Razones para viajar hasta las "Rías Baixas"

Entre caballeros y camelias, las gallegas Rías Baixas es un viaje a otro mundo.

VIAJAR
 | 
Foto: Diputación Pontevedra

Los municipios que nos encontramos a lo largo de las Rías Baixas se caracterizan por una mezcla perfecta entre naturaleza y arquitectura que tiene su máximo exponente en el árbol de la camelia y en los centros históricos de localidades como Baiona, Cambados, Combarro o Pontevedra.

En este sentido, en la Villa Real de Baiona, su casco histórico y su fortaleza son testigos del paso del tiempo y de su transición de pueblo marinero a villa noble, hecho que se  celebra cada año el primer fin de semana de marzo con la llegada a tierra de la carabela La Pinta con la noticia del Descubrimiento de América. Baiona se transformó en aquel momento, 1 de marzo de 1493, en el primer puerto europeo en tener noticias de la expedición de Cristóbal Colón. Daba así comienzo un cambio de paradigma histórico y tenía en “Rías Baixas” su epicentro. Las casas señoriales, los vestigios monumentales y su pasado como fortaleza, presente todavía en su península amurallada, le valieron la declaración en 1993 de conjunto histórico-artístico.

Otros municipios que presumen de esta declaración son Cambados, Pontevedra o Combarro. Este último posee el centro histórico más diminuto de Galicia y un paisaje icónico con sus más de treinta hórreos alineados frente al mar, sus casas marineras y los múltiples cruceiros que aparecen en sus encrucijadas forman un encantador enclave de calles empedradas.

Pontevedra, cuna de navegantes por la que pasear entre pazos y monasterios sin moverse del centro, tiene uno de los centros antiguos con más encanto y mejor conservados de Galicia; y Cambados, capital del vino blanco Denominación de Origen “Rías Baixas” por excelencia,  es otro de los valiosos ejemplos de esta declaración de conjunto histórico, que no sólo invita a conocer las peculiaridades arquitectónicas de edificios sino a indagar sobre el origen de las mismas.

Jardines históricos

En muchos de los pueblos aparece la llamada “flor de Rías Baixas”, La Camelia. Esta especie, procedente de Asia y presente en la provincia de Pontevedra aproximadamente desde el siglo XVII ha encontrado en “Rías Baixas” el clima y la tierra perfectos para colorear hectáreas de jardines y alamedas. Muchos de los pazos que forman parte del patrimonio pontevedrés se ven inundados desde el mes de noviembre hasta bien entrada la primavera con toda una gama de blancos, rosas y carmesíes. Además, la fama internacional de los camelios convierte a la provincia de Pontevedra en destino ideal de expertos en botánica y seguidores de esta curiosa flor.

Especies únicas en Europa y árboles centenarios serán los acompañantes en paseos por castillos como los de Soutomaior, pazos como el de Rubianes o el de Quiñones de León, o ejemplos de diseño versallesco en el Pazo de Oca, el destino romántico por excelencia en “Rías Baixas”. Es importante destacar que en “Rías Baixas” son dos los galardonados como “Jardines de Excelencia Internacional de la Camelia”, el Castillo de Soutomaior y el Pazo de Rubianes.

Las luces del Atlántico

Pocos símbolos sienten tan suyos los habitantes de costas e islas como los faros. Automatizados en su mayoría, hubo un tiempo en el que la figura del farero era indispensable para su funcionamiento; ésta tenía un halo de misterio en su vida consagrada a la protección de las costas con una vida casi ermitaña. Desde el faro de cabo Silleiro, en el municipio de Oia, vigilando la costa que une Baiona con A Guarda, se continúa hacia el norte, parando en el siguiente que aparece a los pies del monte de A Guía, en Vigo.

Las paradas obligatorias en tierra firme continúan en el de Cabo Home, en Cangas do Morrazo y en el faro de Punta Cabalo, en la Isla de Arousa. Pero sin duda las experiencias más inolvidables serán las vividas en las islas del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, con el faro de Ons y el de Monteagudo, en Ons y Cíes respectivamente, dominando el horizonte frente a las tres rías que protegen.

Para los gourmets

Uno de los grandes reclamos de “Rías Baixas” es su reconocida gastronomía. La provincia más laureada de la comunidad gallega por la Guía Michelín mantiene sus seis estrellas en distintos puntos de su geografía. Muy cerca de A Toxa, en Cambados, Yayo Daporta te recibirá con su buen hacer iniciando así una ruta que conduce al sur.  En O Grove, en la península de O Salnés, se encuentra el restaurante Culler de Pau que te ofrece unas preciosas vistas al mar desde su salón. La Ría de Pontevedra, concretamente el municipio de Poio, tiene no uno sino dos restaurantes, Casa Solla y Pepe Vieira, para disfrutar del arte de dos chefs que se agrupan en el Grupo Nove.

En la ciudad de Vigo mantiene su estrella con nueva ubicación el restaurante Maruja Limón. Ya en la frontera con Portugal, Tui completa con Silabario la propuesta gastronómica con estrella en Rías Baixas con la disfrutarán los paladares más exigentes. Los vinos de la Denominación de Origen “Rías Baixas” maridarán muchos de estos platos, bien en la mesa o bien con las actividades que propone la Ruta del Vino Rías Baixas.

Entre termas y viñedos.

Avanzando hacia el interior de la provincia de Pontevedra se descubre un tesoro que puede disfrutarse el año entero. Sus aguas termales ofrecen un espacio único y diferenciado, con la huella de otros tiempos, recibiendo tanto a reyes como a peregrinos. La bella villa de Mondariz-Balneario vio llegar a figuras de la realeza, la política y la filosofía a su balneario a comienzos del siglo XX. El establecimiento ha sabido conservar su aire de Belle Époque y mantenerse en lo más alto, habiendo sido el pionero en aguas termales gallegas.

En las villas de interior de Cuntis y Caldas de Reis, rodeadas de valles y carballeiras se crea un acogedor paisaje en el que sus aguas conviven con el espíritu nobiliario gallego. La isla de A Toxa, con su famoso manantial termal y centro de talasoterapia, cubre todas las expectativas que se le pueden pedir a un destino termal.

Muy cerca de Tui, en la comarca de O Rosal, pueden disfrutarse los primeros blancos del año. Las bodegas de O Rosal abren sus puertas a catas y visitas guiadas, igual que sucede en el resto de subzonas de la Denominzación de Origen Rías Baixas: Condado do Tea, subzona de Soutomaior, Val do Salnés y Ribeira do Ulla. Estas cinco tierras producen vinos blancos premiados en multitud de ocasiones en prestigiosos certámenes internacionales, esta denominación es la protagonista de la Ruta del Vino “Rías Baixas”, que permite conocer a través de visitas guiadas a los enclaves donde se ubican bodegas y viñedos el proceso de creación de sus vinos así como la cultura del vino y  los secretos de las cata.