Los mejores hoteles de Tokio

¿Pensando en una escapada a los Juegos Olímpicos?

 

Macarena Escrivá
 | 
Foto: D.R

Tokio 2020. Ha llegado la fecha en la que la capital de Japón celebrará la XXXII edición de los Juegos Olímpicos. Esto ocurrirá en verano, pero mientras tanto, la ciudad se prepara para acoger, tanto a los atletas de más alto nivel del mundo, como a los turistas y aficionados de todas partes del globo.

Eloi_Omella / ISTOCK

Y si esta súper ciudad fascina por todos sus contrastes, su gastronomía o sus hitos culturales, también lo hace por sus hoteles, donde encontrarás propuestas para todos los gustos y bolsillos. Ahora bien, ¿buscas una experiencia para recordar? Estos son los mejores hoteles de Tokio.

Hoshinoya Tokio

Nacasa & Partners inc.

Abrió sus puertas en 2017 y directamente pasó a la lista de los mejores hoteles de Tokio. Y no es de extrañar, porque este ryokan moderno, ha conquistado a todos los que reservan habitación en él. Situado en el distrito de Chiyoda, es el perfecto lugar para experimentar dos de los puntos más destacados de Japón, lo tradicional y lo moderno.

Masashi Kuma

Ya hemos visto en otras ocasiones, como recuperar conceptos que se estaban perdiendo, cada vez gana más fuerza. La tradición está de vuelta y es por ello que Yoshihary Hoshino, CEO de esta cadena hotelera, pensó en dotar a la ciudad de una torre ryokan. Recordemos que un ryokan es una vivienda tradicional. Así pues, nada más entrar al hotel, te embargará una sensación de paz y tranquilidad, porque todo está pensado para el descanso en modo zen. Si en un ryokan los suelos se cubren de tatami, aquí también lo hacen, por lo que lo primero que se hace al entrar, es descalzarse.

Nacasa & Partners inc.

Cada planta cuenta con varias habitaciones, minimalistas y funcionales, con cómodos futones sobre el suelo, todo ello en clave de lujo. En el piso 17 tienen un onsen a cielo descubierto y un restaurante en el subsuelo de cocina que fusiona la japonesa con la francesa.

D.R

Mandarin Oriental Tokio

Mandarin Oriental ha conseguido ser abanderado del lujo en todas sus localizaciones alrededor del mundo. El pasado 2019 celebraba su décimo aniversario con propuestas exclusivas y pronto abrirán su sede en Madrid, en el reconvertido hotel Ritz. En este caso nos vamos a Nihombasi, a una torre que alberga el hotel entre las plantas 30 y 38.

D.R

Este adalid del lujo, cuenta con habitaciones donde reina el diseño y la sofisticación, tomando como base una estética japonesa, utilizando una filosofía de 'maderas y agua'. A principios del año pasado, concluyó la renovación integral de todas sus habitaciones y suites, con el trabajo de importantes estudios de diseño y textil artesanal.

D.R

Hay más, porque otra de las joyas de la corona del hotel, es su spa, con piscinas de vitalidad, sauna, carta de tratamiento y unas vistas de infarto sobre Tokio y alguno de sus puntos icónicos, como el Tokyo Skytree.

D.R

Si es importante su concepto de estancia, también lo es su apuesta por la gastronomía. Dentro del hotel encontrarás propuestas para todos los públicos, entre ellos la exclusiva barra de Sushi Shin by Miyakawa, Sense, un sofisticado restaurante de cocina cantonesa, con platos típicos del país como el pato estilo Pekín o los dumplings, The Pizza Bar on 38th, considerada por muchos como una de las mejores de la ciudad o Tapas Molecular Bar, muchos de ellos con estrella Michelin.

D.R

Shangri-La Tokio

Procedente de Hong Kong, la cadena hotelera abrió las puertas de su hotel en la capital nipona en 2009 y lo hizo en lo alto de la Marunouchi Trust Tower, en once de sus plantas más altas. ¿Qué consiguieron con ello? Gozar de unas vistas privilegiadas, sobre Tokio Station, el palacio Imperial y el Tokyo Skytree.

