Las mejores ciudades europeas para unas vacaciones de otoño

Cercanas, asequibles y siempre reconfortantes, estas son las metrópolis donde ir si se tiene la suerte de conservar aún días libres

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: johny007pan / ISTOCK

Ya está aquí. La estación más cromática ha entrado de lleno y con ella nuevas posibilidades de viajes, siempre con ese halo de nostalgia que proporciona el otoño. Estas son las ciudades del Viejo Continente donde vivir unas vacaciones perfectas para inaugurar la nueva temporada. 

Descubrir el monumento vivo de Split (Croacia)

rusm / ISTOCK

Ahora sin turistas, y pasado el sopor estival, la segunda ciudad de Croacia es un lugar ideal para empaparse del hedonismo croata. Porque esta joya de la costa dálmata, alegre, soleada y rendida a los placeres de la vida, nunca decepciona. Por algo se dice que es una de las metrópolis más bellas del Mediterráneo.

DaLiu / ISTOCK

Split, que fue el capricho del emperador Diocleciano, esconde rincones trufados de historia (aquí la piedra cuenta miles de episodios), pero también bonitas calas flanqueadas de pinos y con aguas cristalinas que aún conservan la temperatura adecuada para darse el último chapuzón. A todo ello se une un animado panorama de terrazas y tabernas, encajado entre las montañas y el Adriático, y un exquisito escaparate gastronómico en el que el paladar se contenta con auténticas delicias marineras. 

SplitEl puerto marítimo de Croacia es una encantadora ciudad -la segunda más poblada del país- cuyo principal atractivo es la casa de descanso del emperador romano Diocleciano, del siglo III d.C. Con vista a lacolina de Marjan, de 178m, comenzamos el fin de semana. ¡Buenos días! | ISTOCK

Vivir la pasión turca en Estambul (Turquía)

Es el lugar donde Europa y Asia cruzan sus destinos, la encrucijada de Oriente y Occidente. Por eso lo incluimos también como escapada idílica para la temporada otoñal. Y es que ¿existe una ciudad más romántica que esta que proyecta sobre el Bósforo su mágico perfil? Sensual, magnética, cautivadora, Estambul es única en su especie y visitarla es chutarse una gratificante sobredosis de exotismo.

prmustafa / ISTOCK

Desde los hitos patrimoniales que dibuja el centro histórico de Sultanahmet, hasta la parte moderna y atrevida, repleta de locales de moda y fabulosos restaurantes. Hay que devorar sus mezquitas cargadas de opulencia, sus aromáticos bazares, sus mágicos rincones donde entender por qué su belleza inagotable ha sido (y será siempre) fuente de inspiración para el cine y la literatura. 

Según Airbnb, Estambul es de lejos la ciudad favorita de los españoles este otoño. Los encantos de la ciudad del Bósforo son de sobra conocidos: cosmopolita y exótica, es una delicia descubrir su Gran Bazar, visitar  Santa Sofía y la Mezquita Azul...un destino que quita el aliento y  al que hay que ir al menos una vez en la vida. | xavierarnau

Sumergirse en el azul de Ajaccio (Corcega, Francia)

Apunte esta ciudad que es la capital de Córcega. Una isla de la que el pintor Henri Matisse dijo: “Aquí todo es color, todo es luz”. Y que Saint-Exupéry la describió también a su manera: “El sol le hizo tanto el amor al mar que acabaron engendrando Córcega”. Poéticas referencias al paisaje natural de la que, dicen, es la más verde del Mare Nostrum, anillada por un poderoso litoral de arenas blancas. 

joningall / ISTOCK

Ajaccio es la ciudad ideal desde la que descubrir el increíble mosaico de paisajes naturales de Córcega: sus cumbres que superan los 2000 metros de altura, sus bosques de pinos que bordean lagos majestuosos y sus ríos que serpentean entre este territorio cuyo nombre está unido para siempre al de Napoleón. Un lugar que, ha sabido proteger sus poblaciones tradicionales y su modo de vida, pese a haberse convertido en un elegante y exclusivo destino que ejerce de imán para las celebrities. Si los griegos la llamaron kallisté (la más bonita) no fue por casualidad. 

iPhotographer62 / ISTOCK

Lisboa, siempre Lisboa (Portugal)

Sí, hasta la saciedad repetimos el nombre de la capital lusa, a la que no nos cansamos de recomendar. Y es que, con su cercanía, su accesibilidad y su inigualable belleza, pocas ciudades la igualan en la escapada perfecta en cualquier momento del año. Pero especialmente en otoño, cuando su melancolía se acentúa con los días plomizos y las hojas revueltas sobre el suelo mojado. 

SeanPavonePhoto / ISTOCK

Amamos Lisboa en otoño por sus rincones congelados en el tiempo. Por sus paseos en los tranvías que desde hace un siglo trepan por las laderas con una pericia pasmosa. Por el laberinto de calles empinadas y casas de influencia morisca que descansa en Alfama, el rincón donde dejarse llevar por la banda sonora del fado. También por sus miradores, por sus tiendas centenarias y sus confiterías, donde tomarse un café calentito ahora que empieza el frío. 

Victor Sanz

Maravillarse con el espectáculo de Salzburgo (Austria)

Su llamativa belleza la hizo merecedora del título de Patrimonio de la Humanidad. Algo que se entiende perfectamente cuando se divisa su hermoso entramado, encajado entre montañas blancas y atravesado por el río Salzach. Así es esta metrópoli austriaca que vio nacer al ilustre Mozart: un auténtico museo a cielo abierto de maravillas barrocas.

bluejayphoto / ISTOCK

Por todo ello, merece la pena reservarle un hueco en las vacaciones de otoño. Especialmente si se es amante de la animación, el ocio y la cultura, puesto que en esta ciudad la música impregna cada esquina, los teatros se esmeran en su programación y en los bares se agolpa una juventud que sabe lo que es el buen vivir. Descubrir Salzburgo será una grata sorpresa para los cinco sentidos.

zhuyufang / ISTOCK