Kauai: un paseo paradisíaco por la isla de 'Parque Jurásico' y 'King Kong'

El hogar de King Kong

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: ShaneMyersPhoto / ISTOCK

La más septentrional de las islas del archipiélago de Hawái es una tierra fuera de lo común. Conocida popularmente como "Isla Jardín" pareciera sacada de un universo de naturaleza exuberante donde las formas del relieve respondieran a patrones y dimensiones de otros mundos.

Una isla de película, en todos los sentidos, que ha servido de escenario para una larga lista de largometrajes a lo largo de la historia del cine y que ha conquistado a la meca del celuloide tanto como suele hacer con sus visitantes.

Una isla espectacular por los cuatros costados

Si Kauai es conocida como la "Isla Jardín" no es por un hecho casual. En efecto, la gran humedad que impera en sus límites ha creado ecosistemas cargados de vegetación tropical, grandes cascadas y cursos de agua.

Costa de Na Pali | SergiyN / ISTOCK

De origen volcánico, al acercarse a ella por el mar impresionan sus abruptas elevaciones y sus relieves fuertemente esculpidos a lo largo del tiempo. Los más de mil quinientos metros de altitud del pico Kawaikini son la referencia sobre el nivel del mar que marca el techo de una isla absolutamente asombrosa en todos sus sectores. No podemos ni imaginar cómo sería la sensación que se llevó el explorador inglés James Cook cuando llegó hasta ella por primera vez en 1778, pero podemos suponer que no debió de dejarle indiferente.

Valle de Kalalau | HaizhanZheng / ISTOCK

Un buen reflejo de la grandiosidad de Kauai la encontramos en el norte, donde hallamos los desmesurados acantilados de más de novecientos metros de altura que encajonan valles plenos de vegetación, a lo largo de kilómetros paralelos a la costa de Napali. Un espacio inaccesible por carretera que, gracias a esta característica, ha podido conservase como si de un mundo natural virgen se tratara.

Estas islas de Oceanía son el sitio perfecto para perderse

Junto a ellos, el norte presenta también algunas de las mejores playas de la isla y puntos históricos muy populares como el famoso faro de Kilauea.

Faro de Kilauea  | CWLawrence / ISTOCK

Siguiendo en el sentido de las agujas del reloj, el lado este de Kauai está definido por la costa Royal Coconut y sus playas de arena dorada, llamada así por los omnipresentes cocoteros de esta área. Pero, más allá de las playas, la montaña Nounou o "Gigante dormido", junto a la población de Wailua, es quizás la atracción más recurrente por la curiosa silueta de su relieve.

Lihue | Hotaik Sung / ISTOCK

Un poco más al sur, antes de llegar a la población de Lihue – la más importante de la isla y donde se encuentra situado el aeropuerto -, nos topamos con las maravillosas cascadas de Wailua, muy populares gracias al mirador de fácil acceso desde el que admirarlas en todo su esplendor.

Cascadas de Wailua | tobkatrina / ISTOCK

Siguiendo hacia el sur, la zona de Poipu nos ofrece playas paradisíacas de postal, aunque la fuerte urbanización turística de esta zona le resta una autenticidad que rebosan muchas otras partes de la isla.

Playa de Poipu | EllenSmile / ISTOCK

Mientras, continuando hacia el oeste llegamos hasta la población de Waimea, punto final del curso fluvial del mismo nombre y que forma más arriba un cañón imponente con profundidades que llegan a alcanzar el kilómetro de profundidad.

Un set de rodaje excepcional

La espectacularidad de Kauai ha atraído desde hace mucho tiempo la atención de Hollywood, que la ha utilizado en múltiples ocasiones como set de rodaje. Películas tan conocidas por el público como Parque Jurásico, alguna de las cintas de Indiana Jones, Seis días, siete noches o King Kong, forman ya parte del ADN de este territorio hawaiano.

Playa de Hanalei | BackyardProduction / ISTOCK

Decenas de largometrajes han aprovechado sus asombrosos paisajes desde que en los años treinta fuera descubierta para el mundo del cine. Unos años en los que se rodó, como una de las pioneras en este sentido, la primera película de King Kong. La enorme criatura que la protagoniza contrasta poderosamente con el pequeño tamaño de los miles de gallos salvajes que hoy en día pululan a sus anchas por Kauai y que se han convertido en una de las señas de identidad de la isla.