Fragas do Eume: el último gran bosque del Atlántico

Atravesamos puentes, navegamos entre fraguas y respiramos el aire puro que emana de esta exuberante naturaleza

Redacción Viajar
 | 
Foto: LuisVilanova / ISTOCK
Vegetación en el Parque Natural Fragas do Eume | Juan Carlos Hernández Hernández / ISTOCK

En sus 9.000 hectáreas de extensión viven menos de 500 personas, lo que da una idea del estado virgen de estos exuberantes bosques que siguen el curso del río Eume. El Parque tiene la forma de un triángulo cuyos vértices y fronteras son las localidades de As Pontes de García RodríguezPontedeume y Monfero.

Parque Natural Fragas do Eume, Galicia | Luxian / ISTOCK

El río Eume, con 100 km de longitud, labra un profundo cañón de abruptas laderas con grandes desniveles que conservan un espectacular manto vegetal. Robles y castaños son muy abundantes, acompañados de otras variedades como abedules, alisos, fresnos, tejos, avellanos, árboles frutales silvestres, laureles, acebos y madroños. En las riberas húmedas y sombrías se conserva una amplia colección de más de 20 especies de helechos y 200 especies de líquenes.

Río Eume, en A Coruña | jarcosa / ISTOCK

Un simple paseo por este territorio se convierte en una auténtica exploración de este bosque mágico.

De Caaveiro a Monfero

Recorre más de 1.000 años de historia visitando los monasterios del Eume.

Desde Pontedeume, y siguiendo el río a través del coto pesquero de Ombre, caminaremos durante quince minutos hasta el cenobio beneditino de San Xoán de Caaveiro.

Monasterio de Caaveiro, Fragas do Eume | PEDRE / ISTOCK

La entrada es gratuita e incluye una visita guiada. Se recomienda llamar antes de realizar la visita, ya que sus horarios de apertura varían durante el año. En la temporada de verano está restringido el paso con vehículos, pero existe un servicio de transporte colectivo hasta cerca del monasterio.

Mosteiro de Monfero, Galicia | Frank Alvarez / ISTOCK

El mosteiro de Monfero, en la parroquia de San Fiz, de orígenes románicos, esconde una magnífica iglesia barroca con una fachada ajedrezada con losas de pizarra.

Ambas construcciones son un ejemplo de la repercusión que tuvo el descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago al atraer a las principales órdenes monásticas, que dejaron su impronta en monasterios, iglesias y otras construcciones religiosas.

El placer de perderse 

La mejor forma de conocer el Parque es caminando por la red de senderos existentes, que suma un total de 8 rutas y 60 kilómetros señalizados.

La ruta de Os Encomendeiros permite conocer los puentes colgantes de Cal Grande y de Fornelos, así como visitar Caaveiro y el puente medieval de Santa Cristina.

Puente en las Fragas do Eume, Galicia | Luxian / ISTOCK

Si quieres admirar una de las mejores panorámicas de As Fragas do Eume, tendrás que realizar la ruta de Os Cerqueiros, donde podrás disfrutar del mirador de A Carboeira.

Paseando por las Fragas do Eume | Luxian / ISTOCK

Navegando entre fragas

Embárcate en la aventura de remar en el corazón de uno de los bosques climáticos más extensos de Galicia.

A bordo de un kayak podrás conocer el Parque desde otro punto de vista a lo largo de los 10 kilómetros de longitud del río Frei Bermuz hasta su confluencia con el Eume. Las aguas tranquilas del Eume y la corriente facilitarán tu travesía a remo, pudiendo realizar pequeñas paradas para disfrutar del entorno.

Kayak en Fragas do Eume | Luxian / ISTOCK

Puedes llevarte tu propio material o solicitar información para alquilarlo en el Centro de visitantes. Esta experiencia, apta para todos los públicos, es ideal para disfrutar en familia.