Pazo de Sober, desconexión en el mayor pazo de Galicia

Vacaciones a la carta en tierra de meigas

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Mon Osaka

El hotel donde no se alojan clientes

No es fácil llegar. Un punto a su favor. Y cuando llegas, no te deja indiferente. Ni su historia. Levantado en el siglo VIII entre murallas, ventanas románicas y torreones. Ni su ubicación. En tierra de meigas, leyendas y misterios. Ni sus dimensiones. Estamos en el pazo más grande de Galicia. Imposible quedarnos indiferentes ante su hospitalidad. En la recepción, una mesa de caoba antigua sustituye a los mostradores habituales. 

Mon Osaka

Los buscamos. Y ni rastro de ellos. Ni en el patio de cristal. Ni en los jardines. Tampoco en el spa. Ni en ninguna de las 43 habitaciones. En el hotel Eurostars Pazo de Sober no hay clientes. Solo huéspedes. Y porque no hay dos huéspedes iguales, no encontramos dos habitaciones iguales. Aquí, el trato es totalmente personalizado. A la carta. Desde el minuto uno.

Ramón Vaamonde

Un pazo de leyenda

12 siglos después, acaba de abrir sus puertas como hotel. La primera imagen con la que nos encontramos en este oasis situado en el sur de Lugo es una muralla con el escudo original del pazo. Accedemos a este paraíso de tranquilidad a través de un jardín. Los fragmentos tallados en piedra de la construcción original esconden mil y una leyendas.

Redacción Viajar

Como la que cuenta que los 13 roeles que conforman el blasón simbolizan el rescate de las doncellas que el rey Mauregato de Asturias tenía secuestradas. La valentía de la familia López de Lemos supuso su liberación. Son historias que hacen grande el corazón de la Ribeira Sacra. Estamos entre las riberas de los ríos Cabe, Sil y Miño. Impresionantes paisajes que optan a ser declarados patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO en el año 2021.

Río Sil | PEDRE / ISTOCK

Hola, relax

Bye bye, despertador. En Pazo de Sober empezamos el día cuando nos lo pide el cuerpo. Ya en el desayuno, los sabores gallegos impregnan este lugar. Frente al valle de Monforte de Lemos, pensamos en el día que nos espera. La visita a las bodegas de los vinos de la D.O. Ribeira Sacra. O un paseo en barco ante las espectaculares vistas del cañón del río Sil. 

Redacción Viajar

La Galicia interior supone un auténtico descubrimiento. No importa que hayas ido antes. Es una sensación extraña y mágica a la vez. Siempre causa el mismo efecto. Volvemos a sorprendernos. Y volveremos a hacerlo una y mil veces. Viñas entre bancales, bosques de robles o castaños, miradores como el de Castro, torreones, iglesias y monasterios que nos esperan cualquier época del año.

Bodegas en Ribeira Sacra | percds / ISTOCK

Una gastronomía para vivirla

Producto y tradición. Una fusión que nunca falla. Galicia es pasión por la cocina. Por la huerta. Por el mar. Tras un paseo por las inmediaciones, se nos hace la boca agua con el pulpo guisado al Mencía Ribeira Sacra con garbanzos o la carrillera prensada de Cerdo Celta. Y encontramos postres como la bica a las tres leches con frutas. Cocina de siglos para saborear como nunca en estos tiempos modernos.

Mon Osaka

La ruta del vino es tan intensa como los maridajes. Aquí representan la inmensa calidad de sus vinos. Queremos conocerlos mejor. En la mesa y en la tierra. Acercarnos a la raíz. A esos viñedos merecedores de una D.O. como esta. El horizonte se pierde entre plantaciones. Tal es el silencio que hay puntos en los que se va la cobertura del teléfono. Bendito relax.

Al final del camiño

Techos altos de madera. Muros de piedra. Sí. Es un auténtico pazo. Con tantas historias que contar como vidas por vivir. A través de los enormes ventanales nos damos cuenta. Estamos rodeados de una belleza natural incalculable. Es el lujo de la naturaleza. 

Redacción Viajar

El día va terminando. Nos espera una sesión de spa y un baño en la piscina exterior. En el circuito termal nos relajamos en las camas de agua, entre cascadas, cuellos de cisne y el jacuzzi. Desconectamos de la rutina diaria en la terraza del Patio de Cristal. Ante nuestros ojos, los paisajes del valle. Es el final de la experiencia. De este camino que ha sido el nuestro. Porque te cuente lo que te cuente, tienes que vivirlo. Como Galicia. 

Mon Osaka

Hotel Eurostars Pazo de Sober

Camiño do Pazo, s/n, Lugo – Sober.