Rincones aún por descubrir de Toscana

Luis Davilla

En un primer viaje a la Toscana, quién podría resistirse a presentarle sus respetos a los espectaculares tesoros artísticos que se despliegan a cada paso por las calles de Florencia y a la osadía arquitectónica de la Piazza del Campo de Siena, a dejar de subir a la Torre de Pisa o pasearse entre las torres medievales de San Gimignano. A tiro de piedra de todas ellas aguarda, sin embargo, una Toscana menos obvia, que se muestra eclipsada en buena medida por la concentración de arte y patrimonio monumental de las primeras. Existen muchos itinerarios posibles con los que irse apasionando por la comunión de paisajes y talento que condensa toda esta despampanante región del centro de Italia.