Italia cobra un nuevo impuesto a los turistas

Si tiene pensado hacer una escapada próximamente a alguna de las hermosas ciudades que salpican la geografía italiana, no se asuste si comprueba que su factura hotelera experimenta un ligero aumento en su precio. El motivo de esta subida es que el Gobierno del país va a permitir a las urbes transalpinas que así lo deseen cobrar a los turistas nacionales e internacionales un nuevo impuesto de alojamiento, que puede ascender hasta 6,30 dólares por día. Los ingresos generados por esta nueva medida, que se enmarca dentro de los esfuerzos del Ejecutivo por reducir el déficit presupuestario del país, se invertirán en la conservación de edificios históricos y en la mejora de numerosos servicios relacionados con el sector turístico. Algunas ciudades como Roma, Florencia y Venecia (en la imagen) ya han mostrado su intención de poner en práctica esta novedosa tasa, que sólo podrá ser aplicada en determinadas épocas del año y de la que, en un principio, estarán exentos todos los hostales y residencias para jóvenes. Según el ministro italiano de Turismo, Francesco Rutelli, "no se trata de un impuesto en el sentido exacto del término sino de una posibilidad que se ofrece a las ciudades y que, en ningún caso, afecta a los residentes".

Información: www.enit.it