Patagonia argentina, las estancias del fin del mundo

En en los paisajes infinitos del cono sur. Perdidos en la inmensidad del cono sur, estos alojamientos son la encarnación de la vida rural que acontece entre miles de hectáreas deshabitadas, allí donde los vientos soplan fuertes y la mirada se pierde en un paisaje agreste e infinito. pasar unos días en estas estancias supone encontrarse con la naturaleza, empaparse de las costumbres de los gauchos, pasear a caballo, arrear el ganado, esquilar las ovejas, faenar en las huertas... También interactuar con el entorno a través de actividades de aventura y, ya en la noche, rendirse al sueño bajo un cielo empachado de estrellas.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: OST / ISTOCK

Cristina

Parque Nacional de Los Glaciares
www.estanciacristina.com

Michele Burgess / ALAMY

Aunque es la proximidad al glaciar Upsala la gran baza de esta estancia perdida en un paisaje conmovedor, las vistas desde sus cabañas a un conjunto de cerros imponentes no desmerecen en absoluto. También se puede navegar por el lago Argentino, hacer trekking, pasear a caballo, acceder en 4x4 hasta un mirador de las alturas y disfrutar de su apartado gourmet, en el que la estrella es el cordero patagónico.

Suyai

Lago Pueyrredon (Santa Cruz)
suyaipatagonia.com

VIAJAR

Básica pero sin descuidar el confort, su gran atractivo es el escenario que la envuelve: un paisaje agreste de estepa, horadado por las aguas turquesas del lago Pueyrredon, donde nadan las truchas arco iris. Pescar, pasear, alimentar a las gallinas o simplemente relajarse en el quincho con vistas que parecen de otro mundo constituye el día a día en esta estancia.  

Rincón Chico

Península Valdés
rinconchico.com

VIAJAR

Lobos y elefantes marinos, orcas y ballenas, todo un santuario de vida animal en este apéndice de la Patagonia argentina, considerado uno de los rincones más impactantes de la naturaleza y declarado Patrimonio de la Humanidad. Así es el entorno solitario y silencioso de esta estancia construida en el estilo inglés del siglo XIX. Un lugar en el que vivir lo más parecido a una experiencia mística.

La Estela

Lago Viedna (El Chaltén) 
estancialaestela.com.ar

VIAJAR

A 170 kilómetros del Perito Moreno, esta estupenda estancia que cuenta con seis suites equipadas con todo el confort del mundo es testigo de uno de los escenarios más dramáticos de la Patagonia: aquel que queda enmarcado por el lago Viedma y el glaciar del mismo nombre (justo donde nace el río La Leona) y bajo la sombra del majestuoso perfil del Fitz Roy que se recorta contra el amanecer.

Nibepo Aike

Parque Nacional de Los Glaciares
nibepoaike.com.ar

VIAJAR

La razón de ser de esta estancia es sentirse, ni más ni menos, como un auténtico gaucho. Para ello están sus más de cien años de historia, sus granjas con cientos de ovejas y vacas, sus hermosos caballos, sus demostraciones de destreza criolla. Puertas adentro, el alojamiento guarda su línea original con ambientes cálidos y confortables forrados en madera, en los que no falta la chimenea.

La Quinta

Parque Nacional de Los Glaciares
estancialaquinta.com.ar

VIAJAR

Típicamente patagónica es esta estancia sencilla que rinde un pequeño homenaje al cerro que preside su entorno: el Fitz Roy, una de las montañas más codiciadas por los escaladores del mundo. Quienes no se atrevan con ella podrán gozar de safaris fotográficos, avistamiento de aves y contacto con el ganado, dentro de un trato familiar a cargo de unos propietarios con más de un siglo de permanencia.

Peuma Hue

Parque Nacional Nahuel Huapi
peuma-hue.com

VIAJAR

Solo quienes logren estremecerse con el frescor de las montañas, el aroma a leña y los paseos a caballo hallarán su hogar en esta hacienda con aires de hotel boutique, emplazada al pie del lago Gutiérrez de Bariloche. Su pintorescas casas de piedra y madera, decoradas en armonía con la naturaleza, y su servicio cercano y atento al detalle brindan una experiencia completamente personalizada.

Challhuaqen Lodge

Parque Nacional Los Alerces
challhuaquen.com

VIAJAR

Esta estancia, cuyo nombre en lengua mapuche quiere decir “lugar de pesca”, está consagrada a esta actividad gracias a su emplazamiento junto al Futaleufu, apodado “el río de los 100 ríos”. Para ello ofrece múltiples programas con diferentes técnicas de captura, combinados con la mágica estancia en unas suites levantadas sobre una barranca bajo los cordones montañosos de los Andes.