Extremadura: un recorrido por sus sorprendentes espacios naturales

La comunidad cuenta con tres Reservas de la Biosfera, un Geoparque y decenas de espacios protegidos

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: Raul Ortega Marinas / ISTOCK

La comunidad de Extremadura atesora un patrimonio natural sorprendente, y es que cuenta con decenas de espacios protegidos por su biodiversidad y sus recursos naturales. Sobre todo, destacan sus tres Reservas de la Biosfera, el Parque Nacional de Monfragüe, el Parque Natural Tajo Internacional y La Siberia, y su Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara.

Parque Nacional de Monfragüe | JoseIgnacioSoto / ISTOCK

El Parque Nacional de Monfragüe posee una vegetación muy diversa, con encinares y bosques mediterráneos hasta alcornoques, quejigos y acebuches. Además, cuenta con el observatorio de aves conocido como el Salto del Gitano, donde se pueden ver cigüeñas negras, alimoches, buitres y águilas imperiales. Y es que la situación estratégica de Extremadura la convierte en un destino ornitológico de primer nivel, donde se pueden observar a lo largo de todo el año más de 340 especies de aves distintas.

Parque Natural Tajo Internacional | estivillml / ISTOCK

Por su parte, en el Parque Natural Tajo Internacional, el río y sus afluentes forman un paisaje escarpado marcado por los roquedos. Y La Siberia no se queda atrás, pues con sus dehesas, llanuras, sierras y grandes embalses es un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza, la pesca, la caza, los deportes acuáticos, el senderismo y la bicicleta de montaña.

Parque Natural de Cornalvo | Javier Conejero / ISTOCK

Entre las numerosas reservas y monumentos naturales, paisajes protegidos, corredores ecológicos y de biodiversidad y zonas de especial protección para las aves también destaca el Parque Natural de Cornalvo, que alberga el embalse romano más antiguo, mejor conservado y en funcionamiento de toda Europa. No menos importantes son la Reserva Natural Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte; el Monumento Natural de Los Barruecos, en Malpartida de Cáceres; y el Paisaje Protegido Monte Valcorchero, en Plasencia.

Reserva Natural Garganta de los Infiernos | estivillml / ISTOCK

Sin duda, una de las señas de identidad que marca estos paisajes naturales extremeños es la dehesa, un bosque de encinas, alcornoques y otras especies que constituyen un verdadero paraíso ecológico con cerca de un millón de hectáreas de extensión, que representan uno de los ecosistemas mejor conservados de Europa. Además, con más de 50 zonas de baño naturales y 1500 km de costa interior, se pueden encontrar piscinas naturales e incluso playas en embalses como la de Orellana o la de Cheles.

Para recorrer todos estos paisaje, Extremadura ofrece un amplio abanico de posibilidades sobre turismo: senderismo por las vías verdes, rutas en bicicleta por las montañas, recorridos a lomos de un caballo, navegar por los ríos y pantanos e incluso volar en parapente sobre las dehesas.

Estellez / ISTOCK

Y cuando llega la noche, la ausencia de contaminación lumínica, el buen clima, los cielos despejados la mayor parte del año y la buena accesibilidad, hacen de la región un paraíso tanto para los aficionados a la astronomía como para todos aquellos que quieran iniciarse en la contemplación del cielo.