficios como sumideros de carbono de la biosfera, al capturar y almacenar considerables cantidades de carbono de la atmósfera y los océanos, contribuyen en gran medida a mitigar el cambio climático. 

México, mundo maya

ESTACIONES DEL TREN MAYA

De momento, el Tren Maya planea tener 19 estaciones y 11 apeaderos, distribuidos en los siete tramos en los que se ha dividido el proyecto (el tramo 3, entre Calkiní e Izamal, de 172 km aprox., lo construirá la empresa sevillana Azvi). Entre dichas estaciones destacan aquellas situadas en lugares de gran interés turístico en esta zona del este de México, como Chichen Itzá o Playa del Carmen y Tulum, estos dos últimos en el estado de Quintana Roo.

Tren Maya. | Fonatur

México más allá de Chichén Itzá: otras cinco ruinas mayas de obligada visita

Interior de un vagón.  | Fonatur

PROYECTO

Alstom Transport Mexico, Bombardier Transportation México, Gami Ingeniería e Instalaciones y Construcciones Urales Procesos Industriales forman el consorcio encargado del proyecto ferroviario del Tren Maya, que fue anunciado por Fonatur (Fondo Nacional de Promoción Turística mexicano) el pasado 26 de mayo.

Pasillo de uno de los vagones.  | Fonatur

El consorcio liderado por Alstom-Bombardier será responsable del diseño, fabricación y puesta en marcha de 42 trenes X’trapolis, así como del sistema de señalización, de la construcción de los talleres y garajes de mantenimiento y del servicio de postventa de los equipos del sistema. Y los fabricará en su planta de Ciudad Sahagún.

Esos 42 trenes contarán con tres diseños, Xiinbal, Janal y P’atal, inspirados en la cultura maya y en la belleza y velocidad del jaguar, uno de los félidos que habita en México y que fue objeto de culto por gran parte de las culturas indígenas del país.

Interior del tren.  | Fonatur

El primero, Xiinbal (palabra de origen maya que significa caminar) es el que hará los recorridos estándar. El Janal (que significa comer) es el tren restaurante, más enfocado al turismo.

Tren Maya P'atal.  | Alstom Design & Styling

Y el P’atal (que significa estadía, tiempo que pasa alguien en un lugar) es un tren de largo recorrido, con butacas reclinables y asientos que se convierten en camas. Todos ellos incluyen amplias ventanas para disfrutar del paisaje de la región maya.

Tren cama.  | Fonatur

TURISMO

Se espera que con el Tren Maya los turistas que visitan la zona aumenten la duración de su estancia. De hecho, se estima un incremento del 20 % del gasto per cápita diario con él. Además, la idea es que los millones de turistas que visitan Cancún y la Riviera Maya puedan acercarse a otros destinos del sureste mexicano en el mismo viaje.