Naturaleza todo el año: los pinares más bellos de España

Recorremos los pinares más interesantes de España, lugares llenos de vida donde predomina el verde todo el año

Álvaro Planchuelo
 | 
Foto: Álvaro Planchuelo

La Península Ibérica está llena de pinares. A veces estos bosques de coníferas son de replantación y no producen ambientes interesantes, pero hay algunos muy antiguos llenos de vida en todos sus estratos que permanecen verdes todo el año. Si empezamos por el norte, los mejores pinares se encuentran en Pirineos, donde abundan el abeto blanco y el pino negro, árboles altos y robustos adaptados a grandes alturas.

En los Picos de Urbión encontramos los mejores pinares de España, con el pino silvestre o pino albar como principal protagonista. En estas tierras sorianas los pinares se explotan productivamente desde tiempos medievales y hay escuelas de carpintería y tratamiento de la madera. En el Sistema Central encontramos el espectacular pinar de Valsaín en Segovia (en la imagen), también de pino albar, llegando a alcanzar algunos ejemplares hasta 30 metros de altura.

Ania Saenz de Urturi / ISTOCK

Por el Sistema Ibérico abunda el pino resinero, con muy buenos pinares en la Serranía de Cuenca, los Montes Universales y Albarracín. En el área mediterránea los pinares de pino carrasco bajan hasta el mar por las cordilleras catalanas y siguen la costa hasta levante por los Puertos de Beceite en Tarragona y Castellón. En los arenales de las dos mesetas crece el pino piñonero, de tronco esbelto y copa redondeada, destacando la Tierra de Pinares en Valladolid y el norte de Segovia.

Y en Andalucía tenemos los espectaculares bosques de coníferas de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas con su prolongación hacia la sierra de Alcaraz en Albacete, formando uno de los conjuntos de pinares más importantes de España. Aquí abunda el negral y el carrasco, aunque muy mezclados con otras especies. Por último, hay que nombrar los bosques más extraños y minoritarios, como los sabinares y enebrales de las tierras altas del este de Castilla, los pinsapos de la Sierra de Grazalema o el pino canario específico de estas islas atlánticas.

Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas | m-martinez / ISTOCK

Grazalema, Cádiz

Bosque de pinsapos

Una de las primeras reservas debido a una reliquia botánica: el pinsapo andaluz. Esta conífera se ubica únicamente en la Sierra del Pinar, en un enclave de bosque de 450 hectáreas, gracias a unas condiciones ambientales muy especiales en lo referente a la humedad.  Pueblos blancos serranos como Ubrique, Zahara de la Sierra o Grazalema completan la reserva.

Grazalema, Cádiz | Tomas Guardia Bencomo / ISTOCK

Parque Nacional Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

Montañas de pinos

Ubicado en las Sierras Béticas principalmente en Jaén. Cuenta con la certificación de la Carta Europea de Turismo Sostenible desde 2004. Uno de los mejores espacios en España para la observación faunística, principalmente de ungulados y aves rapaces. Lugar de nacimiento del gran río Guadalquivir, cuenta con más de 100 pueblos en su interior para el turismo rural.

Parque Nacional Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas | Manuel Martínez / ISTOCK