El Reventón del río Mundo: el anuncio más espectacular de la llegada de la primavera

El asombroso fenómeno natural de la provincia de Albacet

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Fotógrafo de paisajes y fotografías urbanas / ISTOCK

Al suroeste de la provincia de Albacete, casi rayando con Andalucía, la Sierra de Segura nos da paso al Parque Natural de Los Calares del Mundo y de la Sima. Allí, a poca distancia de la localidad de Riópar, se da el nacimiento de uno de los ríos manchegos más emblemáticos.

El río Mundo, tras su discurrir por cavidades kársticas en sus inicios, forma en la conocida Cueva de los Chorros un espectáculo natural incomparable que podemos observar solo durante ciertos momentos del año: «el Reventón».

Río Mundo, en Albacete | Jerónimo Contreras Flore / ISTOCK

Una famosa cascada y un fenómeno natural único

El río Mundo es el principal afluente del río Segura, cuyas aguas acaban desembocando en el mar Mediterráneo. Este río de esencia albaceteña nace en la serranía, en pleno Parque Natural, en un espacio natural de naturaleza kárstica que ha sido erosionado por este curso fluvial a lo largo del tiempo. Un paraje de gran importancia geológica en el que es posible admirar muchas de las formaciones de este tipo de relieves. Uno de ellos, la Cueva de los Chorros, vinculada estrechamente con el nacimiento del río Mundo, es el lugar en el que se puede observar uno de los conjuntos de cascadas más espectaculares de toda la geografía española y un insólito fenómeno natural conocido como «el Reventón».

Cascada del río Mundo, en Albacete | GeoJGomez / ISTOCK

La Cueva de los Chorros es una cavidad que cuenta con una de las redes más amplias de toda la mitad sur de la península ibérica, con decenas de kilómetros formados por galerías, dolinas, sifones… que acaban por aflorar en la boca de la cueva, donde se forma todo un conjunto de cascadas que precipita por un farallón desde 300 metros de altura, dando posteriormente lugar en la base a cristalinas pozas de agua denominadas localmente «calderetas».

El caudal que expulsan estas cascadas hacia el vacío varía enormemente a lo largo del año, contando con varios máximos en los que se dan auténticas explosiones de agua aumentando considerablemente el chorro expulsado. Es lo que se conoce como «el Reventón del río Mundo», un fenómeno que solo ocurre contadas veces a lo largo del año, en las que se dan ciertas condiciones físicas que aún continúan siendo parcialmente un misterio, si bien ya han sido explicados los principales factores que lo provocan.

Río Mundo, en Albacete | GeoJGomez / ISTOCK

Las fuertes lluvias en determinados momentos - que hacen rebosar el acuífero que nutre el Calar del río Mundo -, el aumento de las temperaturas y el consiguiente descenso de la presión atmosférica, dan como resultado una fuerte crecida repentina y torrencial que expulsa de súbito una ingente cantidad de agua por la boca de la cueva en forma de chorro. Una cantidad que puede hacer multiplicar exponencialmente el caudal del río Mundo en cuestión de horas, generando un espectáculo único e inmensamente bello.

Los meses otoñales e invernales son los más propicios para poder observar este fenómeno. El mes de marzo, uno de los momentos más proclives estadísticamente para la aparición de este fenómeno, nos regala normalmente alguno de estos reventones del río Mundo, pareciéndonos anunciar con fuerza la próxima llegada de la primavera a través de abundantes cascadas.

Paseo por el río Mundo, en Albacete | JULIAN74 / ISTOCK

Este año, precisamente, debido a los efectos de la borrasca Filomena y el rebosamiento en exceso del acuífero, ha sido hasta el momento especialmente abundante en cuanto a los reventones, tanto en cantidad como en caudal.

Riópar y el Parque Natural de Los Calares del Mundo y de la Sima

Riópar es el pueblo desde el que se suele acceder al nacimiento del río Mundo. Una localidad divida en dos núcleos diferenciados, el viejo y el nuevo, cuya parte más antigua es un precioso conjunto en el que destacan el castillo-fortaleza y la parroquia del Espíritu Santo sobre el resto de construcciones.

Riopar, Albacete | Fotoidea Visual / ISTOCK

Desde la villa parte un sendero que nos transporta hasta la zona de los puentes y las calderetas, desde donde se observa de manera magnífica el conjunto de cascadas. El entorno kárstico no deja lugar a dudas de que nos encontramos en un espacio natural de enorme belleza, protegido dentro de los límites del Parque Natural de Los Calares del Mundo y de la Sima, un reducto de enorme importancia vegetal y faunística, con casi 1500 especies diferentes catalogadas.