V

El lujo asiático en todos los sentidos de la palabra, pero no redundante, sino estiloso y moderno, es lo que reina en sus 200 habitaciones, todas con un espacio mínimo de 50 metros cuadrados. El diseño de todo el interiorismo del hotel, ha corrido a cargo del estudio Hirsch Bedner Associates, de Santa Mónica, mientras que el club lounge y sus dos restaurantes, son obra de Andre Fu, procedente de Hong Kong.

Por ejemplo, en el lounge del lobby, encontrarás candelabros de cristal procedentes de la República Checa y con forma de hoja de Gingko, la planta símbolo de Tokio. En su CHI spa, inspirado en un estilo tibetano, no falta una piscina y cabinas de tratamiento.

V

La gastronomía brilla en Nadaman, un restaurante de cocina kaiseki, en la que degustar tanto cortes de pescado, como pequeños platillos nipones o la experiencia en sus dos barras de teppanyaki. Si buscas otro tipo de cocina, reserva en Piacere, especializado en cocina italiana contemporánea, con la mejor materia prima de temporada.

Pullman Tokyo Tamachi

D.R

¿Un ping pong en la recepción? ¿Una terraza en la azotea? Nos gusta y mucho. A finales de 2018, el hotel Pullman Tokyo Tamachi abría sus puertas en esta zona, que aunque está más dedicada a los negocios, cuenta con excelente conexión con todas las zonas de la ciudad. Se encuentra, además, a poco más de un kilómetro andando de la Torre de Tokio, uno de los hitos que visitar en la capital.

D.R

Lo que han conseguido aquí, es hacer un hotel cool, espacioso y confortable al mismo tiempo. Lo primero que vas a encontrar al entrar, va a ser un espacio en el que se comparten recepción, un bar, una zona de relax con sillones y el anteriormente citado ping pong. ¿Nos echamos una partida mientras esperamos a que esté lista la habitación?

D.R

En una ciudad en la que el espacio, muchas veces, brilla por su ausencia, el hotel Pullman ha venido a deleitarnos con sus habitaciones en las que poder circular libremente, disfrutar de grandes ventanales con vistas y de su diseño actual. Dependiendo de la zona en que se reserva y el tipo de habitación, podrás tener acceso a un espacio donde disfrutar de aperitivos, una copa de champagne o diferentes bebidas, mientras esperas para hacer el check-in o donde paras un momento durante tu ajetreada agenda en la ciudad.

D.R

Kasa es su restaurante insignia, donde se sirven recetas mediterráneas con sorprendentes giros de cocina asiática, donde entran en juego ingredientes como el alga kombu, el caldo dashi o un alioli de yuzukosho.

D.R

Aman Tokio

D.R

El problema de espacio en Tokio es una realidad y es por ello que edificios se destinan a usos muy diferentes, desde albergar oficinas o viviendas, hasta un hotel. Una vez más, es el caso de Aman, que ocupa la últimas seis plantas de un rascacielos de Otemachi.

D.R

Fue el primero de concepto urbano de la marca y se concibió como un oasis minimalista, donde se rinde homenaje a la tradición japonesa y a sus materiales. Desde sus ventanales, se puede gozar de vistas a los jardines del Palacio Imperial y, si el tiempo lo permite, al Monte Fuji.

Nacasa & Partners inc.

Estas vistas panorámicas, se extrapolan a sus 84 habitaciones, divididas en seis categorías, que se decoran tomando como inspiración las casas japonesas, con papel washi, maderas y piedra. La vista a su spa se hace más que obligatoria, porque allí encontrarás un espacio de nada menos que 2500 m2, dedicados al más puro relax. Ofrecen tratamientos exclusivos, clases con aparatos de yoga y pilates y una de las piscinas icónicas de Tokio, presidida por un ventanal con impresionantes vistas sobre la ciudad.