Así iba a ser The Tulip, la torre que ya no se va a construir en Londres

Con sus más de 300 metros, el diseño de Foster + Partners iba a convertirse en la torre más alta del distrito financiero de la ciudad, y la segunda más alta de Londres tras The Shard. Te contamos por qué ha sido rechazada su construcción

María Escribano
 | 
Foto: DBOX - Branding & Marketing for Property & Architecture

Una nueva atracción turística atrevida, imaginativa y convincente para Londres. Era el objetivo de The Tulip, la torre de 305 metros que ya no se va a construir en el distrito financiero de la ciudad. La intención era convertir la City en una nueva zona de interés para turistas, no solo para hombres de negocios, pero el proyecto ya nació con polémica.

Ilustración del interior de la torre.  | DBOX for Foster + Partners
Ilustración de The Tulip en la City.  | DBOX for Foster + Partners

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, fue de los primeros en rechazar su construcción, en 2019, y el pasado 11 de noviembre, la secretaría de vivienda del gobierno londinense, the Department for Levelling Up, Housing and Communities, desaprobaba su puesta en marcha alegando motivos ambientales y de diseño.

Ilustración de cómo quedaría el 'skyline' de Londres con The Tulip.  | DBOX for Foster + Partners

Aunque se iban a tomar amplias medidas para minimizar las emisiones de carbono durante su construcción, se ha concluido que estas no compensarían el hecho de utilizar grandes cantidades de hormigón para los cimientos y el hueco del ascensor. Respecto al diseño, las autoridades han concluido que The Tulip afectaría intrusivamente al skyline de la ciudad y que le quitaría importancia a la cercana Torre de Londres, uno de los patrimonios de la humanidad con los que cuenta la ciudad y al que esta destina muchísimos esfuerzos por proteger.

Vistas desde The Tulip.  | DBOX for Foster + Partners
Ilustración de uno de los puentes aéreos.  | DBOX for Foster + Partners

La experiencia turística que proponía The Tulip intentaba ser completamente distinta a otras que ofrecen las atracciones de la ciudad. Entre ellas, una vista de 360 grados de Londres a 305,3 metros de altura, un viaje a bordo de sus cápsulas góndola y una oferta gastronómica a través de un restaurante y un sky bar, este último dentro de una cúpula de vidrio en la parte más alta de la estructura.

Ilustración del Sky Bar.  | DBOX for Foster + Partners

The Tulip insistía en cumplir los requisitos de un edificio sostenible, reduciendo su consumo de energía y sumándose así a la intención de convertir a Londres, para el año 2050, en la ciudad con la mejor calidad de aire del mundo. Iba a ahorrar un 42% de carbono, contribuyendo también a otro de los objetivos sostenibles de Londres: ser una ciudad de emisiones cero para 2050. Y a ahorrar un 48% de agua, utilizando agua reciclada para su consumo.

La última experiencia en el London Eye de Londres: hacer yoga girando a 135 metros de altura

Zona de entrada.  | DBOX - Branding & Marketing for Property & Architecture

Los encargados del diseño son el estudio de arquitectura de Foster + Partners, uno de los más prestigiosos del mundo liderado por Norman Foster, y J. Safra Group se iba a encargar de la financiación. The Tulip iba a estar situada en 20 Bury Street, junto a otro de los rascacielos diseñados por Foster, The Gherkin.

Ilustración de The Tulip y The Gherkin.  | DBOX - Branding & Marketing for Property & Architecture

Con forma de tulipán, junto a ella también se pensaban construir una plaza llena de zonas verdes y un pabellón de dos plantas con jardín en su azotea de acceso público. Dicho jardín iba a intentar aportar superficie verde al objetivo de que Londres se convierta en la ciudad inglesa con más número de parques.

Un nuevo taxi para Londres: sin conductor, transparente, se autodesinfecta y se controla con una app

Ilustración del The Tulip’s Pavilion y de la zona pública.  | DBOX - Branding & Marketing for Property & Architecture

La torre tulipán iba a incluir unas galerías de observación, unidas por puentes aéreos, con toboganes de vidrio en su interior y con las llamadas cápsulas góndola, situadas en la fachada del edificio y totalmente transparentes, para ofrecer unas vistas de vértigo.

Góndola en The Tulip.  | DBOX for Foster + Partners

Con The Tulip se quería contribuir también a crear una nueva milla cultural (Culture Mile) en la zona financiera de la City. Además, la intención era reservar las plantas superiores de la torre para instalar en ellas instalaciones educativas que ofertasen hasta 20.000 plazas gratuitas por año para los niños de las escuelas públicas de Londres.

Zona educativa en la torre.  | DBOX - Branding & Marketing for Property & Architecture