De prisión a galería fotográfica: la reinserción más artística de toda Bretaña

La cárcel de Guingamp es única en Europa, ya que es la única que se construyó en 1841 siguiendo el modelo estadounidense

María Escribano
 | 
Foto: Alexandre Lamoureux

De 1841 a 1934 fue prisión. En 1938, alojamiento para refugiados españoles. En la Segunda Guerra Mundial se encarceló a combatientes de la resistencia. Y tras un nuevo uso temporal como prisión, entre 1948 y 1951, la cárcel de Guingamp acabó siendo comprada por este municipio de la Bretaña francesa a orillas del río Trieux, que ha decidido darle un nuevo uso.

Una de las celdas.  | Alexandre Lamoureux

La prisión de Guingamp es un nuevo centro de moda gracias a su reconversión como Centro de Arte fotográfico GwinZegal. Y algo de arte hay en la propia edificación de la cárcel, ya que es la única que existe en Europa que presenta la arquitectura típica de Pensilvania; es decir, un patio central abierto en torno al cual se disponían las celdas. Se trata de un modelo revolucionario de construcción de cárceles en aquella época. Su arquitecto fue Louis Morin.

Sus exposiciones se pueden recorrer en visita libre o guiada, se puede conversar con los artistas residentes, asistir a talleres de fotografía… 

LA CIUDAD DE GUINGAMP

Guingamp está situada en el departamento francés de Côtes-d’Armor, a más de 100 kilómetros de Brest y de Rennes, y además de su famosa prisión cuenta con otros atractivos. En primer lugar, tiene fortificaciones en pleno centro de la ciudad, donde se puede ver una fortaleza del siglo XV con sus torres. Cerca del castillo, hay multitud de callejuelas adoquinadas donde se alzan las famosas casas francesas con fachadas de entramados de madera. Realizadas en los siglos XV y XVI, alcanzan los dos o tres pisos de altura. También merece una visita la basílica de Notre-Dame de Bon Secours y si se quiere avanzar más en el tiempo, se puede visitar el monasterio de las Agustinas (actual Ayuntamiento), del siglo XVII.

Vista de Guingamp. | JackF / ISTOCK

OTROS SITIOS HISTÓRICOS RECONVERTIDOS

La cárcel de Guingamp es uno de los sitios históricos que se han convertido en lugares de moda en Bretaña. Otro es Les Ateliers des Capucins, en el barrio Recouvrance de Brest, un antiguo convento que luego pasó a ser un taller de fabricación y reparación de buques de la Armada y hoy es un espacio lleno de comercios y zonas de ocio en las que se puede comprar un lienzo, elaborar tu propia cerveza o escalar la pared más alta del oeste de Francia. Además, desde 2020, Les Ateliers acogen un nuevo espacio dedicado a los océanos.

Y otro de los sitios históricos reconvertidos es el antiguo hospital Hôtel-Dieu, en Rennes. En él, The Roof Rennes y el bistró Origines comparten el lugar y combinan actividades deportivas, culturales y gourmet. Se puede escalar o bien comer productos locales alrededor del antiguo claustro y disfrutar de una cerveza casera elaborada en el antiguo quirófano.