En estas playas el color turquesa tiene nombre propio: Olüdeniz y su Blue Lagoon

Fotografías de ensueño de la Riviera turca...

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: graphixel / ISTOCK

Nos encontramos en un rincón del suroeste de Turquía, en el tramo terrestre frente al mar Mediterráneo conocido como «costa turquesa». Un lugar privilegiado en el que la Naturaleza alcanza un grado de belleza único.

Panorámica del Blue Lagoon, en Turquía | den-belitsky / ISTOCK

Hablamos de Olüdeniz y su Blue Lagoon, uno de los puntos más espectaculares de la Riviera turca, donde se localizan algunas de las playas más bonitas del mundo. Puro néctar para nuestros ojos…

Transparencia y color en su máxima expresión

En el horizonte la isla de Rodas. Al otro lado, el mar Egeo. Y a un par de kilómetros de la población de Fethiye, Olüdeniz se extiende en dirección a la costa bajo la atenta mirada de la montaña de Babadağ.

Panorámica de Oludeniz, en Turquía | Olena_Rublenko / ISTOCK

Las aguas se tiñen aquí de franjas con tonalidades que van del azul al verde, mezclándose en un lienzo que obtiene como resultado un dominio del color turquesa. Mientras, la transparencia del líquido elemento se torna casi irreal. Difícilmente encontraremos en otros puntos costeros esta claridad, en parte debida al remanso que forma el mar en Olüdeniz, en particular en la especie de lago abrazado por un tómbolo de arena: el Blue Lagoon.

Oludeniz se deja ver como una joya desde las alturas | KenanOlgun / ISTOCK

A ambos lados de este brazo de tierra, así como en su prolongación costera, nos encontramos con playas reconocidas, en no pocas ocasiones, como algunas de las más bonitas del mundo.

El nombre de Olüdeniz, que significa «mar muerto», nos deja claro que estamos situados en un auténtico remanso de paz. Al menos en lo que a la naturaleza se refiere, siempre sin contar el bullicio de los bares, restaurantes y resorts de la orilla, inundados de turistas de procedencia mayoritariamente inglesa.

Oludeniz, Turquía | KenanOlgun / ISTOCK

Fotos aéreas increíbles

Olüdeniz está dividido en dos partes diferenciadas. Por un lado, la zona de Belcekız, con su larga franja de playa; y, por otro lado, el espacio ocupado por el Blue Lagoon, situado en un área protegida de pinos y otra vegetación mediterránea que conforma un paisaje idílico en su conjunto.

Picnic en las alturas de Oludeniz | KenanOlgun / ISTOCK

Desde aquí, varios senderos parten desde el nivel de la playa hacia el Monte Babadağ que, con sus casi dos mil metros de altitud y una prominencia espectacular, constituye el punto perfecto para la actividad estrella de Olüdeniz: el parapente.

En parapente por las alturas del Blue Lagoon | Servet TURAN / ISTOCK

En efecto, gracias a las impresionantes vistas que ofrece este tramo de la costa turquesa y la increíble belleza desde el aire de las playas y el Blue Lagoon, el parapente se ha convertido con el tiempo en uno de los mayores atractivos de la zona. Además, las buenas condiciones climáticas de esta área permiten disfrutar con bastante regularidad de esta actividad, por lo que se ha popularizado como destino para practicarlo dentro de Turquía. 

Sobrevolando Oludeniz, en Turquía | den-belitsky / ISTOCK

De esta manera, los parapentes se han convertido en un atributo más del bello paisaje de Olüdeniz, permitiendo a su vez a los turistas contemplar este rincón costero desde la más asombrosa de las perspectivas.