El triángulo costero de ensueño de Tenerife: Taganana, Almáciga y Benijo

Casi en el extremo del Macizo de Anaga, en el nordeste de la isla de Tenerife, tres pequeñas poblaciones rurales han conseguido escapar del turismo masificado gracias a su protegida situación entre barrancos y terrenos escarpados. Taganana al frente, joya local de la arquitectura tradicional canaria y uno de los pueblos más antiguos de la isla; y Almáciga, junto con Benijo, que cuentan con dos de las playas más espectaculares de Tenerife, de arena negra y acantilados infinitos.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: DaLiu / ISTOCK

Adentrarse en el interior del Macizo de Anaga supone una experiencia única. Brumas perpetuas, bosques subtropicales, helechos… Un paraíso con la mayor cantidad de especies endémicas de Europa, lo que le ha valido la declaración de Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

DaLiu / ISTOCK

Pero este milagro natural bendecido por los vientos alisios es sólo uno de los muchos atractivos que nos ofrece la parte más septentrional de la isla de Tenerife. En contraste con el mundo umbrío del interior, la costa que rodea el macizo se nos presenta como un enorme escaparate con vistas interminables del océano Atlántico, enmarcado en un paisaje completamente abrupto dominado por barrancos de vertientes vertiginosas.

Sergdid / ISTOCK

En este idílico escenario es en el que se sitúan tres pequeños núcleos de población pertenecientes, a pesar de encontrarse a casi 25 kilómetros de la capital, al municipio de Santa Cruz de Tenerife, desde el que parte un autobús público urbano que llega hasta esta zona rural por una estrecha y serpenteante carretera comarcal. La intrincada orografía ha provocado la escasa población de estos parajes, pero nos ha legado, en contrapartida, un espacio costero mágico del que no querrás escapar.

VIAJAR

Taganana, que significa rodeado de montañas en el habla de los guanches, los primitivos aborígenes de la isla, es el más grande de todos ellos, aunque muy diseminado. Fundado en 1.501, tras ser conquistado por completo el territorio a los nativos, se trata de uno de los pueblos más antiguos de Tenerife. En un lienzo de casas blancas y calles empedradas, podremos descubrir numerosos ejemplos de la arquitectura tradicional canaria, como sus caseríos, ermitas y la emblemática Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, un templo plagado de obras artísticas con varios siglos de antigüedad.

rusm / ISTOCK

Desde este punto parten, además, un buen número de senderos desde los que poder realizar excursiones cortas por los alrededores. Mención especial merece el sendero Camino de las Vueltas, antigua vía para el traslado de la caña de azúcar desde las plantaciones, que hoy en día constituye una travesía cargada de misterio y encanto debido a la espesura y las formas de la tupida vegetación que la flanquean.

MCS-Photography / ISTOCK

Descendiendo desde el núcleo principal de Taganana en dirección a Almáciga llegamos a la Playa del Roque de las Bodegas que, aunque está formada por una mezcla de gravas y arena, es perfecta para ir en familia por su tranquilidad y los restaurantes situados frente a ella. No hay que dejar de visitar, sin embargo, el Roque de las Bodegas, en uno de sus extremos, un promontorio rocoso al que se ha adosado una pasarela que permite acceder por él y contemplar unas preciosas vistas del entorno.

jroballo / ISTOCK

Algo más de un kilómetro más adelante siguiendo la carretera llegamos a Almáciga, cuya playa, del mismo nombre, de arena negra, intenso oleaje y estampa sublime, han hecho de ella un punto de encuentro ineludible para los amantes del surf.

VIAJAR

Avanzando otro kilómetro más por la misma carretera, y en constante subida, se alcanza el caserío de Benijo. El principio lo marca el restaurante El Mirador, punto desde el que se divisa unas de las panorámicas más impresionantes de toda la isla y desde donde se inicia el largo pero impresionante descenso hasta la Playa de Benijo, por una interminable escalinata que conduce a un paisaje idílico y poco accesible desde el que admirar la grandiosidad del relieve y unas puestas de sol espectaculares.

VIAJAR

Un enclave maravilloso en el que culminar este triángulo de ensueño de la costa norte de Tenerife.