Imponentes, majestuosos.... los monasterios más bonitos de España

Recorremos estos monumentos, que son auténticas obras de arte y espacios de recogimiento

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Sasha64f / ISTOCK

“Ora et labora” era la máxima que regía en los monasterios durante la Edad Media, cuando estas instituciones no sólo fueron el refugio de aquellos hombres y mujeres que entregaron su vida a Dios, sino también la caja fuerte en la que se resguardaba la cultura clásica y el saber humano.

Hoy, muchos siglos después, estos solemnes edificios repartidos por nuestra geografía siguen siendo magnas obras de historia, cultura y arte, además de remansos de paz y serenidad. Aquí van algunos de los monasterios más bonitos e importantes de España:  

Monasterio de Santa María de Guadalupe (Cáceres)

Emplazado en las estribaciones de la sierra de las Villuercas, en la provincia de Cáceres, este imponente complejo de raíz mudéjar (aunque con elementos góticos, renacentistas y barrocos), es a la vez convento, iglesia y castillo. Pero sobre todo es lugar de peregrinaje para admirar a la Virgen morena, que es patrona de Extremadura y reina de la Hispanidad.

Monasterio de Santa María de Guadalupe, Cáceres | Juan Carlos Hernández Hernández / ISTOCK

Declarado Patrimonio de la Humanidad, poco ha cambiado este monasterio desde que Alfonso XI encargara su construcción en 1330 en un paraje de encinas y robles. Fue aquí donde, según la leyenda, la Virgen se apareció frente al humilde pastor Gil Cordero para iniciar así la tradición de sus milagros que, años después, el monarca confirmaría al atribuir a Guadalupe su victoria en la batalla de El Salado. El monasterio fue entonces ampliado y la devoción se extendió allende los mares.

Monasterio de Salvador de Leyre (Navarra)

Inmerso en una balconada de la sierra de Errando, uno de los paisajes más hermosos de Navarra, se trata de uno de los monasterios más antiguos y originales de España. La sobria belleza de su estilo románico y los episodios históricos que atesora entre sus muros hacen de su visita una experiencia deliciosa.

Monasterio de Salvador de Leyre, Navarra | Sasha64f / ISTOCK

Custodiado por los monjes benedictinos, el silencio y el recogimiento se apoderan de quien recorre la plaza de los Ábsides para después sublimarse en la cripta, que cautiva por la aparente anarquía de sus columnas, y en la iglesia, donde destaca la Puerta Speciosa repleta de figuras de arte medieval. A todo ello hay que sumar el escenario del embalse de Yesa rozando sus límites y los Pirineos como telón de fondo.

Monasterio de El Escorial (Madrid)

No podía faltar en la lista el capricho de Felipe II. Un complejo concebido como monasterio, panteón real, palacio, biblioteca y colegio, y considerado una obra maestra de la arquitectura y todo un grito a la geometría. En definitiva, un monumento grandioso y solemne bajo la sombra del monte Abantos, en la sierra madrileña.

Monasterio de El Escorial, Madrid | MarquesPhotography / ISTOCK

Proyectado por Juan de Herrera, sus rasgos dieron lugar al estilo herreriano, que fue el símbolo del salto de la España medieval a la moderna. Una arquitectura en la que el plateresco renacentista cede paso al clasicismo desornamentado, sobrio y solemne, aunque detrás de esta aparente austeridad caben otras muchas artes. Sólo por ver la Real Biblioteca, concebida según los ideales del Humanismo, está justificada la visita.

Monasterio de San Juan de la Peña (Huesca)

Aunque actualmente no está dirigido al culto, ni habitado por sus antiguos monjes, su apertura se efectúa para las visitas turísticas. Menos mal porque perderse esta joya del Pirineo Aragonés sería todo un delito. Su irrupción, en medio de un paraje privilegiado, corta la respiración: de pronto aparece ante los ojos una inmensa roca colgada del vacío que hace las veces de tejado de un pequeño monasterio románico.

Monasterio de San Juan de la Peña, Huesca | Andres Pavon / ISTOCK

De este conjunto sobresale el claustro, cobijado bajo la peña que da nombre al conjunto, y el panteón real, construido en el siglo XVIII para albergar las tumbas de tres reyes de Aragón y representar la historia de esta tierra en relieves que forran sus paredes.  

Santo Domingo de Silos (Burgos)

Muchos son los factores que lo erigen en uno de los principales monasterios de España. Empezando por la importancia histórica que ha tenido a lo largo de los siglos. Continuando por el hecho de ser el gran reducto de canto gregoriano y finalizando, por qué no, por su famoso ciprés, al que Gerardo Diego dedicó uno de sus poemas.

JJFarquitectos / ISTOCK

Localizado en el Triángulo de Arlanza junto a Lerma y Covarrubias, se trata de un complejo de estilo mayoritariamente románico, en el que destaca un claustro de doble altura que, dicen, roza los niveles de la perfección. Curiosa es también la presencia de una farmacia del siglo XVIII con tarros que guardan pócimas y remedios.