Cómo pasar de la Viena de Sissí a la más moderna cruzando el Danubio

Descubrimos Leopoldstadt, el barrio más 'trendy' de la capital austriaca

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: RomanBabakin / ISTOCK

Hay una Viena maravillosa a la que se asocia con de Strauss y los palacios rimbombantes, con el fasto de la ópera y la elegancia del vals. Pero la capital de Austria no se queda sólo en esta faceta. Rascando un poco, bajo la pátina clásica de la arquitectura imperial surge otra ciudad mucho más alternativa de lo que se pueda imaginar. Esta otra Viena más rebelde y contemporánea, más adscrita al catecismo de lo cool, es la surge cuando se cruza el Danubio y su canal para entrar en Leopoldstadt o, lo que es lo mismo, el 2 dentro de los barrios numerados de la capital austriaca. Aquí el entramado urbano tiene otro perfil y el aire que se respira podría remitirnos al Soho neoyorkino.

Ciudad dentro de la ciudad

Leopoldstadt, que fue el hogar de los judíos desde los albores de la Edad Media, debe su nombre a Leopoldo I que, precisamente, expulsó a esta comunidad de la zona noble. Y aunque está a un paso del casco viejo, el Innere Stadt, declarado Patrimonio de la Humanidad, se trata de una ciudad dentro de la ciudad. Aquí lo que encontramos son edificios de factura contemporánea, zonas verdes, tiendas vintage, bares y restaurantes que animan, en tiempos normales, la vida nocturna. Pero sobre todo encontramos multiculturalidad. Es esta su seña de identidad. De ahí que sea un lugar codiciado por los jóvenes y por el colectivo homosexual.

RomanBabakin / ISTOCK

En bicicleta

Así es como se mueve uno por este barrio. No podía ser de otra manera, pues para ello está atravesado de vías que lo permiten. Eso y claro, los múltiples parques de los que goza este lugar. El Prater, en el sureste, es la zona favorita para pasear o tirarse bajo el sol a leer, mientras que Augarten, en el norte, con sus praderas y senderos arbolados, es el parque más vibrante del distrito 2. En este área, en cuya esquina está la sede de los famosos Niños Cantores de Viena, desde julio a mediados de agosto tiene lugar Kino Unter Sternen, que es un popular cine al aire libre que proyecta clásicos en versión original. Y ello por no hablar de Alte Donau, la playa fluvial, que en verano es una explosión de color en el último tramo del Danubio.

Czgur / ISTOCK

El mercado

Leopoldstadt, que a muchos les sonará por ser el hogar de la famosa noria o Riesenrad, (erigida en moderno símbolo de Viena desde aquella mítica escena de El Tercer Hombre), es famoso por el pintoresco mercado de Karmelitermarkt, que concentra toda la animación. Sus puestos de productos naturales (frutas, verduras, flores…) se colocan a diario (excepto los domingos) y con ellos las calles y las terrazas hierven de gente. Y como distrito gentrificado, no pueden faltar los rooftops.  Entre ellos, la llamada Torre del Danubio o Donauturm con 252 metros y un restaurante giratorio en la cima. También el ultramoderno Le Loft, en el último piso del Hotel Sofitel, que es obra de Jean Nouvel y, para volver a la Viena de siempre, el más hermoso mirador sobre el centro histórico y la catedral.

Creativemarc / ISTOCK