Las plazas mayores más bonitas de La Mancha

Las plazas mayores de La Mancha son el corazón de las villas, el centro donde late la vida en la planicie, la memoria de don Quijote y el cruce de caminos donde el viajero descansa. En la provincia de Ciudad Real se citan alguna de las ágoras más encantadoras de España. Son estas. 

Carolina Oubernell
 | 
Foto: Turismo Castilla La Mancha

ALMAGRO

jslsvg / ISTOCK

Es una de las plazas más bellas y hechizantes de España. Sin duda, Almagro sintetiza el concepto urbano de la plaza mayor mejor que ningún otro lugar de La Mancha. Las galerías acristaladas de los dos lados mayores de la plaza apelan a reminiscencias estéticas de centro Europa, cuando hasta este villorrio manchego llegaron acaudalados ciudadanos de aquellos países como la familia flamenca de los Fúcares que promovieron con sus finanzas las campañas bélicas del emperador Carlos V. La plaza mayor de Almagro mira hacia el Ayuntamiento y la iglesia de San Bartolomé. Y a ella abren el Corral de Comedias, sede del Festival de Teatro. 

VALDEPEÑAS

Turismo Castilla La Mancha

 

Es blanca y añil, luminosa y más propia del sur que de las llanuras castellano manchegas. Valdepeñas posee una plaza mayor encantadora, uno de cuyos colores, el azul, simboliza la arquitectura vernácula de la comarca. Abierta frente a la iglesia de la Asunción, con una suave pendiente, la plaza está soportalada y salpicada de terrazas animadas durante todo el año. El trazado de la plaza es dieciochesco y barroco y las fachadas historicistas que abren a ella fueron erigidas a principios del pasado siglo. Los restaurantes que abren a diario en sus galerías sirven una deliciosa gastronomía manchega basada en la carne de caza. No falta, claro está, el mejor vino. 

VILLANUEVA DE LOS INFANTES

Cristina Candel / GETTY

Muchos pueblos de Ciudad Real aseguran que ser ‘aquel lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme’. Villanueva de los Infantes es uno de ellos. No sabemos si Cervantes se inspiró en esta villa para dar inicio a su obra cumbre, pero de lo que no cabe duda es de que es una de las más bellas y patrimoniales ciudades de este país. Aristocrática y patrimonial, la plaza es uno de los tesoros artísticos de España. La preside la iglesia de San Andrés Apóstol. En su rectángulo neoclásico, además del templo principal de Infantes, la ciudad abrió las puertas a sus principales edificios civiles.

SAN CARLOS DEL VALLE

Turismo Castilla La Mancha

Es la inesperada sorpresa que encierra toda tierra noble. En San Carlos del Valle, en una pequeña y humilde localidad próxima a Infantes y Manzanares, se halla una de las más encantadoras plazas mayores de España. No es exageración. La plaza mayor es la mejor síntesis del barroco de la denominada Castilla Nueva. Su planta es rectangular y está presidida por la iglesia del Cristo, un sorprendente templo dieciochesco flanqueado por cuatro torres cubiertas por un típico chapitel de estilo madrileño, coronado por una cúpula central cuya aguja se alza a cerca de cincuenta metros sobre el suelo. 

LA SOLANA

Turismo Castilla La Mancha

Si no fue de aquí debió de ser de un lugar muy parecido. Pero se diría que La Solana encierra todas las características para hacerla coincidir con la patria chica de don Quijote. La iglesia de Santa Catalina, de estilo gótico tardío, asoma a su plaza mayor. El campanario que se alza sobre ella es como un faro en mitad de la llanura. Es de estilo barroco, al igual que la plaza mayor que se abre a sus pies. Junto a la iglesia está el ayuntamiento y frente a ambos edificios un ágora asimétrica con dos lados bien diferentes: El primero luce soportales adintelados y fue levantado en el siglo XVI, junto a la casa consistorial, el otro es ancho y abierto, como una puerta de entrada que ofrezca la bienvenida a todo viajero cansado.