La Jayona: de Badajoz al centro de la tierra

Recorremos esta antigua explotación de hierro cargada de historia y de misterio

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: jgaunion / ISTOCK

Pocos lugares resultan tan misteriosos como una mina abandonada. Colarse por sus entrañas y explorar sus pasadizos entre juegos de luces, sonidos y contrastes térmicos es lo más parecido a un viaje al centro de la tierra. En los confines de la provincia de Badajoz, muy cerca de la frontera con Sevilla, allí donde los pliegues del terreno ya forman parte de la Sierra Morena, es posible vivir esta experiencia. Porque a unos cuantos kilómetros de la localidad de Fuente del Arco encontramos una sorprendente reliquia con la que sumergirse en las profundidades del mundo.

jgaunion / ISTOCK

La Jayona es una explotación de hierro rescatada del olvido y declarada Monumento Natural. Una mina que permaneció activa desde 1900 hasta 1921, periodo en el que llegaron a extraerse hasta 270.000 toneladas de mineral, cuyo transporte pasó de hacerse a lomos de burros hasta tender un teleférico que salvaba las montañas por vía aérea.

Una obra de arte

Pero la Jayona también es el empeño del hombre en dar forma, a base de pico y pala, a una suerte de hormiguero plagado de túneles y de miradores, de pozos y de galerías, de plataformas y de andenes. Una monumental obra que se materializó en hasta once niveles diferentes que conforman un espectacular complejo.

jgaunion / ISTOCK

A la labor de aquella legión de más de 400 mineros encargados de excavar en las profundidades, se sumó después la acción de la naturaleza, que acabó colonizando los restos de la explotación e originando un paraje sin igual. Helechos, plantas trepadoras, musgos y otras muchas especies de flora se agarran a los roquedales, alumbrados por los rayos de sol que se abren paso entre las grietas. El resultado es una conjunción casi mágica de vetas y colores imposibles con una vegetación exuberante.

La visita

Para la exploración de La Jayona, que más que un recorrido por la mina es toda una experiencia didáctica realizada siempre en compañía de expertos, se acondicionaron tres niveles con sus correspondientes balcones y miradores.

La cuestión no es sólo apreciar el conjunto con su innegable valor geológico, sino además sumergirse en un auténtico ecosistema en el que las condiciones de luz, humedad y temperatura han propiciado que aniden importantes colonias de aves que conviven con reptiles y murciélagos.

jgaunion / ISTOCK

Entorno mágico

La visita a La Jayona forma parte de la llamada Ruta del Rey Jayón como última parada de este itinerario senderista de unos de 22 kilómetros (6-8 horas) a través de la campiña sur de Badajoz y al paso de bonitos paisajes, yacimientos arqueológicos y monumentos artísticos, históricos y naturales.

jgaunion / ISTOCK

Cerca de la mina, en ese entorno donde las estribaciones de la sierra contrastan con las amplias llanuras cerealistas, no hay que perderse el santuario de Nuestra Señora del Ara, una ermita mudéjar del siglo XV a la que se conoce, tal vez con demasiada emoción, como la Capilla Sixtina de Extremadura.