Los pueblos más bellos del Mediterráneo

Basta con cerrar los ojos y evocar el Mediterráneo para que pronto la imaginación vuele entre casas blancas, calles estrechas y profundos acantilados en busca de azules de todos los tonos. Desde Túnez hasta Italia, desde el Rosellón francés hasta las Cícladas griegas, desde la costa dálmata a la turquesa. Podríamos enumerar miles de pueblos, islas, pequeñas ciudades con encanto. Pero estos son nuestros elegidos: su historia, su luz y su correspondiente trozo de mar así lo merecen.

Silvia Roba

El Mar Mediterráneo se formó hace 6,5 millones de años a partir del primitivo Mar de Thetis, de mucha más extensión que el Mediterráneo actual, que fue cerrándose a medida que la placa Africana se aproximaba a la Euroasiática y recibió el agua que lo inundó por el Estrecho de Gibraltar. En la actualidad tiene una superficie de 2,51 millones de kilómetros cuadrados y abarca unas dimensiones de 4.000 kilómetros de este a oeste, 46.000 kilómetros de litoral y 800 kilómetros de norte a sur. En la Roma antigua se llamó Mare Nostrum ( Mar Nuestro , en español) debido a que todas sus orillas fueron ocupadas por el imperio. La denominación actual de este mar procede del latín Mar Medi Terraneum , cuyo significado es "Mar en el Medio de las Tierras" . En árabe se llama Al-Bahr al-Mutawasit ( "Mar intermedio" ; en turco, Ak Deniz ( "Mar Blanco" , por oposición al Mar Negro), y para los egipcios era "El Gran Verde" . Este mar, origen de muchas civilizaciones, esconde para los viajeros de hoy pueblos de gran atractivo turístico.